SUSCRIBITE por $49
jueves 22 de septiembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
¿Para quienes trabajan?

Sabino Vaca Narvaja y Oscar Laborde: la ¿doble lealtad?

Sabino Vaca Narvaja primero y ahora Oscar Laborde y sus polémicas expresiones ¿representantes diplomáticos o lobbistas del país al cual fueron?

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
22 de agosto de 2022 - 09:50 Por Uriel Salamon

En el complejo mundo de las relaciones internacionales, los embajadores desempeñan muchas funciones, generalmente tiene que ver con la representación del país, pero también con el establecimiento de un vínculo diplomático, la puerta de entrada para empresas nacionales, etc. Sin embargo, cuando sus nombramientos vienen por una cuestión política, a veces sus actuaciones también lo son, el tema es ¿Para que lado? Si para el país que representan o para el país al cual van. Sabino Vaca Narvaja y Oscar Laborde, son ejemplos de ello.

En el caso de Sabino Vaca Narvaja, hemos dedicado algunas notas en www.elarchivo.com, una en la cual nos referimos a justamente su papel más pro chino en cancillería que ser pro argentino en una embajada y otra en la cual se lo vincula a su posible participación en la intención de compra por parte de Argentina de aviones de guerra de China.

Termina siendo tal la vinculación de Sabino Vaca Narvaja, cimentada posiblemente en su especialización académica en el gigante asiático, la cual la llevó a fundar en la Universidad de Lanús, un programa de vinculación y cooperación sino-argentina que en su objetivo general plantea " Promover el estudio de la historia y la realidad China en sus dimensiones política, económica, social y cultural desde un enfoque que reconozca la importancia de la relación bilateral con Argentina", pero también en la decisión política de enviar un hombre más cercano al cristinismo que ha incurrido en más de una vez en expresiones que si bien condicen que su forma de pensar, también debería entender que además sus dichos terminan siendo asociados a la postura del país que representa.

Hace una semana se metió de lleno con críticas a EEUU, por la polémica visita de la representante demócrata, Nancy Pelosi a Taiwan, que generó una situación de tensión en el sudeste asiático. Al margen de sus ideas, el embajador argentino afirmó : " la visita resultó una provocación para China y un problema para toda la comunidad internacional. Por eso queremos condenar esta visita... La época colonial se terminó”. " la visita resultó una provocación para China y un problema para toda la comunidad internacional. Por eso queremos condenar esta visita... La época colonial se terminó”.

Resulta grave que lo haya hecho para un medio oficial chino, que se haya metido en un conflicto entre China, Taiwán y EEUU y que se haya referido a colonialismo, ninguna de las 3 cuestiones responden a sus funciones como embajador, parecieron dichos de alguien que representa a China. Más complejo resulta que se haya metido en un tema tan sensible como la violación de derechos humanos contra la etnia uigur, cuestión que hemos analizado en El Archivo, al respecto, el embajador afirmó parafraseando a Juan Domingo Perón, “En Xinjiang, la etnia uigur se ha desarrollado y ha generado una prosperidad sin precedentes, como en toda China”.Creo que se dicen muchas mentiras con intereses políticos. Nosotros tenemos un líder que dice 'la única verdad es la realidad; hay que visitar los lugares y tener la experiencia directa. “En Xinjiang, la etnia uigur se ha desarrollado y ha generado una prosperidad sin precedentes, como en toda China”.Creo que se dicen muchas mentiras con intereses políticos. Nosotros tenemos un líder que dice 'la única verdad es la realidad; hay que visitar los lugares y tener la experiencia directa.

vaca narvaja.jpg

Lo de Oscar Laborde, embajador recientemente nombrado en Venezuela es similar, sus recientes intervenciones en relación al caso del avión venezolano-iraní retenido en Buenos Aires, con una investigación por posibles vinculaciones con el terrorismo en curso, muestran como, al igual que el caso de Vaca Narvaja, un embajador puede extremar sus relaciones con el gobierno local, al punto de terminar ejerciendo casi una doble lealtad. ¿A quien representa Laborde? Estas dudas quedan manifiesta cuando afirma sobre el avión que “está objetivamente secuestrado, que los tripulantes de la aeronave siguen en el país “sin que aparentemente haya algo para reprocharles. Hay una sensación del pueblo venezolano de injusticia. Queda claro que hay una intención de la Justicia, que muchos la padecen y que es una operación del adversario del ‘campo popular"

laborde.webp
Oscar Laborde, embajador argentino en Venezuela.

Oscar Laborde, embajador argentino en Venezuela.

Habría que recordarle al señor embajador, cuyas expresiones, de interpretación del sentir del pueblo venezolano y que parecen más cercanas a un representante o aliado del chavismo que el de un miembro del servicio exterior de la Argentina, que ese avión no está secuestrado, sino retenido por la justicia, hasta en tanto se investigue cual era su función y la de sus tripulantes, uno de los cuales está sospechado de ser de un organización que ha cometido actos terroristas. Olvida su posición administrativa cuando habla de operación de adversarios contra el campo popular, puede ser ese su sentir y postura ideológica, pero poco tiene que ver con su rol de embajador. Muchos menos cuando ni siquiera pidió moderación en las fuertes declaraciones del presidente venezolano, Nicolás Maduro y de otros funcionarios de gobierno sobre Alberto Fernández, presidente del país que representa y objetivamente su jefe, además de terminar configurándose en una falta a la división de poderes existente en la República Argentina, en tanto que opina de una decisión judicial.

Habrá que analizar con cuanta independencia dialéctica se manejan estos embajadores que llegan por más cuestiones políticas que por carrera diplomática. Por otra parte, resulta llamativo el silencio de la cancillería al respecto, cuando los embajadores dependen de ese ministerio. ¿Será cuestión de apatía o de incapacidad? Lo cierto es que no termina quedando claro a quien buscan representar Vaca Narvaja y Laborde o en todo caso analizar un desempeño que excede sus funciones diplomáticas y generan otros conflictos.

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar