SUSCRIBITE por $49
miércoles 23 de noviembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
¿Quisieron derrocar al líder chino?

China: entre la consagración de Xi y los rumores de golpe

En pocos días, el Partido Comunista de China definirá si brinda a Xi Jinping un tercer mandato. Sin embargo, sus opositores internos intentarán ganar poder

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
7 de octubre de 2022 - 12:40 Por Damian Szvalb

El Partido Comunista chino (PCCh) ha monopolizado el poder desde que Mao Zedong derrotó a las fuerzas nacionalistas y fundó la República Popular en 1949. En la actualidad, cuenta con más de 90 millones de miembros. A lo largo de las décadas, el PCCh lideró el acelerado crecimiento económico y la consolidación del país como una potencia global. Desde su ascenso al poder -como Secretario General del partido- en 2012, Xi Jinping ha consolidado su control sobre el PCCh de manera creciente, poniéndolo en el centro de la sociedad china.

A lo largo de la última década, Xi ha implementado su visión de rejuvenecimiento de China para devolver al país a su milenaria posición de liderazgo. A nivel internacional eso implicó adoptar una estrategia de política exterior asertiva, que ha derivado en el aumento de la tensión con Estados Unidos y sus aliados. En el plano doméstico, algunas de sus políticas -como las destinadas a frenar la corrupción y reducir la pobreza- han sido muy populares, mientras que otras han recibido críticas y amplio rechazo -principalmente las medidas para hacer frente a la pandemia y algunas políticas económicas-. A su vez, impulsó la modernización de las Fuerzas Armadas y la represión de las comunidades minoritarias a lo largo y ancho del país, algo que está cada vez más en el foco de la comunidad internacional. También bajo la orden de Xi se incrementó el control estatal sobre las empresas privadas. A pesar de esta performance dispar en los últimos años, Xi es considerado el líder más influyente desde Mao y se prevé que consiga un tercer mandato durante el vigésimo congreso del partido, a realizarse a mediados de octubre de 2022.

De mantenerse en el poder por cinco años más, el mandatario deberá abordar los desafíos que enfrenta el partido, incluyendo la desaceleración del crecimiento económico, las consecuencias derivadas de la pandemia, la crisis climática y las tensiones con Washington. Una nueva reelección supondría romper con la tendencia de las últimas décadas, en la que los líderes chinos han dejado el máximo cargo luego de diez años.

El partido y el proceso de selección de autoridades

Como secretario general, Xi se ubica en la cima de la estructura de poder del PCCh. Además, es el presidente y jefe de Estado de China a la vez que es jefe de las Fuerzas Armadas. A pesar de la tríada de cargos, su poder real se deriva del secretariado del partido, ya que las instituciones partidarias y las instituciones gubernamentales están técnicamente separadas, siendo las primeras las que prevalecen.

PCCh.jpg
La estructura de poder del Partido Comunista Chino. Fuente: Council of Foreign Relations - https://www.cfr.org/article/xi-jinping-consolidate-power-china-twentieth-communist-party-congress

La estructura de poder del Partido Comunista Chino. Fuente: Council of Foreign Relations - https://www.cfr.org/article/xi-jinping-consolidate-power-china-twentieth-communist-party-congress

Xi consolidó su poder por medio del derrocamiento de sus rivales y la designación de sus seguidores en los altos mandos del PCCh. Por ejemplo, en 2012 llevó adelante una campaña anticorrupción que derivó en la destitución de 4 millones de funcionarios. Fueron apartados tanto funcionarios de alto nivel y figuras militares de alto rango como cuadros de niveles inferiores en todo el Gobierno. Por medio de iniciativas de estas características, Xi ha creado una facción de seguidores leales a él.

Hay visiones contrapuestas sobre las consecuencias de ello al interior del partido. Mientras hay expertos que afirman que Xi consiguió eliminar cualquier tipo de oposición y disidencia del PCCh, anulando todo margen para el debate político en la cúpula del partido, hay quienes destacan las figuras de otros altos funcionarios con facciones independientes a Xi. Este grupo de funcionarios, que podrían contestar el liderazgo del presidente chino, incluye a Wang Yang -Presidente del Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino-, Li Xi -miembro del Politburó del PCCh y actual Secretario del Partido de la provincia de Guangdong- y Hu Chunhua -también miembro del Politburó-.

Competidores de Xi.jpg
Wang Yang, Li Xi y Hu Chunhua, los que desafían a Xi

Wang Yang, Li Xi y Hu Chunhua, los que desafían a Xi

Este año, como cada cinco años, el PCCh celebrará su Congreso Nacional. Se trata del evento más importante del partido, ya que allí se definen los lineamientos principales de la política nacional y se eligen a los líderes que ocuparán los cargos más altos de la estructura partidaria.

Rumores de golpe de Estado

A pesar de ser el líder más poderoso desde Mao, no todos lo quieren. A mediados de septiembre circularon rumores de que Xi había sido detenido al volver de su primer viaje al exterior luego de la pandemia en lo que constituía un golpe de Estado en su contra. Aunque los medios de comunicación de todo el mundo tuvieron dificultades para corroborar la información publicada en redes sociales por usuarios y cuentas “anti-China”, fuentes diplomáticas refutaron las denuncias. Además de los contenidos difundidos en plataformas como Twitter, la cancelación del 60% de los vuelos en el espacio aéreo chino despertaron las alarmas y exacerbaron las sospechas sobre la supuesta detención del presidente.

Las publicaciones en las redes sostenían que el supuesto golpe había sido planificado y ejecutado por militares y miembros de la cúpula del PCCh disconformes con el liderazgo de Xi Jinping. El mismo día en que trascendieron los rumores, el exviceministro de Seguridad Pública -Sun Lijun- fue condenado a pena de muerte con opción de cadena perpetua por un Tribunal en la marco de una causa sobre presunto cobro de sobornos. Como parte de la misma investigación también fueron detenidos cinco exjefes de la policía. Sun estaba acusado de liderar una mafia dentro del PCCh que se oponía a Xi. La condena y la detención de los cinco policías constituyen la mayor depuración del aparato de seguridad chino.

El futuro de China

Si bien es casi seguro que el Congreso del PCCh otorgará a Xi un tercer mandato consecutivo como líder supremo, las principales incógnitas aluden a quiénes ocuparán los demás puestos de liderazgo. También hay expectativa sobre las modificaciones a las reglas e instituciones que podrían ser propuestas en el marco del 20vo Congreso. De ser reelecto, Xi obtendrá más poder aunque el grado de incremento estará determinado por su éxito o fracaso a la hora de incorporar a una mayoría de sus leales al Comité Permanente del Politburó, el núcleo de la toma de decisiones del PCCh.

China y el PCCh.jpg
Vinculación entre los órganos de poder del PCCh y el gobierno de la República Popular de China. Fuente: USChina.org

Vinculación entre los órganos de poder del PCCh y el gobierno de la República Popular de China. Fuente: USChina.org

La reorganización de los funcionarios durante el Congreso probablemente alterará el equilibrio de poder en la élite política china. Lo que suceda con Wang Yang, Li Xi y Hu Chunhua podría determinar el grado de autonomía de Xi de cara a los próximos cinco años. Si esta tríada de challengers no logran asegurarse un cargo y Xi ocupa los asientos clave con sus acólitos, el poder de la facción leal al mandatario aumentará significativamente. En cambio, si logran permanecer en el círculo más alto del partido, Wang, Li y Hu serán una piedra en el zapato de Xi, aunque no tendrán capacidad suficiente para imponer un veto a las decisiones del presidente.

Temas

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar