SUSCRIBITE por $49
domingo 3 de julio de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Negocios que vuelan alto

Compra de aviones chinos en Argentina: ¿necesidad o negocio?

El Coronel Liu Chang y el gobierno Argentino. Entre negocios millonarios en nombre de la seguridad y la "entrega" de soberanía

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
22 de marzo de 2022 - 01:01 Por Redacción El Archivo

China y Argentina sostienen fuertes vínculos en diversas áreas, pero ¿Por que las autoridades de un país como la Argentina sin ninguna hipótesis bélica real ni amenazas a su seguridad territorial deciden embarcarse en la compra de aviones cazas de guerra? ¿Qué relación tiene con la idea geopolítica de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner? ¿Qué papel cumple en todo esto, el embajador Sabino Vaca Narvaja, a quien medios europeos, como el caso de Le Monde de Francia, califican como un lobbista de China más allá de su función diplomática?

¿Qué motivación puede existir (sin sospechar en la existencia de negociados, tráfico de influencias y corrupción) para la adquisición de aviones que cuestan 50 millones de dólares cada uno? ¿Qué parte de la estrategia geopolítica del gobierno se mezcla con convertir a China, según palabras del propio embajador argentino en el gigante asiático, Sabino Vaca Narvaja, en el responsable de " la máxima compra bélica de la historia de la Republica Argentina? Todos estos interrogantes y algunos más a desarrollar son los que buscaremos dilucidar analizando desde diversas perspectivas la intención manifiesta de Argentina de adquirir una partida de 12 aviones supersónicos JF-17 Thunder Bloque III.

aviones chinos.webp
Aviones de China

Aviones de China

Si bien hace un tiempo se celebró con bombos y platillos el 50° aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre la República Argentina y la República Popular de China, lo cierto es que el vínculo se viene acrecentando a pasos agigantados en los últimos 18 años por diversas razones.

En 2004, durante la presidencia de Néstor Kirchner, el gobierno argentino, en busca de horizontes que apuntalara la recuperación económica y la declamada intención de “ independizarse” de los organismos multilaterales de crédito, intentó establecer con China cierta vinculación, a través de suntuosos anuncios de inversiones millonarias que finalmente no terminaron de concretarse del todo, pero de alguna forma generaron un especie de “ cabeza de playa” de la intencionalidad asiática de apuntar al Cono Sur como zona de influencia de esta nueva era de China Potencia. Estos vínculos se afianzaron con la llegada al poder de Cristina Fernández de Kirchner quien en 2014 firmó un acuerdo de Asociación Estratégica Integral durante la visita del Presidente chino, Xi Jingping. Lo que puede ser interpretado como una mera declaración de intereses económicos mutuos , puede ser analizado desde otra perspectiva si se tiene en cuenta que uno de los puntos de este destaca :

“ La Presidenta Cristina Fernández de Kirchner reafirmó el invariable apego de la Argentina a la política de una sola China y su apoyo al desarrollo pacífico de las relaciones ínter-ribereñas del Estrecho de Taiwán, así como a todos los esfuerzos realizados por el Gobierno chino para lograr la reunificación pacifica del país” “ La Presidenta Cristina Fernández de Kirchner reafirmó el invariable apego de la Argentina a la política de una sola China y su apoyo al desarrollo pacífico de las relaciones ínter-ribereñas del Estrecho de Taiwán, así como a todos los esfuerzos realizados por el Gobierno chino para lograr la reunificación pacifica del país”

es decir, se mete de lleno en cuestiones políticas que tiene que ver con un reclamo territorial histórico de la República Popular China que choca con la soberanía de otro estado independiente como lo es la República de Taiwán.

Por otra parte sienta las bases de la cooperación en diversas áreas, incluso en algunas sensible como lo son la seguridad y la defensa : “ También en el contexto del inicio de la instrumentación del Plan de Acción Conjunta, los Mandatarios reafirmaron el interés en continuar desarrollando actividades y explorando nuevas oportunidades en materia científico-tecnológica, nuclear, espacial y de defensa.” “ También en el contexto del inicio de la instrumentación del Plan de Acción Conjunta, los Mandatarios reafirmaron el interés en continuar desarrollando actividades y explorando nuevas oportunidades en materia científico-tecnológica, nuclear, espacial y de defensa.”

57_DECLARACIÓN_CONJUNTA_SOBRE_EL_ESTABLECIMIENTO_DE_LA_ASOCIACIÓN_ESTRATÉGICA_INTEGRAL_ENTRE_LA_REPÚBLICA_ARGENTINA_Y_LA_REPÚBLICA_POPULAR_CHINA.pdf

No obstante más allá de lo comercial, aspecto que también hemos publicado en El Archivo, las cuestiones que más inquietan tienen que ver con la presencia china en áreas de seguridad y defensa. Es por ello la compra de estos aviones merece un poco más atención, porque va más allá de una adquisición millonaria de material bélico. Por un lado, como señalábamos al comienzo de la nota, ¿Qué hipótesis real de conflicto o de amenaza a su seguridad tienen la República Argentina? Ninguna. Desde 1982 y tras la guerra de Malvinas, el territorio en su completa extensión no ha sufrido ninguna alarma de peligro de su seguridad. El único país de la región con el que mantenía cierta rispidez por cuestiones limítrofes era con Chile y la cuestión se resolvió pacíficamente con el acuerdo de 1984.

En línea a ello, consultado por www.elarchivo.com, Fabián Calle, especialista internacional y en defensa explicó que "la Argentina hace 40 años, que no incorpora ninguna nave de supremacía aérea, o sea aviones de combate Match 2, o sea de 2000 km/h, para combate de aire. Esto se produjo por diversas razones políticas y económicas, en un contexto regional donde los países vecinos si incorporaban, sobre todo Chile, que modernizó sus F5, sus Mirage, compró F16 a EEUU. También Brasil, que modernizó sus A4, sus F5 y ahora compró los Grippen, lo mismo Perú, que también compro naves de supremacía aérea. En ese sentido, la Argentina no tiene capacidad de interceptar ningún avión que vaya a más de 1000 KM/H. Durante los 90´se incorporaron A4 con buenas prestaciones pero que son de ataque a tierra y esa fue la última incorporación importante que tuvo la Fuerza Aérea Argentina. En los últimos años se viene debatiendo que avión comprar para modernizar la flota. Existió la posibilidad de incorporar F16 de EEUU ofrecidos en el 2008 y la operación no se hizo por decisión del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. 14 años después, el debate sigue y junto a unos F16 modernizados que deja de usar Dinamarca, aparece la chance de el JF17 de China, que los chinos no usan, sino que produce para Pakistan, modelo que Argentina ya observó en 2014, similares a los Mirage, en un precio razonable. Sin embargo y a pesar que el brigadier Isaac, jefe de la Fuerza Aérea, mandó una comisión a inspeccionar los mismos, se encuentra con el obstáculo económico y que presentan algunas dificultades desde lo técnico, sobre todo en maniobras fuertes. El gancho que ofrece China, con tal de desembarcar en el mercado de armas de Sudamérica, sería la posibilidad de financiación.

No obstante, una posible hipótesis de defensa territorial , que implique la compra de aviones supersónicos, debería ser descartada de plano. En ese sentido, si seguimos en la línea de de defensa y seguridad, las necesidades argentinas pasan por el cuidado de sus fronteras terrestres, fluviales y marítimas. Es decir termina siendo más relevante vigilar los posibles caminos del contrabando que pasan sin mayores controles por la enormidad de pasos fronterizos terrestres que tiene la República Argentina, la actuación del narcotráfico, con diversos medios y vías de transporte desde lo terrestre hasta pequeñas avionetas con pistas clandestinas o la necesidad de controlar la presencia de barcos pesqueros en el Mar Argentino que arrasan con la riqueza marítima de forma ilegal. En ninguna de estas tres posibilidades se vislumbra la necesidad de la utilización de un avión de estas características. La seguridad pasa por otro lado. En ese sentido, la presencia de un embajador como Sabino Vaca Narvaja, que no es de carrera, sino que está por cuestiones políticas, y que llegó al cargo con nula experiencia diplomática, le da a esto más otro tinte.

"La Argentina hace 40 años, que no incorpora ninguna nave de supremacía aérea, o sea aviones de combate Match 2, o sea de 2000 km/h, para combate de aire. Esto se produjo por diversas razones políticas y económicas, en un contexto regional donde los países vecinos si incorporaban, sobre todo Chile, que modernizó sus F5, sus Mirage, compró F16 a EEUU. (Fabián Calle, especialista internacional y en defensa)

Por su parte, consultado al respecto, Juan José Roldán, periodista especializado en el área de defensa, dio algunas explicaciones más técnicas de la aeronave. Aseguró que "el JF-17 Thunder es un cazabombardero liviano desarrollado conjuntamente entre la República Popular China y Pakistán desde finales de los años 90´y principios de los 2000´. Durante los últimos meses ha ganado relevancia en el conocimiento de la opinión pública, al ser uno de las aeronaves evaluadas y consideradas por el Ministerio de Defensa de la República Argentina y la Fuerza Aérea Argentina. Es preciso indicar que, al presente, la Institución carece de aeronaves de este tipo que le permitan realizar un efectivo control del espacio aéreo argentino. Sin entrar en excesivos detalles técnicos y especificaciones, el JF-17 Thunder es un cazabombardero supersónico liviano. Esta cuestión no es menor, ya que desde la baja de los interceptores Mirage y Finger en el año 2015, la Fuerza Aérea Argentina carece de esta capacidad. Si bien ha suplantado los huecos dejados a través por deltas con otras aeronaves, ninguna de estas (A-4Ar e IA-63 Pampa) pueden efectuar las misiones de interceptación supersónica que la institución requiriere. Este hecho queda patenten en la realización de eventos de magnitud como cumbres internacionales, como fue el caso del G20 celebrado en la ciudad de Buenos Aires en 2017. Además, la propuesta permitiría evitar el denominado “veto británico” impuesto a la adquisición de determinados componentes, como es el caso del asiento eyector Martin Baker. Desde CATIC y AVIC (empresas que promocionan y fabrican al JF-17) subsanarían esto con la inclusión de un asiento eyector de origen chino. Esta situación con el Reino Unido se ha manifestado impidiendo que poder llevar a cabo la puesta en marcha al día de la fecha de los Super Étendard Modernise adquiridos por la administración Cambiemos a Francia. De momento, por problemas y trabas en la provisión de cartuchos pirotécnicos, no han efectuado siquiera vuelos de prueba.

Fotos notas (7).jpg

Sobre las posibilidades de evaluación y compra de los mismos, fuentes confiables informaron a elarchivo.com que "al presente, desde la Fuerza Aérea Argentina confirmaron la presencia de una comitiva en la República Popular China para evaluar al JF-17 “en el terreno”, como ha expresado en varias oportuùidades el Jefe del Estado Mayor de la FAA, Brigadier General Xavier Isaac". "Sin embargo, a pesar de las evaluaciones y negociaciones, incluyendo visitas a la Argentina de representantes chinos de CATIC, la decisión final sobre la adquisición del JF-17 (u otro candidato) dependerá, en última instancia, de la Presidencia de la Nación. En último término, se espera una definición sobre el futuro cazabombardero de la Fuerza Aérea Argentina para finales del corriente año 2022.

En ese sentido, si las necesidades son otras , ¿Qué negocios se camuflan en la compra de aviones de 50 millones de dólares, cuando en los incendios forestales que afectaron la provincia de Corrientes faltaban recursos para hacer frente a tremenda catástrofe con perdidas millonarias? Por otra parte, resultaba muy llamativo que en la partida establecida en el presupuesto 2022 por 664 millones de US$, a diferencia de lo que ocurre habitualmente donde ninguna de las estimaciones especifica detalles de origen , marca y modelo, dado que aún debe ser sometida a una licitación o compulsa internacional, en la misma, los aviones aparecen justamente con todos los datos antes mencionados, es decir, sin haber licitación o evaluaciones, ya está previsto que sean los JF-17 Thunder Bloque III de origen chino. Sugestivamente, esta información luego fue desmentida desde el Ministerio de Defensa, atribuyéndolo a a un " error de carga" . Sin embargo, la información sigue figurando tal cual en el planilla anexa en la web oficial del Ministerio de Economía.

presupuesto 2022.webp
A pesar de la desmentida, los aviones F17 siguen en la planilla oficial presupuestaria

A pesar de la desmentida, los aviones F17 siguen en la planilla oficial presupuestaria

Demasiada casualidad si notamos la mención a la compra de aviones a China realizada por Cristina Fernández de Kirchner en un acto en Chaco, hace unos días:

Embed

No parece este tipo de avión algo necesario para hacer frente a este tipo de amenazas reales, como son los incendios forestales, mucho más factibles en Argentina que una amenaza bélica. La presencia china en cuestiones de seguridad y defensa no son algo novedoso, prueba de ello es la instalación de una poderosa antena de observación telescópica instalada en Neuquén y administrada en su totalidad por personal de Satellite Launch and Tracking Control General (CLTC), una empresa china estatal vinculada directamente el ejército de la República Popular China, que además obtuvo la concesión para su manejo durante 50 años. O sea, le están dando el manejo exclusivo de un área restringida a una potencia extranjera que además comienza a tener mayor injerencia en el área, cuestión que ya abordamos en una nota de El Archivo.

En ese sentido cobra importancia el papel del embajador Sabino Vaca Narvaja , a quién Le Monde le acaba de dedicar una extensa nota en donde citando a una académico especializado en las relaciones entre China y América Latina lo define como de una empatía por el gobierno chino que puede carecer de objetividad. ¿A quién representa? No está claro".

Sabino Vaca Narvaja también se encontró con con el vice ministro de industria y tecnología de la información, Zhang Kejian, que a su vez conduce tanto la NASA China como el manejo de la energía atómica para delinear diversos pasos de cooperación futura, entre ellos, aumentar la investigación de la estación especial de espacio profundo. La misma ha sido objetada por EEUU, desde donde hace unas semanas se reactivó la preocupación en palabras de la jefa del comando sur de ese país, Laura Richardson, y varios países europeos por la sospecha de su eventual uso militar estratégico, a pesar de la negación de ello por parte de régimen chino. Existiría por otro lado, intenciones de instalar una antena similar en el observatorio El Leoncito de San Juan. O sea, disfrazar detrás de la cooperación científica, cuestiones de seguridad.

Vaca-Narvaja-aviones-combate-1 (1).jpg

Todo esto se encuentra enmarcado dentro de la futura firma del Plan de Cooperación Espacial 2021-2025 que abarca distintas áreas de cooperación como ciencia espacial, exploración del espacio profundo, observación de la Tierra, satélites, formación de recursos humanos, entre otros. ¿No resulta sospechoso darle China, dentro del marco de una supuesta alianza estratégica, la posibilidad de explorar sin restricciones el espacio aéreo, en una zona tan estratégica como la Patagonia Argentina? Termina siendo vía libre y “zona liberada” para monitorear una parte del planeta con excusas de investigación científica.

Con este tipo de manejos ¿Dónde queda la tan remanida teoría de defensa de la soberanía nacional si se le otorgan áreas exclusivas y de manejo estratégico a una potencia? Parece una línea más de la alianza geopolítica establecida desde el kirchnerismo con los ojos posados en Rusia y China, aunque ello vaya justamente en detrimento de la propia soberanía nacional convirtiendo áreas y espacios aéreos del país en espacios reservados para estos aliados políticos. Todas estas cuestiones ya motivaron un proyecto de ley del diputado Nacional Federico Frigerio solicitando un pedido de informes en el cual una de las cuestiones requeridas

“conocer la conveniencia técnica, económica y financiera de una eventual operación de adquisición de este tipo de equipamiento así como conocer la compatibilidad del sistema de armas chino pakistaní con el sistema de armas actual de las Fuerzas Armadas”

Por otra parte, insistimos que en el trasfondo de esta aparente transacción comercial, bastante onerosa por cierto, está la clara intencionalidad política de fortalecer el vínculo con China. No es un secreto ni las reuniones bilaterales mantenidas a nivel gubernamental en el área de defensa ni las intenciones expresadas tras éstas.

Uno de los primeros pasos dados hacia la compra de los aviones fue una reunión mantenida en Octubre de 2021, la cual fue encabezada por parte de Argentina por el actual ministro de defensa, Jorge Taiana, justamente canciller de la República Argentina durante gran parte de los gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner, donde se cimentó esta relación con China. El propio ministro fue quien declaró al culminar esta reunión bilateral que aspiran a dar un salto en la cooperación entre ambos países, mencionando el área de defensa como una donde se dará este crecimiento. Nuevamente las cuestiones vinculadas a la seguridad aparecen en el tapete.

Como objetivos planteados, se declaró la intención continuar con este tipo de encuentros a alto nivel en el área defensa , pero también en el área de capacitación conjunta de personal, lo cual ya sabemos que implica presencia china en áreas estratégicas y sensibles. Por otro lado si revisamos la lista de presentes, observamos una reunión de alto color político, de la misma participaron por Argentina el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, general de división Juan Martín Paleo; el secretario de Asuntos Internacionales para la Defensa, Francisco Cafiero; el jefe de Gabinete de Asesores del Ministerio de Defensa, Héctor Mazzei; la subsecretaria de Planeamiento Operativo y Servicio Logístico, Lucía del Carmen Kersul; el subsecretario de Asuntos Internacionales, Roberto De Luise, y el embajador argentino en Beijing, Sabino Vaca Narvaja. A su vez la delegación china encabezada por el Ministro de Defensa de ese país, contó además con las presencias del jefe de la Oficina de los Asuntos Internacionales del Ministerio de Defensa; general de brigada CI Guo Wei; el subjefe de esa repartición, general de brigada Huang Xue Ping; la jefa del Buró de los Asuntos de América y Oceanía, coronel superior Lu Zhong Ling, y el agregado de Defensa de China en la Argentina coronel Superior Liu Chang.

Un pequeño apartado sobre este último nombre, que según varias fuentes confidenciales consultadas, aparece como clave en las negociaciones por la compra de los aviones.

El Coronel superior Liu Chang es el principal responsable y representante del Ejército de la República Popular China en Argentina.

Reviste el cargo de agregado de defensa militar, naval y de aviación de su embajada en nuestro país. No es un dato menor si se tiene en cuenta que representa más que a un ejército a otro gigante estatal chino que funciona como una empresa. El denominado Ejercito Popular de la Liberación maneja un presupuesto anual de aproximadamente 177 mil millones de US$. Su presencia no es ajena a las relaciones políticas, dada su recurrente participación en foros y cursos que vinculan a la Argentina con China. El propio Coronel ha declarado en alguna de sus exposiciones, realizadas en un muy buen nivel de español, dados su cinco años en Argentina, pero sus experiencias anteriores en países hispanoparlantes, que son asiduos los intercambios de visitas de alto grado militar entre ambos países y que eso significa ayuda mutua basada en confianza política.

9.jpg

De hecho en un exposición realizada en 2019 ante el Consejo Argentino de Relaciones Internacionales, el Coronel Liu Chang declaró que existen tres ejes que, según el gobierno chino, rigen las relaciones de cooperación entre las Fuerzas Armadas de China y la Argentina. En primer lugar, las visitas mutas de alto nivel entre los ministerios de defensa y los jefes de Estado-. En segundo lugar, el papel que las Fuerzas Armadas chinas cumplen al extender invitaciones a sus contrapartes argentinas para realizar cursos de Estado Mayor. Finalmente la cooperación en la industria militar: a pesar de que no se encuentra al mismo nivel que la comercial, el intercambio mutuo entre China y la Argentina es alto. En ese sentido uno de los objetivos de China es invertir en el desarrollo de fábricas en territorio argentino destinadas a fortalecer la modernización militar en la región, lo cual, económicamente, beneficiaría a todas las partes.

Es decir, como lo venimos planteando: ¿Qué conveniencia técnica tiene este tipo de avión que es de una capacidad innecesaria para las prioridades e hipótesis argentinas de defensa? Por otro lado, el costo millonario de este tipo de aeronaves en el presupuesto de un país con otras carencias, necesidades y urgencias, incluso otras necesidades de seguridad. Finalmente la compatibilidad de los sistemas, tras lo cual se deduce la necesidad de capacitaciones, instrumental, tecnología, por supuesto de origen chino, con lo cual Argentina compra un avión pero no necesariamente lo maneja de forma exclusiva al igual que sucede con el supuesto observatorio en Neuquén. En conclusión, la ya amplia presencia china podría consolidarse con esta operación comercial, pero además abrirle al gigante asiático las puertas para futuros acuerdos de armas en la Argentina y en la región.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar