SUSCRIBITE por $49
viernes 12 de julio de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Informe de ACNUR

Ucrania: La respuesta a la crisis humanitaria

La organización de Naciones Unidas presentó los números de la ayuda humanitaria en Ucrania, a un año del conflicto armado

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
28 de febrero de 2023 - 11:18

La guerra en Ucrania ha provocado grandes desplazamientos de personas, incluidos importantes flujos de refugiados, y una crisis humanitaria a gran escala. En el año que ya lleva el conflicto, distintas organizaciones internacionales y agencias de Naciones Unidas, así como también otros grupos humanitarios, se han movilizado en el terreno para proveer asistencia a los civiles afectados por la guerra. Hasta la fecha, se han registrado 8.1 millones de refugiados ucranianos a lo largo y ancho de Europa, y otros 5.4 millones de personas internamente desplazadas.

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) publicó recientemente un informe en el que se presenta la respuesta humanitaria para Ucrania y la región, resumiendo el Plan de Respuesta Humanitaria (HRP, por sus siglas en inglés) y en el Plan Regional de Respuesta para Refugiados (RRP, por sus siglas en inglés), ambos publicados el 15 de febrero de 2023. Estos dos documentos detallan cuáles son las necesidades y los requisitos en materia de ayuda hasta finales de 2023. Sin embargo, la evolución del conflicto podría requerir una revisión y ajuste adicional según el contexto y las necesidades.

Ucrania_ayuda.png
Ucrania. Mapa de flujos de refugiados y organizaciones de ayuda humanitaria

Ucrania. Mapa de flujos de refugiados y organizaciones de ayuda humanitaria

La situación dentro de Ucrania

La guerra iniciada en febrero de 2022 constituyó una gran escalada en comparación con los ocho años anteriores de conflicto, incluidos ataques con misiles y cohetes en ciudades de todo el país y tropas invasoras que se desplazaron desde el norte, el este y el sur. Estos eventos exigieron una ampliación rápida y efectiva de las actividades de respuesta humanitaria a través del Llamamiento de emergencia de 2022 y sus revisiones posteriores. Los llamamientos de emergencia -o Flash Appeals- se emiten ante cualquier gran desastre repentino que requiera una respuesta coordinada más allá de la capacidad del gobierno o cualquier agencia de la ONU. Estos contienen un análisis del contexto, un detalle de los planes de respuesta sectoriales específicos para abordar las necesidades humanitarias. Asimismo, los esfuerzos de provisión de ayuda continuarán a través del Plan de Respuesta Humanitaria de 2023.

La destrucción sistemática de la infraestructura civil durante la guerra, en buena parte por el accionar de Rusia, ha contribuido al desplazamiento de personas y la necesidad de recibir ayuda humanitaria. En distintos momentos de 2022, se intensificaron los ataques contra la infraestructura energética por parte de Rusia, a menudo afectando áreas urbanas y sus alrededores, lo que interrumpió los servicios públicos, incluidos el agua, la electricidad, la atención médica, la educación y la protección social en diversas regiones del país. Además, según el Gobierno de Ucrania, 2.917 instalaciones educativas han sido bombardeadas desde el comienzo de la guerra, con daños o destrucción de 580 de tales instalaciones documentadas por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Entre el 24 de febrero y el 19 de diciembre de 2022, hubo 745 ataques confirmados contra la provisión de servicios de la salud, de los cuales 659 afectaron a instalaciones y centros de atención de la salud, lo que constituye más del 90 % de todos los ataques registrados por la OMS en 16 países durante este período.

La guerra ha afectado profundamente el acceso a los medios de subsistencia y ha perturbado la estabilidad del mercado, especialmente en las provincias del sur y del este de Ucrania, lo que ha agravado aún más el sufrimiento humanitario. Según han reportado las agencias de Naciones Unidas, la mayoría de los ucranianos han reducido el consumo de alimentos y han gastado sus ahorros. La pérdida de un 30% del empleo del país, la vertiginosa aceleración de la inflación y la falta de asistencia social adecuada son las causas principales de la necesidad de ayuda. Aunque los alimentos y los artículos de primera necesidad todavía están disponibles en la mayoría de las áreas que permanecen bajo el control de Kiev, muchas personas tienen dificultades para poder costearlos sin dinero en efectivo, cupones o asistencia para el sustento, y son mucho más difíciles de conseguir en las zonas que sufren bombardeos constantes.

Un año de guerra en Ucrania: la respuesta de ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados

El panorama en los países que han acogido refugiados

De acuerdo con los datos recogidos hasta enero de 2023, más de 4,9 millones de ucranianos se han registrado para protección temporal o esquemas nacionales de protección similares en toda Europa. Bajo el liderazgo del gobierno anfitrión, los socios de ACNUR están apoyando las respuestas nacionales. Una respuesta integral logró consolidarse a partir del primer Plan Regional de Respuesta para Refugiados, lanzado a principios de marzo de 2022, revisado en abril y luego recalibrado en octubre con el objetivo de contemplar las necesidades surgidas a partir de la llegada del invierno y otras prioridades que fueron emergiendo a lo largo del conflicto. El Plan Regional de Respuesta para Refugiados de 2023 busca continuar con estos esfuerzos.

Si bien la protección temporal en terceros países garantiza protección y derechos para muchos, las barreras administrativas y legales limitan el acceso y la inclusión en los sistemas nacionales para otros, incluidos la educación, la protección social, el alojamiento, el trabajo formal y la atención médica. Estas barreras también socavan las posibilidades de autosuficiencia y aumentan los riesgos de protección y la posibilidad de que aumenten las tensiones entre los refugiados y las comunidades que los acogen. En su mayoría, los refugiados afirman que sus necesidades más urgentes son dinero en efectivo, alojamiento y empleo.

Las mujeres y los niños representan aproximadamente el 86% de la población total de refugiados. El 78% de los refugiados encuestados por ACNUR no viven con toda su familia. La separación familiar también significa que hay un número muy alto de niños ucranianos no acompañados y separados que viven en los países de acogida por su cuenta. La naturaleza prolongada de la crisis agrava las situaciones de angustia y la necesidad de servicios de salud mental y apoyo psicosocial, especialmente para los segmentos poblacionales más vulnerables, como los menores de edad.

ACNUR.png

El invierno y los impactos económicos de la guerra en los países de acogida de refugiados también están agravando las necesidades sobre el terreno. El acceso a la asistencia específica para el invierno es particularmente desafiante y crucial para los grupos vulnerables. El alojamiento se está convirtiendo en una necesidad crecientemente apremiante, a medida que aumentan los costos de alquiler y los precios de la energía. Más del 80% de los refugiados contactados por ACNUR esperan regresar a casa, pero por ahora la mayoría permanecerá en sus países de acogida debido a la ausencia de seguridad en Ucrania.

La estrategia de abordaje en los planes de respuesta

La estrategia de respuesta consolidada en los dos planes mencionados anteriormente se centra en apoyar los esfuerzos liderados por el Gobierno en línea con el Pacto Mundial sobre Refugiados. Asimismo, busca reforzar el apoyo brindado por las comunidades locales y los actores locales, incluidas las ONG nacionales y las organizaciones dirigidas por refugiados.

La estrategia también promueve un enfoque inclusivo y centrado en las personas, teniendo en cuenta factores como la edad, el género, la diversidad y el estado de discapacidad para determinar las necesidades de cada individuo. Los socios de ACNUR en la implementación de los planes de respuesta están incorporando la perspectiva de género y la rendición de cuentas a las poblaciones afectadas en sus planes de acción, incluso facilitando la participación y el liderazgo de las organizaciones de mujeres y de las personas necesitadas en los procesos y estructuras de toma de decisiones.

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar