SUSCRIBITE por $49
jueves 13 de junio de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Sospechas de una interna palaciega tras la muerte del presidente

Irán prepara la sucesión de Ebrahim Raisi, ¿también la del líder espiritual?

La muerte de Ebrahim Raisi abre dos frentes sucesorios en Irán: el de su cargo como presidente y el de quién sucederá al líder espiritual Ali Jamenei.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
22 de mayo de 2024 - 10:44 Por Uriel Salamon

Irán se encuentra conmocionado aún por la muerte de su presidente Ebrahim Raisi, ocurrida el domingo cuando se estrelló el helicóptero en el que viajaba. Si bien la constitución dispone como será la sucesión presidencial, se abre un frente inusual que será el de reemplazar al líder espiritual, cargo para el cual Raisi era el máximo candidato.

La sucesión presidencial

El gobierno decretó cinco días de luto nacional, por lo que las multitudes que se dan cita ya desde este martes en Teherán continuarán hasta el viernes cuando se cumpla la ceremonia oficial del entierro. El lugar de la muerte del presidente iraní sirvió para el punto de partida de esta prolongada ceremonia funeraria. Desde Tabriz a Teherán hay unos 6.100 km de distancia. Allí, en esa ciudad del noreste iraní comenzó oficialmente los cinco días que durarán los actos hasta que el próximo viernes se produzca el entierro del presidente Raisi.

El poder real en Irán

En ese sentido, la sucesión presidencial no será un problema, ya que en 90 días se realizarán elecciones para elegir quien conduzca los destinos administrativos del país. Lo ponemos en estos términos, porque una teocracia como la de Irán, el poder real reside en el líder espiritual. Ali Jamenei, de actualmente 85 años de edad. Es desde 1989, cabeza de la clase dirigente clerical islámica de su país y «fuente de emulación» (mara) del chiismo duodecimano.

Fue Presidente de Irán entre 1981 y 1989, y líder supremo desde que fuera designado para suceder al ayatolá Jomeini en dicho cargo en junio de 1989, es reconocido como una de las tres figuras que más han marcado la trayectoria de la República Islámica de Irán, siendo las otras dos el propio Jomeini, fundador de la República Islámica, y el ayatolá Akbar Hashemí Rafsanyaní, quien lo sucediera en el cargo de presidente en 1989. En 2010, la revista Forbes lo clasificó como la 26ª "persona más poderosa del mundo".

Es por ello que quién lo suceda en el cargo, cuando Jamenei, abdique o muera como si fuese una monarquía, tendrá mucho poder y un lugar reservado en la historia de Irán. El fallecido Raisi, formó parte del engranaje judicial durante más de tres décadas: fiscal general de Teherán de 1989 a 1994, jefe adjunto de la Autoridad Judicial de 2004 a 2014, año en el que fue designado fiscal general del país. Era un político de línea dura que contaba con el apoyo del líder supremo del país, el ayatolá Ali Jamenei. Esta cercanía generó rumores de que el ahora fallecido presidente podría haber sido el sucesor del ayatolá Jamenei, que este año cumplió 85 años. Precisamente Raisi era miembro desde 2016 del Consejo de Expertos, el órgano encargado de supervisar y elegir al líder supremo, un cargo vitalicio. Es por ello que su muerte abre un espacio de sucesión doble, tanto en la presidencial como en la del líder espiritual.

¿Una interna palaciega detrás de su muerte?

Si bien el accidente fatal que terminó con la vida de Raisi se supone que se generó por las malas condiciones climáticas imperantes en la región norte del país, no han faltado las especulaciones que el mismo pudo haber tenido algún trasfondo político. Se consideraba a Raisi un posible sucesor, pero su desaparición física podría allanar el camino a otro contendiente, el propio hijo de Jameneí, Mojtaba, quien funge agente de poder tras bambalinas.

Mojtaba ha sido sancionado por Estados Unidos y rara vez se lo ve en público, lo que aumenta su enigmática influencia. Con 55 años, es el segundo hijo de los seis hijos del Ayatolá. Conservador de línea dura, creció en la élite clerical y política de la República Islámica, establecida en 1979, y más tarde fomentó los lazos dentro de la poderosa Guardia Revolucionaria. Hoy en día, se cree que desempeña un papel fundamental en la gestión de la oficina de su padre.

jamenei.avif
El hijo de actual líder espiritual,¿por detrás del poder en Irán?

El hijo de actual líder espiritual,¿por detrás del poder en Irán?

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar