SUSCRIBITE por $49
lunes 13 de mayo de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Investigación exclusiva

Rusia y un método macabro: secuestros de niños ucranianos

Mas de 19000 niños ucranianos han sido secuestrados por Rusia. En esta investigación se relata este drama a través de la historia de una de las víctimas.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
16 de agosto de 2023 - 09:01 Por Redacción El Archivo

Sashko Radchuk, un niño ucraniano de 12 años, escuchó las palabras que todo ucraniano teme: "irás a la filtración", un camino hacia la deportación, el encarcelamiento o incluso la MUERTE: esta es la desgarradora historia de una de las 19.000 víctimas de los secuestros de niños ordenados por el presidente de Rusia Vladimir Putin.

Más de 19.000 niños han sido enviados a través de los siniestros puntos de "filtración" de Rusia. Sashko es uno de los muchos niños secuestrados en una campaña patrocinada por Rusia digna de los tiempos de las hordas vikingas, en pleno siglo XXI.

Sashko Radchuk tenía solo 11 años cuando la esquirla de una bala le perforó el ojito izquierdo. "¡Me arde! ¡Me quema!" gritaba mientras estaba paradito junto a una fogata improvisada al aire libre, en la que él y su madre se habían visto obligados a cocinar, en una ciudad sin electricidad, agua corriente ni gas.

5 (16).png
Sashko Radchuk, de 12 años, víctima de la Rusia de Putin.

Sashko Radchuk, de 12 años, víctima de la Rusia de Putin.

Era finales de marzo de 2022 en la ciudad industrial de Mariupol, a solo 57 kilómetros de la frontera con Rusia, y los 400.000 residentes habían sido los más afectados por los bombardeos de Moscú desde febrero.

Las fuerzas rusas estaban arrasando la ciudad sin la menor consideración, sin mostrar piedad por vidas de los civiles. Como tantos otros, la familia de Sashko no pudo huir a tiempo. Sashko, medio ciego, corrió hacia su madre Snizhan. Ella trató desesperadamente de consolar a su hijo que lloraba. Ahí esa madre supo que tenía que actuar rápidamente.

Cuando terminó el bombardeo, madre e hijo salieron de su casa y buscaron a los soldados ucranianos por las calles. Los hombres los llevaron a un hospital militar en un búnker de la planta de acero Azovstal (aca se puede linkear Azovstal a la nota que yo escribi que tiene detalles de esos bunkeres) , uno de los últimos focos de la ciudad del este de Ucrania en caer ante el enemigo semanas después.

Cuando madre e hijo llegaron al hospital de campaña, el niño apenas podía ver con el ojo lesionado. Los médicos pudieron extraer la esquirla de la bala, pero Sashko y su madre quedaron atrapados en el ardor de los bombardeos y ya no pudieron salir.

Mamá e hijo pasaron más de quince días en los subsuelos de la planta Azovstal. "Ayudábamos a los médicos. Mi trabajo consistía en pegar números en las camas", recuerda Sashko, mientras su madre ayudaba a cocinar.

El 13 de abril, las tropas rusas capturaron el hospital de campaña. Y fue entonces cuando realmente comenzó la pesadilla el niño Sashko.

1 (11).png

La suya es una de las muchas historias impactantes de niños secuestrados en una grotesca campaña patrocinada por Rusia, que han sido verificadas por Reckoning Project, un equipo de periodistas e investigadores ucranianos e internacionales que documentan crímenes de guerra.

"Nos metieron en camiones con signos 'Z' [el símbolo de apoyo a la invasión de Rusia] y nos llevaron", dice Sashko. No sabe exactamente dónde, pero recuerda que a él ya su madre los llevaron a un hangar en medio de la noche y los registraron groseramente. Allí vio a cientos de soldados ucranianos heridos, además de mujeres médicas que los rusos sacaron del hospital.

A la mañana siguiente, un guardia les dijo a Snizhana y Sashko que los llevarían a casa. Los sacaron del hangar y los pusieron en un vehículo Audi de color gris. Pero el hombre de uniforme detrás del volante no los llevó a casa…

En cambio, pronunció las palabras que todo ucraniano en los territorios ocupados teme: "Irás a la filtración". La 'filtración' es el proceso dentro de los territorios ocupados de Ucrania donde las fuerzas de Putin 'filtran' a los ucranianos que se consideran desleales u hostiles al régimen del Kremlin. Puede resultar en deportación, encarcelamiento e incluso la muerte. El siniestro sistema opera en todos los pueblos y ciudades bajo control ruso y siempre es brutal. Tan brutal como Rusia en su esencia.

Los hombres son desvestidos, obligados a ponerse de rodillas y revisados por tatuajes patrióticos ucranianos. Las mujeres son interrogadas casi con la misma dureza.

Sashko descubrió más tarde que estaba en Bezimenne, un pueblo entre Mariupol y la frontera rusa, que se había convertido en uno de los principales puntos de 'filtración' para los civiles deportados de la ciudad.

La escuela de una aldea se había convertido en un área de espera para quienes soportaban la filtración. La gente a veces pasaba semanas allí. Se estaba construyendo toda una infraestructura para las deportaciones. Los rusos habían levantado dos tiendas de campaña en las que revisaban los teléfonos inteligentes en busca de algo sospechoso. Interrogaron a la gente sobre sus actitudes hacia Rusia, Putin y el gobierno de Ucrania.

Mucha gente ha desaparecido, para nunca más ser vista, de estos puntos de filtración. Tener alguna conexión con el ejército ucraniano, o incluso con una organización prominente de la sociedad civil, puede ponerlo en un gran peligro.

Snizhana estaba casada con un soldado ucraniano, hecho que no ocultó a sus captores. Al no tener documentos para confirmar su identidad, la llevaron a otra tienda, dejando al niño Sashko solo. Cuando pasó una hora que su mamá había sido trasladada a otro lugar, dos personas se le acercaron diciendo que eran de los "servicios para niños". La mujer vestía ropa de civil y el hombre, que Sashko supuso que era un soldado, tenía charreteras con la insignia de una de las repúblicas separatistas respaldadas por Rusia.

"Prepararse. Irás con nosotros", dijeron.

¿Dónde?" preguntó Sashko.

'Tu mamá volverá pronto', respondió uno de ellos, negándose a responder a su pregunta.

"Ni siquiera me dejaron despedirme", recuerda Sashko. "Estaba aterrado". Nada parecía real. Fue llevado a un hospital a 70 millas de distancia en la ciudad de Donetsk, bajo control ruso. Allí, todos los días, suplicaba a los médicos que encontraran a su madre, o al menos que contactaran a su abuela.

Pero era imposible. No tenía teléfono e incluso si hubiera logrado encontrar uno, no tenía el número de su abuela Liudmyla Siryk, que vive en el norte de Ucrania, a 400 millas de Donetsk. Después de que se interrumpieron las comunicaciones en Mariupol, estuvo preocupada durante semanas, sin poder comunicarse ni con su hija ni con su nieto.

Fue solo después de que un colega le mostró una publicación de Facebook con la foto de Sashko (uno de los médicos en Donetsk la había puesto en línea) que pudo comunicarse con el hospital y escuchar la voz de su nieto. Cuando finalmente hablaron, Sashko le rogó: ' ¡Abuelita, por favor, sácame de aquí! ¡Quieren ponerme en un orfanato!

Él le dijo que a su madre la habían llevado a algún lugar, pero que no sabía adónde.

Su abuela reunió todos los documentos que necesitaba para recuperar a Sashko, pero tomó tiempo. Y Sashko estaba al teléfono constantemente, cada día más preocupado. 'Por favor, no lo lleven a ningún lado, ya voy', le dijo la abuela a un miembro de la administración del hospital. Y ella fue fiel a su promesa.

Liudmyla primero cruzó Ucrania, luego Polonia, Lituania, Letonia y Rusia para ingresar a los territorios ocupados y rescatar a Sashko. La abuela apenas había salido de su casa antes, pero se embarcó en un viaje de miles de kilómetros, cargando los documentos para demostrar que Sashko era hijo de su hija.

Al documentar el secuestro sistemático de menores en Rusia, Reckoning Project está haciendo un trabajo esencial. La historia de los niños desaparecidos de Ucrania es una tragedia y un crimen internacional de guerra.

El Ministerio de Reintegración y la Oficina Nacional de Información de Ucrania dicen que más de 19.000 niños han sido deportados a Rusia en los 16 meses desde la invasión de Ucrania por Putin en febrero de 2022.

Según la directora ejecutiva de Unicef, Catherine Russell: "La guerra ha provocado uno de los desplazamientos de niños a gran escala más rápidos desde la Segunda Guerra Mundial".

2 (19).png

Y no hay duda de que la política de deportaciones de niños y el adoctrinamiento que las acompaña está organizada al más alto nivel del estado de la Federación Rusa. Por la deportación ilegal de niños, la Corte Penal Internacional emitió una orden de arresto en marzo para Putin y Maria Lvova-Belova, Comisionada Presidencial para los Derechos del Niño de Rusia. Lvova-Belova, senadora de 38 años del partido Rusia Unida de Putin, se ha convertido en el rostro de una campaña que parece tan popular en Rusia como odiada en Ucrania.

Ella adoptó a un ucraniano, Filipp Golovnya, de 17 años, quien según los medios estatales rusos se quedó sin hogar en Mariupol, después de haber sido expulsado por el ex esposo de su madre muerta y su nueva pareja. El adolescente apareció con su nueva 'madre' en un video de propaganda de media hora filmado el otoño pasado y titulado This Is My Child. "Ella es la mejor persona que he conocido", le dice Filipp a la cámara. Que la adopción haya sido posible, dijo Lvova-Belova a Vladimir Putin en una reunión en febrero, fue 'todo gracias a usted'.

Sashko Radchuk tiene casi 13 años ahora y está sano y salvo en territorio ucraniano, aunque su madre sigue desaparecida. "Él está conmigo ahora, estudiando aquí y esperando a su madre", dice Liudmyla. Es uno de los afortunados. En Ucrania, los niños suelen ser heridos, asesinados o sometidos a violaciones, torturas y otras atrocidades.

Y están siendo deportados a Rusia en masa.

The Reckoning Project documentó la historia de los tres niños Mezhevyi, también de Mariupol, que fueron separados de su padre en el mismo puesto de control que Sashko.

4 (25).png
Los tres niños Mezhevyi, de Mariupol, fueron separados de su padre.

Los tres niños Mezhevyi, de Mariupol, fueron separados de su padre.

El padre, Yevhen, fue detenido ilegalmente y sus hijos fueron transportados cientos de millas a la región de Moscú. La familia había estado viviendo en un búnker debajo de uno de los hospitales de Mariupol durante semanas cuando los soldados rusos llegaron a "evacuarlos" a un pueblo cercano en abril, supuestamente por su propia seguridad. Allí los separaron y los llevaron a Bezimenne, el mismo pueblo al que llevaron a Sashko. Como exsoldado ucraniano, Yevhen fue llevado a un centro de filtración y los niños a la 'casa de la cultura' de la aldea, un centro comunitario local.

Matvii, de 12 años, permaneció en la 'casa de la cultura' durante semanas, junto con sus hermanas Sviatoslava, de nueve, y Oleksandra, de siete. Ninguno tenía idea de dónde estaba su padre. El personal le dijo a Matvii que es posible que su padre no regrese durante años. Las cosas pronto empeoraron mucho. Los funcionarios del servicio social llevaron a los niños a un hospital a varias millas de distancia y luego, después de dos semanas, los transfirieron al Centro Social Infantil de Donetsk.

"Vas a ir a Moscú. Para unas vacaciones", se les dijo a los niños antes de volar a Rusia con otros 30 niños y ponerlos en la pensión de Polyany, una instalación de acceso restringido con cercas de alambre de púas y controles de pasaporte a la entrada. Su padre, Yevhen, de regreso en Donetsk, había sido liberado después de seis semanas en una prisión rusa. Desesperado por encontrar a sus hijos, logró contactar con el campamento en Rusia con la ayuda de una organización humanitaria. Pero cuando habló con Matvii, el niño tuvo una noticia impactante: "¡Papá, tienes cinco días para venir a buscarnos o seremos adoptados!".

3 (22).png

Le dijo a su padre que los maestros no les permitirían regresar a Ucrania debido a la guerra. Se les estaba dando una dura elección: un hogar de acogida ruso o un sombrío orfanato ruso. Yevhen no tenía el dinero en efectivo pero fue asistido por una organización benéfica para ir a Moscú, donde llegó el 19 de junio de 2002, y fue recibido por una mujer que lo llevó a la pensión infantil, donde fue recibido por un psicólogo y un representante del Departamento de Apoyo a las Operaciones del Comisionado Presidencial para los Derechos del Niño.

Después de interrogar a Yevhen, le permitieron ir a la pensión. El personal allí lo recibió con sorpresa.

"¡Todos los maestros vinieron, mirando, ya que no esperaban que viniera papá!", recuerda Matvii.

Yevhen empacó las pertenencias de sus hijos, completó el papeleo necesario, que tardó medio día en completarse, y tomó oficialmente la custodia de sus hijos.

Se quedaron en Moscú unos días más. Debido a los combates en Ucrania, decidieron buscar refugio en Letonia. El 22 de junio llegaron a la capital de Letonia, Riga, donde han estado desde entonces.

Los niños siempre han sido peones en la guerra. Millones fueron desplazados en Europa después de la Segunda Guerra Mundial, y muchos se convirtieron en peones en una batalla política más amplia cuando amaneció la Guerra Fría.

Diferentes grupos políticos ofrecerían asistencia humanitaria a los niños desplazados para inculcar sus valores en los más vulnerables y maleables de la sociedad.

Esto está sucediendo de nuevo.

Según el Observatorio de Conflictos de Yale en los Estados Unidos, Rusia ha establecido instalaciones especiales: "campamentos de verano" malignos donde los niños ucranianos separados de sus familias son sometidos a 'reeducación' para volverse prorrusos. Se ven obligados a cantar el himno nacional ruso y visitar sitios patrióticos. Los chicos tienen que hacer entrenamiento militar. Naciones Unidas considera este comportamiento como una de las 'Seis Graves Violaciones' contra los niños durante los conflictos armados.

Según el derecho internacional, los niños pueden ser trasladados a un tercer país, no a un país que sea parte en un conflicto.

El mes pasado, el defensor del pueblo ucraniano afirmó que tales acciones “tienen signos de una política genocida destinada a convertir a los niños ucranianos en enemigos de su propia nación”.

Las autoridades ucranianas confirman que de más de 19.000 niños deportados a Rusia, solo 373 han sido devueltos, gracias al esfuerzo conjunto de sus familias, voluntarios y funcionarios.

El paisaje de Ucrania está salpicado de recuerdos de pérdidas. En el costado de la autopista que conduce a Kharkiv, hay una valla publicitaria con una foto de un soldado ucraniano. 'Él dio todo para que puedas ser libre', reza. En esta guerra, todas las atrocidades se conducen a Rusia. Las ciudades y los pueblos están marcados y marcados por cohetes y misiles. Los edificios convertidos en escombros se han vuelto tan ubicuos que ahora son parte de la geografía nacional. Ríos envenenados; represas destruidas. El ecocidio se ha convertido en un arma de guerra rusa.

Pero nada afecta tanto como las deportaciones de niños. Son actos descarados dignos del estalinismo en el siglo XXI y son los niños de Ucrania las mayores víctimas de Rusia.

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar