SUSCRIBITE por $49
miércoles 11 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Pederastía geopolítica

Ucrania: El sufrimiento de niños secuestrados por el ejército ruso

A lo largo de la invasión rusa a Ucrania, se han registrado y documentado violaciones a los derechos humanos en general pero de los niños y las niñas en particular.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
26 de abril de 2022 - 16:19 Por Daniel Villalón

En los territorios temporalmente ocupados de Ucrania, los niños y niñas cuyos padres han sido asesinados por el ejército ruso, son trasladados a Rusia ilegalmente y dados en adopción.

Según los datos oficiales de la oficina del Fiscal General de Ucrania, entre el 24 de febrero y el 26 de marzo han muerto debido a la agresión rusa 217 niños y niñas, 600 han sido heridos. El mayor número de menores muertos y heridos se registra en la región de Donetsk (127), la región de Kyiv (114), la región de Járkiv (93), la región de Cherníguiv (66), la región de Jersón (44), la región de Mykoláiv (43), la región de Lugansk (37), la región de Zaporiyia (27), la región de Sumy (17), la ciudad de Kyiv (16), y la región de Zhytómyr (15).

A los largo de la invasión rusa a Ucrania, se han registrado y documentado violaciones a los derechos humanos en general pero de los niños y las niñas en particular. La vida, la integridad y la seguridad de la minoridad ha sido vulnerada sistemáticamente. Los ciudadanos pacíficos son bombardeados en sus casas, con sistemas de misiles, con tanques. Mueren familias ucranianas enteras y los niños que sobreviven son trasladados forzada e ilegalmente a Rusia y dados allí en adopción. Atropellando de igual manera los derechos del niño, las leyes ucranianas e internacionales. Desde el derecho a la vida, hasta la identidad.

Según informó Ludmila Denisova, comisionada de derechos humanos de la Rada Suprema (parlamento unicameral) de Ucrania fueron trasladados forzosa e ilegalmente a la Federación Rusa unos 121.000 niños. Muchos de los cuales, no eran huérfanos sino que sus padres están vivos. Esto hay que llamarlo como lo que es: un flagrante secuestro masivo de niños y niñas. Estos han sido trasladados forzosamente a las regiones de Vladimir, Omsk y Cheliábinsk de la Federación Rusa y a Sajalín. Una parte de los menores fue trasladada desde Mariúpol a Donetsk y a Taganrog. Rusia trató de disfrazar el traslado forzoso de niños con una “evacuación” argumentando que esos menores fueron abandonados por Ucrania. Lo que es una falsedad, ya que Ucrania había comenzado a evacuar los orfanatos, desde Mariúpol, los 24 y 25 de febrero.

Esto que tanto espanta, no es nuevo. El Kremlin ya había hecho lo mismo en 2014, cuando cientos de niños fueron ilegal y forzadamente trasladados desde la Crimea ocupada en algo que (cínicamente) llamaron “el tren de la esperanza” y luego dados en adopción en la Federación Rusa. Vale recordar que por esto Rusia fue excluida de la Red Europea de Defensores de la Infancia (ENOC).

Llama la atención que en estos días, la Duma (parlamento) de la Federación Rusa está examinando modificaciones posibles a la legislación para facilitar la tramitación de la adopción. Esto hace presumir que tienen previsto repartir a los pequeños ucranianos sin tomarse muchas molestias en las revisiones ni el cumplimiento de las normas legislativas y con el fin de ocultar los destinos y otros detalles sobre los niños deportados. Traducido sin eufemismos, llegado el caso de la aprobación de dicha iniciativa legislativa, resultaría prácticamente imposible devolver los niños ucranianos ilegalmente adoptados en Rusia a sus familias originales en Ucrania.

Tales hechos del Kremlin son, además, una violación flagrante de los artículos 7 y 21 de la Convención de la ONU sobre los Derechos del Niño así como del artículo 49 del Convenio de Ginebra relativo a la Protección Debida a las Personas Civiles en Tiempo de Guerra que prohíbe terminantemente cualquier desplazamiento forzado individual o de grupos.

Otro crimen aberrante de Rusia es la utilización de niños como un "escudo humano" para protegerse de la Fuerzas Armadas de Ucrania. El 11 de abril los ocupantes rusos de la ciudad de Volnovaja impidieron salir a los niños de la escuela distrital, a pesar de que muy cerca se estaban llevando a cabo batallas encarnizadas durante las cuales, según el derecho internacional humanitario, los niños tienen que estar protegidos.

Según los datos del Centro de Resistencia a la Desinformación del Consejo de Seguridad Nacional de Ucrania, la Federación Rusa utiliza a los niños deportados de Ucrania, además, para la difusión de sus noticias falsas. Distribuyen materiales de desinformación de que "El régimen ucraniano, a la semejanza del Tercer Reich, manda a los niños a la guerra". La propaganda de Putin falsifica entrevistas con los niños ucranianos. El uso de los niños por Rusia constituye otra violación abierta de las normas del Derecho Internacional.

Mientras tanto, muchos expertos destacan los siguientes objetivos de la deportación ilegal de los niños ucranianos:

- formación y capacitación de recursos humanos para las fuerzas del orden rusas;

- resolución de los problemas demográficos internos de Rusia;

- creación de una reserva de ucranianos ideológicamente adiestrados, de "ucranianos correctos que en adelante estarán involucrados en la formación de los órganos de autoridades de ocupación en los territorios ocupados".

Dichos actos del Kremlin deberían calificarse como secuestro, lo cual exige una reacción rotunda e inmediata de la comunidad internacional. Ucrania ha instado al Comité de la ONU para los Derechos del Niño, Comité de la ONU de los Derechos Humanos, la Alianza Global de las Instituciones Nacionales de Derechos Humanos (GANHRI) a tomar todas las medidas necesarias para prevenir la continuidad de la deportación ilegal de niños y niñas ucranianos a Rusia. Pero además, para contribuir a la devolución de los niños, ya trasladados ilegalmente al territorio de la Federación Rusa, a las regiones seguras de Ucrania.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar