SUSCRIBITE por $49
domingo 16 de junio de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
¿Adiós a los caza JF17 de China?

Argentina podría decidirse por los caza F16 de EEUU

La compra de aviones por parte de Argentina podría llegar a su fin con otro proveedor. Cuestiones económicas y la nueva política exterior serían las claves

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
20 de diciembre de 2023 - 09:01

La novela sobre los aviones que Argentina compraría a China lleva un largo tiempo, pero la historia parecería tomar ahora un final diferente. Ya no serían los JF17 Thunder Bloque III los que las FFAA de Argentina buscarían para rearmar su flota aérea. En marzo de 2022, desde EL ARCHIVO nos preguntábamos si la compra por parte de Argentina de una partida de 12 aviones supersónicos JF-17 Thunder Bloque III a China respondía a necesidad real de las Fuerzas Armadas, o si era parte de un entramado que incluía negocios y el desarrollo de una vinculación política con China. Esa relación la profundizó el Kirchnerismo desde la firma de los primeros acuerdos de cooperación en 2004 durante la presidencia de Néstor Kirchner.

La llegada de los aviones de China parecía tan concreta que incluso en la propia página web del ministerio de Economía, el nombre de los mismos aparecía en las partidas del presupuesto de defensa por un total de US$ 664 millones. Después lo atribuyeron a un "error de carga". Hasta una comitiva encabezada por el propio jefe de la Fuerza Aérea, Brigadier General Xavier Isaac, había viajado a China para "observarlos en acción".

No obstante, por un lado, las graves dificultades económicas de la Argentina y, por otro, lado el interés de EEUU en buscar la forma de proveer una alternativa que frene al avance de China en el continente, a través del acuerdo por armamentos con el gobierno de Alberto Fernández, estancaron esa posibilidad. Hoy parece prácticamente caída por un lado por la nueva impronta que Javier Milei le quiere dar a su política exterior, más cercana a EEUU. Y, por otro lado, por el avance de negociones y posibilidades más concretas ofrecidas por el país el norte con la venta de los F16.

Desde su etapa como candidato, Javier Milei se expresó en varias oportunidades en relación a la ruptura de relaciones con China, tratándolos de dictadura comunista. Públicamente mostró una clara inclinación hacia el fortalecimiento de los lazos con Estados Unidos. Por otra parte, el importante ajuste anunciado por Milei, daría más posibilidades a los F 16, dado que de acuerdo a los datos que circulan, EEUU vendería los 38 aviones por US$338 millones, un costo bastante más accesible que los más de 600 millones de US$ por los aviones de China.

F16.jpg
F16 ¿Surcarán los cielos de Argentina?

F16 ¿Surcarán los cielos de Argentina?

Si bien al asumir la presidencia suavizó sus dichos respecto de China, los aviones estadounidenses contarían igualmente con mayores posibilidades por una cuestión de costos, previamente detallada. También por la reorientación en la política exterior que lleva adelante Milei, que incluye también el cambio de postura en relación a Ucrania, sobre todo luego de la presencia de Volodomyr Zelensky en el traspaso de autoridades en Argentina, tras la cual, se supone que Argentina dejará de tener una posición menos ambivalente en relación al conflicto entre Rusia y Ucrania, al punto que podría llegar a ser proveedor de insumos de esta última. Hace alrededor de un año, Estados Unidos planteó a la Argentina que el país “donara” a sus pares de Ucrania dos helicópteros MI-171E que incorporaron en 2011 al Escuadrón III del Grupo 7 de Helicópteros de la VII Brigada Aérea en Moreno, Buenos Aires, para misiones de transporte, SAR y operaciones antárticas y que en la actualidad se mantienen fuera de servicio por haberse suspendido desde Rusia el contrato de mantenimiento de estos.

No obstante, nuestra coherencia intelectual nos lleva a preguntar, más allá de este cambio de postura, qué hipótesis real de conflicto o de amenaza a su seguridad tiene la República Argentina. La respuestas es ninguna. Desde 1982 y tras la guerra de Malvinas, el territorio en su completa extensión no ha sufrido ninguna alarma de peligro de su seguridad. El único país de la región con el que mantenía cierta rispidez por cuestiones limítrofes era con Chile y la cuestión se resolvió pacíficamente con el acuerdo de 1984.

No obstante, una posible hipótesis de defensa territorial, que implique la compra de aviones supersónicos, debería ser descartada de plano. En ese sentido, si seguimos en la línea de de defensa y seguridad, las necesidades argentinas pasan por el cuidado de sus fronteras terrestres, fluviales y marítimas. Es decir termina siendo más relevante vigilar los posibles caminos del contrabando que pasan sin mayores controles por la enormidad de pasos fronterizos terrestres que tiene la República Argentina. También la actuación del narcotráfico, con diversos medios y vías de transporte desde lo terrestre hasta pequeñas avionetas con pistas clandestinas, o la necesidad de controlar la presencia de barcos pesqueros en el Mar Argentino que arrasan con la riqueza marítima de forma ilegal. En ninguna de estas tres posibilidades se vislumbra la necesidad de la utilización de un avión de estas características.

Volviendo al eje de la cuestión, el cambio de gobierno, los menores costos económicos y el cambio de postura en la relación con China y Rusia podría desembocar en que la Fuerza Aérea Argentina finalmente se provea de nuevos aviones, dándole final a la larga novela sobre los aviones F17 Thunder de fabricación China.

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar