SUSCRIBITE por $49
jueves 17 de noviembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Nueva fase del conflicto

Ucrania avanza ante la negación de Putin

El territorio ganado en Kharkiv se suma a la defensa de Kyiv y fortalece a Ucrania frente a Rusia, que ya habla de "negociar sin condiciones previas"

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
15 de noviembre de 2022 - 15:48

En septiembre, la invasión a Ucrania -iniciada en 2014 por el presidente ruso Vladimir Putin y reactivada en febrero de 2022- entró en una nueva fase. Ya en agosto las fuerzas ucranianas habían lanzado una contraofensiva, pero no fue sino hasta un mes más tarde que lograron cambiar la tendencia del conflicto a su favor. En menos de una semana liberaron casi 9.000 kilómetros cuadrados en el distrito de Kharkiv, en el noreste del país. La inercia ucraniana logró sostenerse a pesar de la reanudación de los bombardeos contra objetivos civiles por parte de Moscú. Así, a comienzos de noviembre Kiev logró forzar la retirada de tropas rusas de Kherson. Esta era la única capital regional que Rusia había conseguido capturar y mantener bajo su control desde el comienzo de la invasión.

Aunque hace menos de seis semanas Putin había declarado que Kherson y otros tres territorios ucranianos habían sido efectivamente anexionados a Rusia de manera permanente, esta última semana las tropas ucranianas recuperaron el control sobre la ciudad. Volodymyr Zelensky lo definió como un día histórico, siendo la segunda victoria más importante de Ucrania luego de la exitosa defensa de Kiev que tuvo lugar hace varios meses. De este modo se consolida la convicción de que el desarrollo del conflicto se ha vuelto favorable a Ucrania. Con cada semana que pasa parece que sus tropas consiguen recuperar más territorio y demuestran que están mejor entrenadas, más motivadas y mejor lideradas que sus rivales. A pesar de este escenario, todavía queda un largo camino por delante, ya que siempre es más difícil y costoso recuperar y capturar terreno que defenderlo.

Ante la incapacidad de sobreponerse a Ucrania en el campo de batalla, Putin recientemente adoptó una estrategia indirecta. Se trata de extender el teatro de operaciones más allá del frente de combate. En los últimos meses Ucrania se había acostumbrado a que la guerra se pelea en el frente, pero no en el centro de Kiev y otras grandes ciudades. Pero la reanudación de los ataques aéreos contra estas urbes ha tenido un impacto psicológico muy fuerte y desmoralizador. El Kremlin consiguió recordarle a la ciudadanía ucraniana que no pueden estar seguros de cuándo habrá otro ataque. En paralelo, también ha extendido el campo de batalla hacia Europa por vía del suministro de gas natural. Sobre este punto Putin espera que con la llegada del invierno los europeos se cuestionen cuál es el valor de apoyar a Ucrania. Asimismo, las amenazas nucleares que acompañan esta estrategia buscan interpelar a Estados Unidos en un orden similar.

Retirada rusa.jpg
La retirada rusa de Ucrania

La retirada rusa de Ucrania

La cuestión nuclear

La retórica rusa sobre el potencial uso de armas nucleares en Ucrania está sujeta a un vaivén incesante. En ocasiones, la cúpula militar de Rusia hace público el hecho de que están discutiendo los planes para utilizar armas nucleares de tipo táctico. Días más tarde, autoridades del Kremlin declararon que no están dispuestos a pelear una guerra nuclear y que la utilización de este tipo de armas no tendría ningún valor político ni militar. Esta situación obliga a considerar que Rusia podría -al menos en principio- utilizar armas nucleares pequeñas o tácticas en algún momento. Podría ocurrir en el campo de batalla o en una demostración en alguna zona lejana de Rusia o en aguas internacionales, como forma de dar sustento a la amenazas que circulan intermitentemente. Para expertos como Richard Haass “es más probable que Putin esté amenazando con usarlas que realmente dispuesto a usarlas efectivamente”.

Por su parte, el presidente estadounidense Joe Biden ya declaró cuál es la postura de Washington al afirmar que cualquier uso de armas nucleares en el conflicto ruso-ucraniano supondría una escalada inaceptable que conllevaría consecuencias sumamente severas. La evidente ambigüedad apunta a preservar el margen de maniobra de las autoridades estadounidenses a la hora de tomar decisiones sobre su involucramiento en la guerra y ante un eventual ataque nuclear.

¿Amenaza RUSIA con una GUERRA NUCLEAR? - VisualPolitik

¿Hay salida?

El escenario más probable hacia delante es que ninguna de las partes logre dominar a su rival. Ante una prolongación indefinida del conflicto, se abre la posibilidad de que Kiev y Moscú consideren demasiado altos los costos de sostener el esfuerzo militar. Esto implicaría que también se abriría una ventana de oportunidad para negociar una salida. No obstante, las negociaciones requieren que los líderes involucrados tengan la voluntad y la capacidad de llegar a un acuerdo. Mientras la voluntad se asocia a la predisposición, la capacidad responde a la fortaleza política. Por un lado, aunque Putin tiene el poder para negociar, los riesgos de llegar a un acuerdo con Ucrania parecen demasiado elevados. La posibilidad de enfrentarse al cuestionamiento del ala más extremista del gobierno o de transmitir una imagen de debilidad reduce su voluntad para negociar. Por otro lado, hoy Volodymyr Zelensky no tiene margen para hacer concesiones a Rusia. La mayoría de las autoridades y ciudadanos ucranianos no solo esperan recuperar las fronteras establecidas en 1991, sino también recibir reparaciones económicas y que los responsables de los crímenes de guerra cometidos durante el conflicto sean juzgados.

Cruces y chicanas. El viceministro de Relaciones Exteriores ruso, Andrei Rudenko, aseguró que su país está dispuesto a negociar un acuerdo de paz sin condiciones previas, aunque lamentó que Ucrania no manifieste buena voluntad para avanzar en este sentido. Según Rudenko, "Ucrania ha adoptado una ley que prohíbe mantener conversaciones de paz con Rusia. Es su elección. Nosotros siempre hemos declarado nuestra disposición a estas negociaciones, que fueron interrumpidas por algo que no fue nuestra culpa". Cabe mencionar que Ucrania promulgó a principios de octubre un decreto mediante el cual es imposible establecer negociaciones con Rusia para poner fin al conflicto.

Rudenko.jpeg
Andrei Rudenko, el portavoz de la negociación

Andrei Rudenko, el portavoz de la negociación "sin condiciones previas"

De momento parece haber poco -o nada- sobre lo que ambos países puedan negociar. Tanto Putin como Zelensky deben creer que tienen más para ganar con un acuerdo o más para perder sin uno. Solo así cambiaría el escenario, volviendo posible una negociación. Así, se avecinan varios meses más de enfrentamientos en el noroeste y sur de Ucrania, aunque eventualmente el frío y el empoderamiento del clima obligarán a reducir la intensidad de los combates y las operaciones militares. El invierno ofrecerá un relativo impasse que permitirá reflexionar sobre los costos de la guerra y la vigencia de los objetivos todavía vigentes.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar