SUSCRIBITE por $49
viernes 25 de noviembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Material exclusivo

Rusia: Su población en el mundo y el rechazo a la invasión

Las reacciones en Rusia al llamado a movilización se suman a las manifestaciones de los rusos en el extranjero en contra de la invasión a Ucrania.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
1 de octubre de 2022 - 15:58 Por Daniel Villalón

Masivas muestra de descontento se vieron a lo largo de toda Rusia desde que Vladimir Putin ordenara una movilización de reservistas para aumentar la cantidad de soldados que participan en el delirio imperialista-expansionista de la invasión a Ucrania.

Las manifestaciones que tuvieron a lugar en Rusia éstos últimos días han causado la detención de 2.399 personas. Según registros de único de los pocos medios independientes rusos que quedan, el OVD

En el centro de reclutamiento de Ust-Ilimsk, localidad ubicada en la zona oriental de Rusia, un joven cuya identidad no fue revelada por las autoridades, disparó contra el comisario reclutador general Alexandr Vladímirovich Eliséyev, a quien hirió de muerte. A los gritos de “Acá no va a pelear nadie” abrió fuego y fue detenido. Extraoficialmente circula que su nombre es Ruslan Zinin, de 25 años.

La República de Daguestán, está ubicada en el Cáucaso Norte. Limita al este con el mar Caspio, al sur con Azerbaiyán, al oeste con Georgia y al noroeste con Chechenia. Allí tuvieron a lugar manifestaciones, algunas de ellos incluso con la construcción de barricadas frente a los centros del reclutamiento. Se habla de más de 100 personas detenidas. Algo que no se puede verificar porque no hay información oficial al respecto.

En la ciudad de Ryazán, casi a 200 kilómetros al sur de Moscú, un hombre se prendió fuego a lo bonzo, en señal de protesta a los gritos de “¡No quiero ir a la guerra!”. En los días transcurridos desde el anuncio de Putin, al menos 20 edificios militares o administrativos en todo el país han sido blanco de cócteles Molotov o ataques incendiarios.

Por su parte, Dmitry Peskov, portavoz del Kremlin, admitió “errores” e “irregularidades” en la organización de los nuevos pelotones de soldados.

Los primeros tres meses de este año, 3.800.000 rusos dejaron su país. Desde que Vladimir Putin anunció la movilización de reservistas el flujo de emigrantes simplemente explotó. Las fronteras terrestres de Rusia con los países vecinos registran colas de vehículos de casi 100 kilómetros. No hay pasajes disponibles en ningún medio de transporte.

Hasta ahora, los rusos en Rusia haciendo un pequeño esfuerzo, podían mirar esta invasión criminal de reojo. Las consecuencias de los delirios imperiales de Vladimir Putin, aunque se tratase de un genocidio en pleno siglo XXI transmitido en vivo por las redes sociales, siempre se llevaban a cabo lejos de casa. Los muertos los ponían los países invadidos y los muertos propios, siempre eran carne de cañón (joven) del interior profundo de la Federación Rusa. Bien profundo. Tan profundo que los llantos de las madres enterrando a sus hijos no se escuchasen desde la maravillosa Moscú. Pero ahora, desde el llamado de la movilización, la invasión rusa a Ucrania tocó la puerta de muchas familias. Agotados ya los muertos que no hacían mucho ruido al sepultarse, se necesitan más almas para enviar al matadero que armó Vladimir Putin. Y con el infierno cera, los rusos empezaron a preocuparse y ya mirar de reojo no resulta tan fácil.

En el extranjero en general y en Argentina en particular, muchos miembros de la comunidad rusa fueron los primeros en manifestarse en contra de la guerra, de la invasión a Ucrania. Espontáneamente, autoconvocados por redes sociales, ponen su voz, sus caras y sus cuerpos para dejar en claro que los rusos de bien no apoyan esta gesta criminal y genocida. Y son muchos. En lo personal, destaco el valor de cada uno de ellos. Es una obviedad que desde atrás de los oscuros vidrios de las ventanas de la Embajada rusa sus rostros son fotografiados. Sus acciones registradas y sus acciones informadas a los organismos de inteligencia. Casi todos ellos tienen familia y amigos en Rusia. Sus historias, también son historias de coraje y de dolor. Emigrar en búsqueda de libertad y de preservar la vida es uno de los tipos de migración forzada. Son las otras víctimas de la guerra.

Embed

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar