SUSCRIBITE por $49
martes 15 de noviembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Relato en primera persona

Rusia: Refugiados LGBTIQ+ y la doble invisibilidad

Historia de vida y una serie de decisiones, algunas más forzadas que otras, con destino Buenos Aires. Lada Preobrazhenskaya y su huída de una Rusia anti derechos

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
27 de junio de 2022 - 09:39

La historia de la activista de derechos humanos transexual Lada Probrazhenskaya. Transicionó en la Rusia de Putin donde los derechos de la comunidad LGBTIQ+ son vulnerados desde el mismo Estado. Construyó una organización para acompañar a personas en sus procesos de transición, un espacio de comunicación, información, consejos, cuidados, formación laboral y apoyo en búsqueda de trabajo para personas trans. Fue víctima de persecución, extorsión, violencia, golpes en la vía pública, amenazas pero sobre todo fue víctima de la violencia del Estado ruso. Desde hace unas semanas, emigró y buscó refugio en Buenos Aires.

La invasión rusa a Ucrania ha costado vidas inocentes y daños materiales que no se veían desde el nazismo. Generó 6 millones de refugiados ucranianos en el exterior y millones de desplazados internos dentro del país. Son datos del horror que se conocen. Pero hay otros refugiados, otras víctimas de las que poco se sabe y poco se habla: los refugiados rusos. Los rusos de bien que no están de acuerdo con esta invasión criminal. Los rusos de bien que si saliesen a manifestarse en Rusia perderán sus trabajos, su libertad o su vida. Los rusos que perdieron las esperanzas de una Rusia democrática, diversa, plural y dejan su patria con tristeza y vergüenza. Y dentro de este grupo de desplazados, hay un subgrupo particularmente vulnerable, invisibilizado que con esta entrevista me propongo visibilizar: los refugiados rusos del colectivo LGBTIQ+

Lada Preobrazhenskaya 01.jpg

Mi nombre es Lada Preobrazhenskaya. Soy una mujer transgénero, es decir, un ser humano que transicionó de hombre a mujer. Junto con mi esposa Viktoria, llegamos aquí desde Rusia hace dos meses. Nuestra historia de vida juntas no comenzó después de mi transición, sino muchísimo antes. Ella era mi esposa oficial en mi vida masculina pasada. Y a diferencia de muchas esposas de personas transgénero, ella apoyó mi decisión de cambiar de sexo. Y no sólo eso, ella me ayudó de todas las formas posibles: me enseñó a maquillarme, sobre los estilos de ropa, la forma de caminar, feminizar mis modales, todo.

Ella lo entendió todo. Quien no me entendió fue el Estado Ruso. Después de mi reasignación de sexo, para poder hacer mis documentos de mujer tuve que divorciarme de mi esposa. Sí. Por más que nos siguiésemos amando. En Rusia los matrimonios entre personas del mismo sexo están prohibidos. Y no por ley, sino que están prohibidos directamente en la Constitución Nacional de la Federación Rusa. Esta es en realidad, sólo una de las razones por las cuales la vida se ha tornado imposible para las personas de la comunidad LGBTIQ+ en Rusia. Ya ni siquiera nos protege el Código Civil, ni el Comercial. No podemos tener bienes comunes ni heredarnos. La Constitución Nacional, la ley fundamental ya nos prohíbe.

Con mi esposa nos amamos durante muchos años y vivimos como una familia unida. Nunca pensamos «a nombre de quién» registrar nuestros bienes o propiedades. Pero ahora debemos hacerlo ya que no tenemos el derecho de heredarnos. Y si no contásemos con la anuencia de nuestra familia política, tampoco tenemos el derecho de enterrar a nuestras parejas. Mirado desde un país extranjero y democrático, esto puede parecer trivial. Pero al momento que alguien se ponga en nuestros zapatos, entenderán la seriedad y gravedad de nuestra vulnerada situación.

Y hay muchas sutilezas y matices al cambiar de sexo en Rusia. Incluso entender quién sos, si realmente sos transgénero o simplemente te dejaste llevar por este tema, también es muy difícil. Necesitas la ayuda de un profesional especializado. Pero también cosas pasan y se cometen errores. ¿Se pueden imaginar el precio de tal error, cuando una persona comenzó a tomar hormonas, se operó y se dio cuenta de que eso no era lo que buscaba? Es insoportable incluso imaginarlo. Por tal razón es muy importante tener la posibilidad de hablar de lo que nos pasa con otros que ya han pasado por esto. Y de tener acceso a información médica, publicaciones especializadas que nos cuenten la historia de transición de otras personas. Es tan importante como el aire mismo. Sería muy inspirador que todos conozcan la historia de los hermanos Larry y Andy Wachowski que transicionaron y se convirtieron en las hermanas Lana y Lilly Wachowski. La historia de la modelo transgénero yugoslava Andreja Peji. Las historias de muchas otras personas que también atravesaron su transición, fueron igualmente exitosas y tuvieron vidas plenas felices.

Por lo tanto, decidí, y Viktoria accedió a ayudar, crear un público especial dedicado a todos estos temas. Decidimos hacerlo en la red social más popular de Rusia: VKontakte. Fue por esto que tomé la decisión de crear un espacio público de comunicación para hablar de estos temas. Conté con el soporte invaluable de mi esposa Viktoria. Así nació de esta manera en la red social más popular de Rusia VKontakte el espacio https://vk.com/transgender_journal en el cual se fueron forjando vínculos de lectores frecuentes y amigos.

El número de suscriptores creció más allá de nuestras expectativas iniciales. Se diversificaron el público lector y los temas. Así nacieron las secciones de consejos de belleza e incluso una sección de contenido de goce erótico. Lo cual quiero destacar que no es pornografía, sino erotismo. Belleza. Se mostró a los miembros de la comunidad transgénero de una manera que se derribaron mitos, clichés y prejuicios. Especial importancia tomó el espacio de capacitación y desarrollo laboral/profesional con la finalidad de apoyar a las personas transgénero en sus búsquedas de trabajo.

Tradujimos, republicamos artículos sobre temas muy variados de otras publicaciones de Internet, entrevistamos a personas famosas y conocedoras, algunas de ellas hablaron sobre sí mismas. Y yo misma escribí mucho sobre mi experiencia personal. Reflexiones y varias historias de mi vida.

Más adelante, cuando el número de mis artículos e historias superó los cientos, decidimos hacer una recopilación y agruparlos en categorías.

https://vk.com/@lada_preobrazhen en la red social rusa VKontakte

https://proza.ru/avtor/ladochka1 en el proyecto digital literario ruso

Así es como todo empezó...

... No tardamos en descubrir que entre los rusos hay muchos homófobos en las redes sociales. Subestimamos el grado de agresividad de estos haters violentos. Los insultos y las amenazas comenzaron a llovernos a diario. Y el detonante para los "odiadores" no fue ninguna mala acción nuestra, no les hicimos nada malo. El motivo del odio, de las agresiones y de esa violencia era mi propia existencia y nuestro trabajo de educar sobre la temática transgénero. Para ellos, por definición, yo soy un "demonio del infierno", porque me atreví a cometer un acto terrible: convertirme en lo que sentí desde la infancia, convertirme en mujer.

Me atreví a cambiar mi cuerpo y apariencia. Toda mi vida me sentí mujer, desde niña fantaseaba con eso, jugaba con muñecas con las otras niñas, no jugaba a la guerra con los niños. Transicioné y nuestra vida se transformó. De repente convivíamos con las amenazas diarias, la violencia física, las extorsiones. También alteraban digitalmente mis fotos de manera repugnante y las enviaban a nuestros vecinos y familia. Molestaban a nuestros vecinos para, de esta forma, hacer que nos echen del edificio. En ese infierno se había convertido nuestra vida, donde incluso nos golpeaban si nos veían en la calle.

El mecanismo impulsor de esta histeria colectiva de la mayoría de la sociedad rusa contra el colectivo LGBTIQ+, por supuesto, fue el frenesí propagandístico de los medios de comunicación rusos. Y eso era política de Estado. Las autoridades han realizado un verdadero trabajo para fomentar el acoso a los grupos minoritarios más vulnerables.

Para Rusia, va en contra del deber del Estado proteger a estas minorías. Se aprobaron leyes asfixiantes contra las personas LGBTIQ+, que ni siquiera fueron utilizadas directamente, sino como pretexto para aplicar artículos más graves del código penal. E incluso nuestro trabajo educativo estuvo bajo amenaza de castigo ya que según las nuevas leyes se considera como propaganda LGBTIQ+.

Que estupidez… ¿cómo se puede propagar una condición innata? Sobre esta ley de «Propaganda Gay» según la cual las persona gay son en sí mismas una propaganda gay… Es tan ridícula como decir que un «chino» por su apariencia física es una propaganda, una apología de la sinología. ¿Qué culpa tiene el chino de nacer chino? Chino era su papá y su mamá. Nació así, chino y punto. Y un chino que nació chino ¿cómo podría contagiar su chinez a un ruso? ¿cuál es el chance de que el ruso se contagie de la chinez del chino y se vuelva chino? ¡NINGUNA! Lo mismo ocurre con las personas LGBTIQ+. Un hombre heterosexual por su propia voluntad no vivirá una vida sexual y creará una familia con otro hombre. No importa cuántas historias gay haya visto. Y un hombre común, ya sea gay o heterosexual, pero no transgénero, no querrá convertirse en mujer nunca. Es ridículo que haya que explicar estas verdades tan elementales, pero los legisladores de la Federación Rusa no lo pueden entender.

Sintiendo el apoyo cómplice del Estado, todo tipo de movimientos extremistas anti-LGBTIQ+, como el SERB (por sus siglas en ruso «Bloque Radical del Sudeste»), comenzaron a surgir como hongos. Irrumpieron en eventos LGBTIQ+ absolutamente pacíficos, atacaron a los participantes, en ocasiones los golpearon, agredieron a la policía, tomaron fotografías y distribuyeron imágenes de los participantes en las redes. Y como se demostró, fueron financiados por los servicios secretos y especiales rusos.

Fue entonces cuando pensamos por primera vez en la emigración. Pero nuestra edad (no somos jóvenes), nuestra pyme, nuestro hogar y una vida bien establecida, por un tiempo, demoraron esa decisión de irnos. Sin embargo el empujón fue muy poderoso, un golpe que literalmente nos arrancó de nuestro mundo familiar. Rompimos todas las raíces que nos sujetaban nuestro suelo natal. Y sí, Vladimir Putin nos dio ese empujón.

Los insultos se pueden tragar. Se llora un rato y luego viene la calma. Los ataques en la calle se pueden evitar andando con cuidado. En la vida diaria, es posible convertirse en invisible, cuando los demás no conocen tu condición de transgénero. Yo misma inventé la historia de «una hermana que vino a reemplazar a su hermano enfermo que se fue lejos». Sí, me convertí para todos en un mi propia hermana, que vine a tomar mi lugar porque yo estaba lejos, muy enfermo. Esta historia real de mi vida, fue llevada a la pantalla grande por una importante fundación educativa internacional. En un año, debería ingresar a una docena de festivales internacionales de cine. En mi propio país, en mi casa, tuve que vivir como un explorador en un país extranjero, cuidando mi voz, caminando con cuidado, temiendo el más mínimo error. Para un transgénero, un error puede ocurrir solo una vez, como le sucede a un desactivador de bombas. Y los que te rodean, como círculos en el agua, aprenden todos uno a la vez. Pero apretar los dientes, reunir la voluntad en un puño: vivir una vida así es difícil, pero posible. Y viví. Yo pude vivir…

¡¿Pero cómo vivir en un país que bombardea a sus hermanos?!

Después del inicio de la invasión, dirigimos todos nuestros recursos de información y fuerza mental contra esta maldita guerra. Publicamos en todos nuestros recursos y plataformas digitales. Sí, yo misma escribí muchos artículos y llamamientos contra la guerra que provocó la invasión. Sí, casi todas las asociaciones creativas y organizaciones científicas salieron con una fuerte condena. Publicamos videos de tanques quemados y cadáveres, incitando a regresar de inmediato nuestros hijos a casa y detener esta locura. Explicamos y respondimos la pregunta que se ha convertido en un fantasma para los propagandistas de Putin: sobre "ocho años de Donbas". Pensaron que la gente creía sinceramente en esta falsa propaganda y, por lo tanto, explicaron pacientemente todo. Hasta que recibimos una marca negra, un mensaje sobre un “artículo de 15 años”. Sí, nuestro Parlamento Títere en un abrir y cerrar de ojos, por orden de arriba, aprobó una ley castigando a la gente por la verdad sobre la guerra. Y en apenas dos semanas aparecieron casi dos mil casos penales. Un diputado municipal de la región de Moscú fue arrestado y encarcelado por hablar en el trabajo condenando la guerra, sin llamamientos ni carteles. Rusia, es hoy en día un fascismo liso y llano. En esta situación, por mis publicaciones en redes, llamamientos y artículos contra la guerra, me podrían meter en la cárcel de por vida. Y que una persona transgénero termine en una prisión rusa es peor que ser asesinado. Y nuestra decisión de emigrar se tomó tan rápido como su ley sobre las fake-news. Compramos un boleto y nos preparamos solo dos semanas, cada día de los cuales fue un pequeño terremoto.

Después de la decisión conceptual de irse, era necesario decidir dónde exactamente. La mayoría de los refugiados de Rusia fueron a los países de la antigua URSS; es más rápido y más cercano, y hay muchos propios. Sobre todo a Georgia, muchos a Armenia y Kazajstán; los que tienen visa Schengen, los más afortunados van a los países bálticos. De este grupo de países, consideramos seriamente solo a Georgia. En primer lugar, estuve allí en mi juventud y, en segundo lugar, muchos escribieron sobre él como un país hospitalario y cálido. Pero tras el inicio de la guerra y el flujo de emigrantes de Ucrania que inundó allí, los emigrantes rusos comenzaron a ser tratados de forma ambigua. El recuerdo de la invasión rusa a Georgia de agosto de 2008 cobró vida entre los residentes locales en el contexto de una nueva agresión mucho más brutal, esta vez a Ucrania. Entonces esta actitud hacia los rusos es bastante comprensible. Aunque comprendíamos, no nos hacía más fácil nuestras cosas. Duele y lastima escuchar cosas como: ¡regresa a tu casa y protesta! ¿De qué sirve volver con las manos desnudas a un bosque embrujado, un bosque en el que gobiernan lobos rabiosos y osos brutales? El mundo entero vio cómo la policía golpeaba brutalmente a los manifestantes contra la guerra. Cómo inician casos penales y los encarcelan, y quien tiene suerte, "solo" multa de cientos de miles y, a veces, a un millón de rublos. Este ya no es nuestro hogar, si nuestra voz se escuchase en Rusia, es solo para ser golpeados, multados, encarcelados... No podemos volver allí. Y cuando escuchas esas palabras, se siente como si te estuvieran echando. Por lo tanto, pospusimos la opción con Georgia. También, ahí, los precios de alquiler casi se duplicaron.

Por supuesto, Europa sería una buena opción. Podríamos ser aceptados tanto como refugiados políticos como refugiados LGBTIQ+. Y cerca de casa, que es importante. Pero primero, ¿cómo llegar? Todos los vuelos a Europa han sido cancelados. Se puede, por supuesto, a través de terceros países, pero, y esto es lo segundo, nuestra visa Schengen terminó hace dos años. Estábamos esperando el final de la pandemia de COVID, con la esperanza de visitar Europa más de una vez. Y luego está cómo resultó todo... Por supuesto que había opciones, y nos las contaron, de comprar billetes a algún país sin visado a través de visado, España, por ejemplo, sin salir de la zona de tránsito. Y mientras espera en esta zona de tránsito, literalmente corra hacia el policía pidiendo ayuda y refugio. Pero es ilegal. Durante la implementación de la cual nosotros (y esta es la tercera razón de rechazo) seremos instalados en algún tipo de campo de migración, o peor aún, en una prisión de migración, hasta que se aclaren todas las circunstancias. Por supuesto, pueden proporcionar un paquete social y dar vivienda en algún lugar de una provincia lejana, un apartamento para dos o tres familias; pero tal falta de libertad enferma mi carácter. Solo quiero vivir, y no siempre esperar por algo. Por lo tanto, los países europeos también dejaron de ser nuestra consideración.

Solo quedaron dos Américas: Norte, EE. UU. Y Canadá, y Sur: Brasil y Argentina. Aunque al otro lado del océano, y nunca hemos estado tan lejos. Pero tampoco teníamos visa para el Norte. Y para ser honesta, realmente no quería vivir en un país en el que todo está regulado hasta el más mínimo detalle, y del poder ilimitado del diablo amarillo, el dinero y los abogados. Y los precios allí para nuestros hijos adultos, que se comprometieron a mantenernos económicamente, serían inasequibles. Ciertamente hay un espíritu emprendedor, y con nuestra experiencia en pequeñas empresas en Rusia y nuestro conocimiento, podríamos encontrar nuestro nicho allí. O simplemente conseguir un trabajo. Pero escribo mucho, tengo más de cien historias y artículos, y me gustaría poder no solo continuar con esta actividad, sino también multiplicarla muchas veces . He soñado con ser escritora desde niña. Y por supuesto, un escritora famosa, amada por millones. Ahora tengo una novela y una historia al mismo tiempo en mi trabajo, cuya continuación no he asumido durante mucho tiempo. Así que trabajar para sobrevivir y no poder seguir escribiendo no es opción para mí. Y las dificultades de adaptación en un país en constante carrera por la supervivencia nos pararon por completo

Así empezamos a considerar Sudamérica. Países desarrollados - Brasil y Argentina. Un breve análisis condujo sin ambigüedades a la elección de Argentina. El clima no es subtropical, más cercano al nuestro. En general, puedes vivir cerca de la Antártida si te gustan las heladas, como en Rusia. Ah, por cierto, el sueño de mi vida, ¡visitar la Antártida! Pero es mejor vivir en el calor y en la ciudad, en Buenos Aires, por ejemplo. Los precios en términos de dólares son bastante razonables. Un país de inmigrantes, lo que significa que nos será relativamente fácil adaptarnos. Somos tan inmigrantes como ustedes, solo que llegamos un poco más tarde. Después de leer muchos blogs, hablar con rusos en Argentina, aprendimos sobre buenos medicamentos y productos farmacéuticos gratuitos. Y habiendo vivido aquí por solo dos meses, ya estoy convencida de esto personalmente. Dicen que la cirugía plástica también está a un alto nivel, yo también la necesito. Bueno, esperemos que esta sea la verdad de la vida. Pero lo más importante resultó ser la actitud más tolerante hacia la comunidad LGBTIQ+ en general y las personas LGBTIQ+ en particular. Después de todo lo que hemos pasado, esta actitud es solo aire puro y fresco del mar en comparación con el olor rancio y venenoso de la prisión de la que venimos. El hijo del presidente de Argentina es una persona no binaria. Argentina ha introducido el cargo de embajador para temas LGBTIQ+, dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores. Y designaron a una mujer transgénero allí, igual que a yo. La Federación LGBTIQ+ está trabajando activamente aquí, ayudando no solo a los suyos, sino también a los inmigrantes LGBTIQ+. Aquí también hay fondos de apoyo LGBTIQ+ no gubernamentales, que incluso brindan consultas médicas. Todo esto es simplemente impensable en la Rusia moderna de Vladimir Putin, por desgracia....

Por supuesto, también hay desventajas, solo la isla de Utopía era ideal. Sería extraño confiar únicamente en los aspectos positivos. La desventaja fue la falta de apoyo financiero para los refugiados. Bueno, cada país decide por sí mismo qué hacer. Y por supuesto, tiene en cuenta su situación económica. Pero aquí la libertad es real, no solamente declarada. No hay campamentos de migración. Todo el que viene debe procurarse la vivienda por sí mismo, organizarse la vida y procurar su prosperidad financiera. Y vivir libremente, dedicarse a cualquier actividad permitida por la ley. Otra desventaja es que aquí casi nadie habla inglés. Sobre todo los adultos. Los jóvenes en su mayoría, al menos un poco, pero saben. Probablemente, comenzaron a enseñar inglés en las escuelas no hace mucho tiempo. ¡Pero nos comunicamos principalmente con adultos! Y cuando llegas, habiendo hecho la maleta literalmente a las corridas, claro, ¡no te da tiempo ni de mirar español de reojo! Se espera, como en otras partes poder comunicarse en el idioma global que habla el mundo; y aquí hay una emboscada no todos lo hablan con fluidez ... Pero, hay que reconocer que hay un incentivo para aprender español rápidamente. Y fue una agradable sorpresa: nos inscribimos en cursos de idiomas universitarios gratuitos. ¡A veces te da tanta pena que en Rusia después de la revolución de 1917 dejaran de enseñar el alfabeto latino! ¡Y resulta ser muy hermoso y muy interesante! La tercera desventaja, muy grave para los inmigrantes, son las enormes dificultades para encontrar trabajo. Llegar a cualquier parte es casi imposible. En ninguna parte, ni siquiera como lavaplatos. Con tres títulos superiores universitarios de las mejores universidades rusas, con experiencia en diseño y construcción, ni siquiera me animo a soñar con un trabajo como ingeniera civil. Como me dijeron mis conocidos argentinos locales, ni lo intentes, no lo aceptarán. Y mi hasta ahora muy mal español no tiene nada que ver. Y la apatridia también. Es una pena, no solo para mí. Para mi querida Argentina. Yo podría ser muy útil para la industria de la construcción. Bueno, o al menos en la construcción privada, incluso en el papel de supervisión técnica. Bueno, la discusión de las leyes laborales no está incluida en mis planes en general y en este artículo en particular.

Lada Preobrazhenskaya 02.jpeg

Voy a aceptar este hermoso país como es. Aunque quién sabe, quizás dentro de un año, cuando hable español con bastante fluidez, consiga trabajar para una constructora. Esperaré y veré. O tal vez termine mis novelas y se publiquen. ¿Esto también generará algún ingreso? Los lectores deciden. Es en Rusia donde no se pueden contar historias sobre personas LGBTIQ+, es allí donde soy una propaganda LGBTIQ+ ambulante. Merecedora de la cárcel. Y aquí es bastante probable que me lean con interés. De hecho, la historia de mi transición inusual en las condiciones de Rusia es toda una aventura con un final feliz. Feliz si me establezco y me quedo en Argentina con mi esposa y me convierto en un escritora reconocida. Realmente espero que este sea el caso. Especialmente considerando una actitud tan inusualmente cálida de la gente común, y la sociedad en su conjunto, y el gobierno, hacia las personas transgénero. Quiero hablar de esto más y más; ¡Quiero que todo el mundo lo sepa! ¡Y además! Una gran ventaja es la capacidad de obtener rápidamente, en comparación con otros países, la ciudadanía. No sé cómo funcionará esto en la práctica, pero en teoría, después de dos años de residencia continua en el país, puedes solicitar al tribunal que te reconozca como ciudadano del país. Y cómo me dijeron, dentro de un año, esto será considerado. Bueno, esperemos y veamos.

Por supuesto, algunos aspectos aún se pueden mejorar, ¡porque no hay límites para la perfección! Y para los migrantes LGBTIQ+, y para los migrantes en general. Hablaré sobre mejoras para los refugiados LGBTIQ+ de Rusia.

Todo depende de las oportunidades económicas. Si destinamos un paquete social con provisión de vivienda y prestaciones, como en Europa, esto afectará mucho el presupuesto del país. No es viable. Pero se puede hacer otras cosas, como proporcionar una ayuda muy eficaz a un costo mínimo.

Por ejemplo,

1). Establecer un centro de asesoramiento financiado por el gobierno dentro de la Federación LGBTIQ+ de Argentina. Dónde se inviten a trabajar a inmigrantes de habla rusa que ya se adaptaron en Argentina. Que vivieron por lo menos tres años aquí. Y el número de estos especialistas será mucho menor que el número de todos los nuevos refugiados. Los refugiados LGBTIQ+ rusos se podrían contactar con ellos por teléfono, WhatsApp y personalmente en la recepción, para recibir toda la información necesaria. En ruso, uno de los suyos, rusos. Sé por mí mismo lo difícil que es a veces en un país nuevo, sin un idioma y sin la ayuda de personas con conocimientos. Y cuando necesite ir a algún evento difícil, por ejemplo, a un hospital o a un banco para abrir una cuenta, al menos grite al guardia. Y aquí el consultor, que conoce todas las sutilezas y está al servicio, podría acompañar. Como intérprete y guía. Es posible ajustar el esquema de trabajo de tal manera, optimizar los procesos de tal manera que con una pequeña inversión de tiempo, los refugiados se socialicen mucho más rápido. Y ya integrarse plenamente a la vida de la patria nueva. Aportándoles beneficios económicos, tanto como trabajadores calificados como fuente de capital que gastarán en el mercado de consumo local. Bueno, para los argentinos rusos, esto es un ingreso extra adicional. Lo cual, dada la dificultad para encontrar trabajo, es muy útil.

2) Sería bueno crear centros médicos adicionales para personas transgénero. O que se introduzca una regla para los hospitales existentes: una persona transgénero tiene derecho a obtener una cita con un endocrinólogo, un cardiólogo, un psiquiatra y un urólogo/ginecólogo de forma expedita. En una semana. Para no esperar un turno por un mes y medio a dos meses, como sucede ahora. Al menos las tres primeras visitas, luego con cita previa directamente con el médico. ¡Porque para las personas transgénero, estos médicos, especialmente el endocrinólogo, son de vital importancia! Es prácticamente imposible traer medicamentos aquí desde Rusia con un suministro para tres meses. Obtener consejos médicos adecuados y recetas para tal volumen de hormonas generalmente está fuera de discusión. Por lo tanto, la mayoría de las personas transgénero en Rusia se recetan la terapia hormonal, consultando entre sí y, en el mejor de los casos, con un endocrinólogo, pero solo a través de Internet. Si tienes suerte. Y sin receta, es bastante peligroso transportar medicamentos a través de la frontera. Puede conducir, o puede recibir la incautación y una multa. Por lo tanto, es muy importante que las personas transgénero visiten a un médico inmediatamente después de llegar a la tolerante Argentina. Literalmente una cuestión de vida o muerte.

Espero de verdad que en este cálido y soleado país, que ya ha vivido el horror de la dictadura militar y ha sacado sus propias conclusiones, haya elegido el camino de la democracia, la libertad y la independencia, aunque sea a costa de pérdidas económicas, tan tolerante y hospitalario, ¡el sol siempre brillará y prosperará la libertad!

¡Es mi deseo sinceramente, con todo mi corazón!

Lada Preobrazhenskaya.

https://t.me/Lada_emigratsia

Rusia, país al que algunos no condenan categóricamente todavía o (peor) incluso llegan a justificar, es un Estado ensañado con el colectivo LGBTIQ+ al que atosiga y deja sin derechos desde su ley fundamental: La Constitución Nacional de la Federación Rusa. Algunos datos duros:

- El parlamento ruso sancionó el 11 de junio de 2013 la ley contra la propaganda homosexual. Que fue promulgada por Vladimir Putin el 30 de junio de 2013.

- Sólo un diputado estuvo en contra: llya Ponomarev. Que cuando votó en contra de la anexión de Crimea debió exiliarse en Ucrania que le proporciona custodia hasta el día de hoy. El ex diputado Denís Voronénkov que también se manifestó en contra debió refugiarse en Ucrania, donde fue asesinado por un sicario.

- Esta ley contra la propaganda gay fija multas que van desde los 100.000 hasta el millón de rublos a aquellos que divulguen propaganda gay. En caso de que el divulgador sea un extranjero le cabe la deportación inmediata.

- Qué es propaganda gay para la ley, no está bien definido con claridad lo que da lugar a la discrecionalidad y al uso abusivo de la ley. Puede ser algo tan simple como decir una palabra, usar algo en la ropa o incluso “ser gay” simplemente. Las personas más vulnerables son las transgénero porque se las llega a considerar “en sí mismas” propaganda gay. Sólo su mera existencia.

- Países y atletas se empezaron a negar a participar en eventos deportivos desde las Olimpíadas de Invierno de Sochi 2014 en repudio de las leyes anti-derechos de Rusia para con la comunidad LGBTIQ+

- En el 2006 se llevó a cabo la primera marcha del Gay Pride en Moscú. Ambos, el Gran Rabino de Rusia Berl Lazar y el principal líder musulmán Mufti Talgat Tajuddin calificaron al evento como un “golpe a la moralidad”. El líder musulmán añadió que para sus feligreses estaba permitido golpear a los depravados.

- El Alcalde de Moscú de ese momento, Luzhkov, calificó a la marcha como “evento satánico”. Se hizo la vista gorda y la marcha fue atacada por grupos neonazis y de ultradercha lastimando a muchos participantes.

- En San Petersburgo, hay una ley provincial que penaliza hablar de homosexualidad en público.

- La ley de antipropaganda gay tuvo un especial uso para callar periodistas y silenciar medios de prensa.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar