SUSCRIBITE por $49
domingo 21 de abril de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Una larga historia de corrupción y desídia

Argentina y las malas decisiones para sus Fuerzas Armadas

Mientras no se define por los aviones F17 de China, Argentina descartó Etendard Franceses que ya había comprado. Las prioridades que "vuelan" en otro sentido.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
29 de mayo de 2023 - 15:41 Por Uriel Salamon

En los últimos días se conoció la decisión del Ministerio de Defensa de Argentina de descartar una dotación de 5 aviones Súper Etendard de origen francés que habían adquirido en 2018 a un costo de 12 millones de Euros y que nunca se pudieron poner en condiciones para hacerlos operativos. La decisión es costosa no solo desde lo económico por un gasto para la compra de material que nunca se puso en práctica, sino tambíen desde lo operativo: los aviones nunca cumplieron la función para lo que habían sido adquiridos.

Esta situación, a la que hau que sumarle las marchas y contramarchas con la por ahora descartada compra de aviones Caza F17 a China, pone nuevamente sobre la mesa la discusión de la falta de visión estratégica del Ministerio conducido ahora por Jorge Taiana. También remite a un largo historial de corrupción y desidia administrativa. La cuestión principal es que Argentina no cuenta con lo que realmente necesita y es prioritario.

Para hablar de la insólita historia con los Súper Etendard, valoradas por las Fuerzas Armadas argentinas por lo que significó su participación en la guerra de Malvinas en 1982, tenemos que remitirnos a 2017. En pleno gobierno de Mauricio Macri, que revela que esta escandalosa trama abarca a más de una administración, previó la organización de la cumbre del G20 en Buenos Aires. Fue en ese contexto cuando el gobierno argentino tomó la decisión de comprarle a Francia esos aviones para ser utilizados para vigilancia. Pero éstos recién llegaron al país en 2019 y tampoco cumplieron la función de patrullar el mar argentino para la que también estuvieron pensados.

En este primer punto volvemos a resaltar algo que mencionamos en EL ARCHIVO en la primera nota que realizamos sobre los F17 chinos ¿Cuáles son las reales prioridades de defensa interna de la Argentina ante hipótesis nula de conflicto exterior? ¿Eran necesarios aviones del tipo que se utilizaron exitosamente en Malvinas? Pensarlos para patrullar el Mar Argentino, ante amenazas reales como la pesca ilegal, tenía más lógica, pero tampoco se le dio uso.

Sin embargo, la primera parte de la historia deja bastantes puntos oscuros sobre la gestión al respecto del gobierno de Macri. En marzo de 2022 el Ministerio de Defensa concluyó a través de una investigación interna y auditoría que los Super Etendard eran aparatos en desuso que ya previamente a la compra de Macri se sabía que no iban a poder volar.

La operación fue firmada por el entonces jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Defensa, Oscar Aguad, en tanto que los fondos los dispuso el entonces titular de Economía, Nicolás Dujovne. Hoy el expediente está siendo investigada por la Sindicatura General de la Nación, la Fiscalía de Investigaciones Administrativas y la Oficina Anticorrupción.

La segunda parte de la trama, sobre porqué nunca se pudieron poner operativos, involucra al gobierno que inició en 2019 Alberto Fernández.

super etendard.webp
Los aviones que Argentina devuelve sin usar

Los aviones que Argentina devuelve sin usar

Los aviones chinos

La posibilidad de comprar los F17 chinos tuvo idas y vueltas muy significativas. El jefe de la Fuerza Aérea viají a China para comprobar el funcionamiento de los mismos y en el presupuesto 2022 apareción la partida de dinero para adquirirlo. La operación nunca se concretó. Se habría descartado por la crisis económica y quizás por el "consejo" que Biden le dio a Alberto Fernández en una reunión.

Pero la noticia pasa ahora por la comunicación de que los Súper Etendard no volarán nunca, a pesar de su costo inicial y del mantenimiento, al menos para almacenarlos, estos años. Si bien, quienes lo utilizaría sería la Armada, todo pasa bajo la órbita del mismo ministerio. Fue el propio Taiana quien afirmó: “Los teníamos previsto recuperar que fui a hablar con el ministro de defensa (de Francia), quien me dijo que no se pueden recuperar, por dos razones: por los asientos, que los británicos no cedían, y por una serie de piezas del Super Etendard Modernise que están desprogramados, y por lo tanto ellos, que en principio habían visto la posibilidad de hacer las piezas, dicen que no pueden hacerlos.” “Los teníamos previsto recuperar que fui a hablar con el ministro de defensa (de Francia), quien me dijo que no se pueden recuperar, por dos razones: por los asientos, que los británicos no cedían, y por una serie de piezas del Super Etendard Modernise que están desprogramados, y por lo tanto ellos, que en principio habían visto la posibilidad de hacer las piezas, dicen que no pueden hacerlos.”

La responsabilidad que le cabe a esta administración es que habiéndose iniciada en 2019, primero bajo la conducción del actual jefe de gabinete Agustín Rossi y luego en manos de Jorge Taiana, se insistió con una gestión que se suponía era de difícil solución. Desde Francia la respuesta llegó de boca del titular de Desarrollo Internacional de la Dirección de Armamento de esa cartera francesa, Gael Díaz De Tuesta: “Se nos pidió un esfuerzo para encontrar la solución para que los aviones estén en condiciones de volar. Desafortunadamente y después de haber evaluado todas las posibilidades, lamento informarle que no fue posible cumplir con ese objetivo”.

Es decir que el gobierno argentino siguió avanzando conociendo no solo la respuesta del Ministerio de Defensa de Francia de que no podían proveer las piezas si no también la opinión de de la empresa Task Aerospace sobre la imposibilidad de solucionar otros problemas técnicos.

Por otra parte, si bien la gestión parecía compleja, desde adentro de las Fuerzas Armadas existe el descontento porque consideran que no se hizo todo para reflotarla y que tomaron la decisión más fácil que es desactivar la idea. Nuevamente tomando malas decisiones a la hora de dotar de herramientas para la Armada, que viene sufriendo recortes presupuestarios.

presupuesto 2023.jpg

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar