SUSCRIBITE por $49
jueves 23 de junio de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Azovstal

Mariupol sufre ataques que violan el derecho internacional

No es la primera vez que Rusia ataca a Ucrania con bombas incendiarias, incumpliendo el derecho internacional. Hoy, en Mariupol, frente a las cámaras.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
16 de mayo de 2022 - 08:54 Por Daniel Villalón

Azovstal de Mariupol, en marco de la invasión Rusa a Ucrania: En esta guerra, una de las primeras víctimas ha sido la verdad como tal. Ninguna nación democrática, ni ningún demócrata apoya la invasión rusa que sólo cuenta con la justificación de líderes populistas, tiranos de turno y naciones gobernadas por dictaduras formales o de hecho.

Las interpretaciones de la realidad, tienen un límite formal: la letra dura del derecho internacional. Ya que todos los países adhieren a convenios internacionales que luego están obligados a respetar. Y el concierto de naciones del mundo, velar por su cumplimiento.

Rusia, si bien ya lo había hecho antes y negado, atacó la fábrica Azovstal en Mariupol con bombas de fósforo (incendiarias). Éstas están estrictamente prohibidas por el Protocolo III sobre Armas Incendiarias de la Convención Sobre Ciertas Armas Convencionales suscrito en Ginebra, Suiza, el 10 de octubre del 1980 y que entró en vigor en 1983. Esta convención es una ampliación de los Convenios de Ginebra que se suscribieron el 12 de agosto de 1949 cuyo propósito es proteger a las víctimas de los conflictos armados.

La letra dura del Protocolo III sobre Armas Incendiarias claramente dice que prohíbe, en todas las circunstancias, hacer de la población civil como tal, y a personas o bienes de carácter civil, objeto de ataque mediante cualquier tipo de arma o munición concebida primordialmente para incendiar o que su objetivo sea la de causar quemaduras a las personas a través de la acción de las llamas, del calor o de una combinación de ambos, producidos por una reacción química de una sustancia para alcanzar el objetivo. De la misma manera el Protocolo III también prohíbe el uso de armas incendiarias contra objetivos militares ubicados cerca de objetos o infraestructura civiles.

Hoy, la Federación Rusa, estado miembro del Consejo de Seguridad de la ONU desde su fundación en 1945 (heredó en 1991 el lugar de la URSS), se pasó el derecho internacional por las entrepiernas y bombardeó con bombas de fósforo la fábrica de Azovstal en Mariupol. Y no hay lugar a desmentidas como sucedió con denuncias anteriores. Esta vez, el derecho internacional ha sido pisoteado frente a las cámaras y sus imágenes indefendibles recorren los medios de comunicación y redes sociales del mundo. Ante los ojos de quien quiera ver. O pueda ver, ya que en ciertos países no hay libertad de prensa independiente.

Embed
Azovstal Bombardeado.png
Azovstal bombardeado

Azovstal bombardeado

En los subsuelos de Azovstal, los heridos mueren en condiciones de total insalubridad. Son más de 600 soldados ucranianos heridos en esta situación. Unos ubicados en catres, otros directamente en el suelo según testimonio de la defensora del pueblo Ludmila Denisova. Muchos de los soldados y civiles que mueren en los laberínticos refugios subterráneos de la acerera, es por falta de atención médica y de medicamentos. Casi no les queda comida ni agua.

Azovstal.png

Se sabe que los que todavía sobreviven en Azovstal tienen acceso a un vaso e agua por día. Que su estado de ánimo es pesimista, no creen en las negociaciones y están esperando su batalla final.

Defensores de Mariupol Heridos.png
Defensores de Mariupol heridos

Defensores de Mariupol heridos

Los familiares de los soldados en Mariupol, se dirigieron formalmente por carta al presidente de China y le solicitaron que actúe de medidador y que garantice una evacuación en la que preserven sus vidas. Una extracción incluso a un tercer país, como Turquía que ofreció su ayuda. Rendirse no es una opción para los soldados en Mariupol. Saben que los rusos les ofrecerán dar testimonios falsos contra su país o ser torturados hasta morir.

La técnica de ofrecer la vida a cambio de dar testimonio a favor de Rusia es bien conocida por los soldados y los ciudadanos comunes de Ucrania. Es eso, o la tortura hasta la muerte: sin metáfora. Esta es la fuente de la que se nutren los medios de comunicación y los influencers del Kremlin.

Según datos verificados por la Dirección Principal de Inteligencia del Ministerio de Defensa de Ucrania:

  • En la región de Donetsk, los ocupantes rusos ofrecen a las personas una compensación monetaria por las viviendas destruidas a cambio de aceptar dar testimonio contra las Fuerzas Armadas de Ucrania asentadas en Mariupol.
  • En Berdyansk, (temporalmente ocupada por el ejército ruso) hacen sonar las alarmas, intimidando a la población local ucraniana asustándolas que las Fuerzas Armadas de Ucrania van a utilizar armas químicas en la ciudad. Y así predisponer a la población en contra de su propio ejército en caso de un intento de Ucrania por recuperar esta ciudad costera.
  • Un grupo de reclutadores llegó a la óblast ucraniana de Jersón (también temporalmente ocupada por Rusia), con agentes del FSB (ex KGB), oficiales del Ministerio de Seguridad del Estado de la República Popular de Donetsk (RPD) y mercenarios a sueldo de la "Liga" (ex "Wagner") con la tarea de encontrar personas que acepten trabajar como agentes del RPD. Durante la estadía de estos grupos de ocupación, unas 50 personas de la población civil fueron torturadas y asesinadas. Unos 120 residentes de Jersón fueron secuestrados y hasta la actualidad se desconoce su paradero.

Vladimir Putin pasará a la historia, no sólo como el invasor en pleno sigo XXI de un país vecino, independiente, pacífico y que no constaba con registro histórico alguno de invadir un territorio extranjero. Pasará a la historia por su crueldad, sadismo e inhumanidad. Por provocar una muerte lenta, dolorosa, a un puñado de miles de soldados y ciudadanos comunes heróicos que tuvieron el valor de no arrodillarse y no vender su dignidad. Si Vladimir Putin buscase la victoria en esta batalla puntual de su invasión, bastaría con habilitar un corredor humanitario para una evacuación a un tercer país. Como propuso Turquía por ejemplo.

No es la primera vez que el actual presidente de Rusia destruye una ciudad a cuyos residentes no logró poner de rodillas.

Defensores de Mariupol (2).png
Defensores de Mariupol

Defensores de Mariupol

Defensores de Mariupol.png
Defensores de Mariupol

Defensores de Mariupol

Ya lo hizo en Grozniy. La hermosa ciudad balnearia de Mariupol está destruida convertida en escombros. Gran parte de la población no logró ni logra salir. Miles de mariupolenses han muerto por los bombardeos rusos a la población e infraestructura civil. Pero muchos mueren también por las consecuencias de la invasión, como ataques de nervios, falta de atención médica, las condiciones insalubres generadas, y por la baja de defensas que provoca la hambruna.

Los muertos se entierran en los patios. Tal es la dimensión de la tragedia.

Mariupol - Tumbas en los patios 1.png
Mariupol: tumbas en los patios

Mariupol: tumbas en los patios

Durante el día, los rusos dispararon contra 11 asentamientos en la región de Donetsk matando civiles y dejando un número indefinido de heridos, según datos oficial del Ministerio del Interior de Ucrania. Atacaron los siguientes asentamientos: Mariupol, Avdiivka, Toretsk, Lyman, el pueblo de Ocheretino, el pueblo de Drobyshevo, el pueblo de Pivnichne, el pueblo de Keramyk, el pueblo de Berestove, pueblo Borodichne, pueblo de Novokalinove.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar