SUSCRIBITE por $49
sábado 13 de julio de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Éxodo masivo de armenios

Nagorno-Karabaj: Devastadora crisis humanitaria

En medio de la dramática situación se conoció la detención-secuestro de Rubén Vardanyan, ex funcionario de Nagorno-Karabaj.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
29 de septiembre de 2023 - 14:09 Por Luciana Minassian

Nagorno-Karabaj (Artsaj), una región marcada por décadas de conflicto y tensiones, está experimentando una devastadora crisis humanitaria. Desde el inicio del ataque azerbaiyano el día 19 de septiembre de 2023, la población armenia de la región se ha visto forzada a evacuar sus hogares en condiciones extremadamente peligrosas, sobre todo a partir de las últimas horas. En medio de esta tragedia, se ha producido la detención de Rubén Vardanyan el día 27 de Septiembre de 2023, quien fuera un prominente ex-funcionario de la República de Artsaj, hecho que ha generado preocupación en la comunidad internacional y en la diáspora armenia.

Su arresto tiene particular importancia a la hora de determinar la suerte que correrán todos aquellos funcionarios que fueron democráticamente elegidos en su momento por los ciudadanos armenios de Artsaj, en el supuesto en que decidan cruzar el “checkpoint” o cruce fronterizo establecido por Azerbaiyán. Es en este puesto de control el lugar en donde Azerbaiyán revisa y verifica minuciosamente la identidad de los ciudadanos de origen armenio que intentan cruzar, abandonando forzosamente y sin otra opción sus tierras ancestrales, dado que permanecer los sometería a la posibilidad de persecución y exterminio.

image.png

El inicio de la emergencia humanitaria lo provocó el bloqueo que Azerbaiyán instauró sobre Nagorno-Karabaj a partir del día 12 de diciembre de 2022, y que a lo largo de nueve meses tuvo consecuencias devastadoras para la población. La falta de acceso a la ayuda humanitaria esencial, como alimentos, medicamentos y suministros médicos, ya había sumido a la población en una situación de hambruna y enfermedades. Este escenario fue la antesala de lo que comenzó el 19 de Septiembre , día en que el ataque azerbaiyano sobre la población civil armenia de Nagorno-Karabaj obligó al inicio de una evacuación masiva de ellos, compuesta por aproximadamente unos 120,000 habitantes.

La constante amenaza de violencia y tortura indiscriminada (con antecedentes en los crímenes contra combatientes y civiles que Azerbaiyán cometió durante 2020 y en los ataques a la República de Armenia en Septiembre de 2022), los bombardeos a los asentamientos civiles y la destrucción de infraestructuras han dejado a miles de personas desplazadas y en condiciones desesperadas en las calles de Stepanakert, y en las regiones de Martakert y Martuní. Esos ataques con moderna artillería y con drones comenzaron en momentos en que los niños se encontraban en las escuelas, y subsecuentemente muchos fueron dados por desaparecidos, y algunos lamentablemente fallecieron.

La situación que enfrentan los armenios de Nagorno-Karabaj es profundamente angustiosa y desgarradora. Se encuentran en una encrucijada dolorosa, donde deben tomar decisiones difíciles, impuestas por circunstancias fuera de su control. La elección radica entre vivir bajo el yugo del régimen autocrático de Azerbaiyán, a cargo del presidente Aliyev, con su discurso armenofóbico, que inevitablemente los conduciría a su exterminio, o bien enfrentar la expulsión masiva hacia la República de Armenia, sin la posibilidad de retornar a sus hogares, donde sus antepasados vivieron desde épocas históricas ( el patrimonio cultural religioso armenio en la región se remonta incluso al siglo V ). Todo ello los convierte en víctimas de una crisis humanitaria sin precedentes.

image.png

En medio del inicio del éxodo masivo y de la evacuación, ocurrió una tragedia inimaginable: explotó un tanque en un centro de distribución de combustible al que muchos acudieron a fin de rellenar sus bidones antes de emprender el viaje final hacia la República de Armenia. Esta dudosa explosión dejó un saldo desgarrador de aproximadamente 68 muertos, numerosos heridos y personas que hasta la fecha continúan desaparecidas.

234B6C16-BCF4-41F2-B893-D017AF14373D (1).jpg
Los elementos que el gobierno de Azerbaiyán exhibió después de la explosión del tanque de combustible.

Los elementos que el gobierno de Azerbaiyán exhibió después de la explosión del tanque de combustible.

La magnitud de esta tragedia agrava tanto dolor en medio de la emergencia humanitaria que ocurre. Tras pedidos incesantes de la comunidad internacional, se lograron realizar vuelos de helicóptero para trasladar a pacientes gravemente quemados a Yerevan, la capital de la República de Armenia. Los hospitales de Nagorno-Karabaj no estaban en condiciones de atenderlos debido a la carencia de insumos que generó el bloqueo y a las agresiones bélicas de los últimos días. Las ambulancias no tienen posibilidad alguna dado el caos incesante en los 40 kilómetros que se deben recorrer hacia el puesto de control fronterizo, que hace que los autos particulares demoren 20 horas en realizar el corto trayecto.

Rubén Vardanyan, un ex funcionario de la República de Artsakh, fue una figura destacada en la gestión de la región en momentos de crisis durante el presente año. Su abducción en medio de esta tragedia ha generado interrogantes y dudas sobre las razones detrás de su pseudo arresto, las cuales anticipadamente debemos informar serán absolutamente arbitrarias y acorde al criterio dictatorial del régimen de Bakú. Las autoridades azerbaiyanas alegarán falsamente su participación en actividades que supuestamente ponían en peligro la seguridad de su Estado, tales como “financiación de terrorismo” “creación de grupos armados”, “estadía ilegal en el territorio de Azerbaiyán”, intentando generar una falsa controversia.

El antecedente inmediato de este tipo de falsos arrestos tiene base en las detenciones ocurridas en los años 2020 y 202, momento en que las falsas acusaciones y los juicios ilegales y arbitrarios contra prisioneros de guerra armenios detenidos en Azerbaiyán desde el fin de la guerra de 2020 han sido una fuente constante de alarma en la comunidad armenia, con poca visibilidad en el ámbito internacional.

Durante el año 2021, la imposición de sentencias de 4, 6, 15 y 20 años de prisión en Bakú a los prisioneros de origen armenio ha suscitado serias inquietudes sobre la injusticia orquestada y la falta de respeto absoluta a los derechos humanos en estos casos, donde los acusados no han contado con ninguna garantía procesal y los juicios han sido básicamente sumarios, arbitrarios, ilegales, sin intervención real de un defensor que pudiera velar por los intereses de combatientes y civiles que, de acuerdo a las estipulaciones de los Convenios de Ginebra, debieran haber sido devueltos en su totalidad al momento de firmarse el acuerdo de paz en Noviembre de 2020.

La posibilidad de que Rubén Vardanyan sea condenado bajo acusaciones similares, como acciones terroristas, genera temores adicionales en cuanto al tratamiento justo y el respeto a los derechos legales fundamentales en la región, ampliamente cuestionados en base a los antecedentes referidos. Tengamos en cuenta que los propios ciudadanos nacionales de Azerbaiyán pueden ser detenidos por cuestionar al régimen del presidente Aliyev, a través de sus expresiones o en las contadas manifestaciones callejeras. Nacionales exiliados del régimen azerbaiyano en Europa suelen manifestar su temor a la deportación a su país de origen, donde saben los espera el tratamiento cruel e inhumano que denuncia desde otras tierras.

El conflicto en Nagorno-Karabaj ha arrojado luz sobre lo que expertos en el campo consideran un genocidio continuado contra la etnia armenia en pleno siglo XXI. La población armenia ha sido objeto de ataques indiscriminados, persecución y desplazamiento forzado. A pesar de los informes sobre atrocidades, el mundo continúa sin reconocer y abordar esta crisis humanitaria y los crímenes de lesa humanidad que la acompañan. Recién ha comenzado el éxodo masivo desde Artsaj, no será posible descansar hasta asegurar que todos y cada uno de ellos logre salir con vida.

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar