SUSCRIBITE por $49
miércoles 10 de abril de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
La crueldad en primera persona

Rusia y el traslado forzoso de prisioneros ucranianos

Tras la ocupación de los territorios, los ucranianos que se encontraban cumpliendo condenas en sus cárceles fueron trasladados forzosa e ilegalmente a Rusia.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
4 de septiembre de 2023 - 16:35 Por Redacción El Archivo

Al estallar la invasión rusa a gran escala de Ucrania, los ucranianos que se encontraban cumpliendo condenas en las cárceles ucranianas, tras la ocupación de los territorios, fueron trasladados forzosa e ilegalmente a cárceles de la Federación Rusa. Éste tipo de historias no fueron contadas hasta ahora.

1.png

Oleksiy tiene 47 años y es de Mykolaiv. En 2020 fue encarcelado en la cárcel de Jersón por robo. Se suponía que debía quedar libre el 28 de julio de 2023, pero debido a la invasión rusa a gran escala de Ucrania, esto no sucedió. En el otoño de 2022, cuando los rusos huían de Jersón, llevaron a Oleksiy y a otros 2.500 prisioneros al sur de Rusia y los distribuyeron en varias cárceles. Allí fueron constantemente torturados, humillados y obligados a aceptar la ciudadanía rusa. En agosto, voluntarios de la organización internacional Unmode, que ayuda a los presos en los países postsoviéticos, llevaron a Oleksiy y a otros cinco prisioneros rusos a Georgia. Todavía están ahí.

Oleksiy contó su historia, y la directora de Unmode, Aydana Fedosik, explicó cómo esta historia coincide con otras de prisioneros que fueron sacados clandestinamente del país por los ocupantes rusos.

Oleksiy: En 2022 estuve preso en Jersón por robo. Cuando los rusos ocuparon la ciudad, el jefe de la cárcel Yugen Sobolev y los guardias se pasaron a su lado. Poco cambió en la cárcel bajo la nueva dirección de los ocupantes. En sus instalaciones y territorio, los rusos reparaban su equipo militar y en la cantina servían la comida a sus soldados. En total, al comienzo de la ocupación. había unos 900 prisioneros en la cárcel.

Aydana: En los primeros meses de la guerra, ninguna de las organizaciones internacionales prestó atención al problema de los prisioneros ucranianos. Esto fue facilitado por la declaración de Lyudmila Denisova (ex ombusdman de Ucrania) de que todos los prisioneros fueron evacuados de Jersón. Tanto antes como durante la guerra, Unmode mantuvo contacto con prisioneros ucranianos en Jersón. En tiempo real, los prisioneros hablaron de las palizas y de cómo los rusos utilizaban camiones KAMAZ para sacar medicinas y productos de las cárceles. Al menos una persona recibió un disparo en el centro de prisión preventiva de Jersón y su compañero de celda se vio obligado a limpiar el lugar de ejecución, nos contó un preso que fue testigo.

image.png

Oleksiy: Empezaron a sacarnos de Jersón hacia la orilla izquierda del Dniéper en vísperas de la liberación de Jersón. El 25 de octubre de 2022, cargaron a todos en camiones y los transportaron en partes a la cárcel n.° 7 en Staraya Zbur'ivka. Los funcionarios del régimen ruso nos decían que nos estaban "salvando". También había gente de otras cárceles. En total fueron traídos unos 1.700 prisioneros de 5 cárceles ucranianas. En la cárcel de Staraya Zbur'ivka había enfermos de tuberculosis, que terminaron contagiando a otros prisioneros compañeros de traslado. Allí estábamos sentados 2.500 personas junto con los de Zbur'iv; las condiciones eran terribles, varias docenas de personas estaban en una pequeña celda como sardinas en la lata. Así estuvimos una semana y media.

Aydana: Prisioneros de todas las cárceles de Jersón y centros de detención preventiva fueron llevados a Stara Zbur'ivka. Según los prisioneros, allí los golpearon y los tiraron al suelo. A pesar de que allí había pacientes con tuberculosis, no había medicamentos.

Oleksiy: El 3 de noviembre de 2022, las personas fueron trasladadas por etapas desde Zbur'ivka a Crimea. Me llevaron la noche del 4 de noviembre. Fue en cinco camiones KAMAZ con 50 personas cada uno. No me explicaron adónde íbamos. La ruta desde Zburivka era la siguiente: el centro de detención del FSB (ex KGB) en Simferopol, la cárcel N°: 126 en Kerch y la cárcel N°: 14 en Krasnodar.

Aydana: Cuando los muchachos dijeron en noviembre "nos llevarán a Crimea, perdón", nos estábamos preparando para lo peor: que los llevarían al frente y que detrás de ellos se colocarían unidades de bloqueo. Sin embargo, más tarde los chicos se pusieron en contacto con nosotros desde Rusia. A finales de diciembre ya lo sabíamos: los secuestrados en las cárceles ocupadas fueron distribuidos únicamente en las cárceles del sur de la Federación Rusa: las regiones de Krasnodar y Volgogrado, y algunas más, en Rostov del Don.

Oleksiy: Nos llevaron hasta Simferopol en un periplo que duró diecisiete horas. Tan pronto como salimos del aparcamiento de la prisión del FSB (ex KGB) en Simferopol, nos golpearon brutalmente. Simplemente intentè levantar la cabeza o mirar hacia otro lado; solo logré que me peguen con un garrote en las piernas, tanto en las costillas como en la cabeza. Los que caían al suelo, eran los que más golpeaban. Nos registraron y se llevaron todas las pertenencias personales: bolsas, té, cigarrillos, incluso pasta de dientes o medicinas. Todo esto ante los gritos de "fascistas", "nazis", "banderovtsi". Pasamos dos horas en el FSB (ex KGB). Luego hubo una parada en la cárcel de Kerch y luego en Krasnodar. En total viajamos durante un día y medio. Había 50 personas en el aparcamiento, por lo que casi todos estaban de pie. No se les permitió comer ni beber durante todo este tiempo.

Aydana: Los 2.500 prisioneros ucranianos fueron transportados en convoyes a través de Crimea por el Servicio Penitenciario Federal de Rusia. Muchos fueron brutalmente golpeados y registrados en el camino. Los rusos buscaban ex soldados, así como tatuajes con los símbolos de "Azov" o cruces esvásticas nazis. Algunos de los presos fueron asesinadas en Simferopol y Kerch.

Oleksiy: En Krasnodar, tan pronto como salimos del aparcamiento, nos golpearon y nos registraron de nuevo. A la intemperie nos obligaron a ponernos uniformes rusos. Hacía mucho frío y estábamos descalzos sobre el cemento. A algunos los obligaron a desnudarse completamente en presencia de supervisoras. El grupo de prisioneros fue inspeccionado buscando tatuajes que indicaran alguna ideología. Yo tengo muchos tatuajes, uno de ellos es una mujer con uniforme militar alemán. No se trata en absoluto del nazismo y [en la prisión] todo el mundo lo sabe. Pero en cuanto la vieron dejaron de golpear a los demás y todos me empezaron a pegar a mí. Me golpearon tanto que no podía caminar. Después de eso, me enviaron a una celda de aislamiento durante dos semanas.

Permanecí en el centro de detención especial durante un mes y medio. Primero, por un tatuaje, luego por mi pin "con el águila nazi". Cuando llegamos a la cárcel de Krasnodar, unos presos rusos me regalaron un pin que habían tallado ellos mismos. Y yo lo acepté buscando generar empatía. Resultó ser una trampa. Uno de los carceleros dijo que era un símbolo nazi. Por esto me arrojaron nuevamente a una celda de aislamiento.

Las celdas en Krasnodar eran normales: cálidas, amuebladas; todo esto lo hacían los propios prisioneros. Pero la diferencia entre la cárcel ucraniana y la rusa se nota inmediatamente. En Ucrania, si tienes razón, puedes explicárselo, demostrárselo al carcelero y te van a entender. En Rusia matan todo lo humano que hay en las personas, no solo en los ucranianos: odian a los suyos.

3.png

4.png

Aydana: Cuando trajeron a los ucranianos a Rusia les quitaron todo, incluso la ropa interior. Durante las primeras semanas vivieron en un cuartel separado de los demás. A otros presos se les prohibió acercarse a ellos y los carceleros dijeron: "Aquí tienen fascistas". Posteriormente, los ucranianos empezaron a tener problemas de salud debido al VIH o la tuberculosis, que no eran tratados médicamente en Rusia. Después de eso, sí tuvieron ciertos derechos: fueron trasladados a celdas ordinarias, se les permitió usar ropa interior y comenzaron a dar medicamentos a los enfermos.

Oleksiy: En la cárcel, los ucranianos fueron interrogados, golpeados y se les ofreció la ciudadanía rusa. Durante las dos primeras semanas fueron llevados a las autoridades de la prisión para ser interrogados. Constantemente hacían las mismas preguntas: preguntaban sobre la actitud hacia Ucrania, hacia Putin, qué pensábamos sobre la guerra y si queríamos luchar. Por supuesto, nadie les dijo la verdad. Algunos fueron golpeados durante estos interrogatorios, yo no. El grupo de prisioneros estaba convencido de que Ucrania nos había abandonado y constantemente se ofrecían a aceptar un pasaporte ruso. Si se negaba, le preguntaban por qué y qué pensaba de Ucrania. Un operador me dijo que yo era ruso porque pensaba que era de Jersón. No pude soportarlo y dije: era ucraniano y lo seguiré siendo. Por eso me amenazaron con llamar al FSB (ex KGB) y ejecutarme en el bosque.

Aydana: A los prisioneros ucranianos se les ofrece constantemente la ciudadanía rusa. Su principal "ventaja" es que una vez finalizada la condena son realmente liberados y no llevados a una prisión de migración. De jure, una persona con pasaporte ruso puede regresar a Ucrania: existen precedentes aislados. Pero también existe el riesgo de recibir una citación al ejército ruso.

Oleksiy: Después de las dos primeras semanas de interrogatorios, ya no nos tocaban. Los oficiales del régimen sólo golpearon a los "zovjoz", así se llama a los prisioneros que trabajaban para la administración de la cárcel en Ucrania. Luego nos vigilaban constantemente. Querían saber cómo se comportan los ucranianos, de qué hablan entre ellos. Algunos prisioneros rusos informaron sobre esto a la administración.

Aydana: A los presos en Rusia no se les permite tener sus propias cosas ni teléfonos. Sin embargo, todavía tienen ciertos derechos. Se les proporciona comida, un abogado puede asistirlos, aunque no tiene sentido, y pueden recibir una "encomienda".

Oleksiy: No tuvimos ninguna pelea con los propios prisioneros rusos. Pero nos peleamos a causa de la guerra. La televisión siempre está encendida en la celda. Para los prisioneros rusos, "Ren TV" es lo mejor que puede haber. Son como zombies, se niegan incluso a entrar a YouTube. Por eso, algunos de ellos quieren ir a la guerra a pelear si eso les implica un indulto. Normalmente la guerra es sólo una forma de liberarse. Personalmente vi cómo "Wagner" llegó a la zona tres veces. Todos acudieron a ellos voluntariamente, varias decenas de personas cada vez. Suelen ser aquellos que tienen una condena de 13 a 25 años. A los ucranianos no se les ofreció nada parecido y entre nosotros no había nadie dispuesto a hacerlo.

Aydana: Los ucranianos no son sacados de las cárceles para ir a la guerra, pero en algunas cárceles se les obliga a trabajar y se les lleva a zonas industriales en igualdad de condiciones que los rusos. Además, en el verano de 2023, los ucranianos cuya condena estaba a punto de expirar comenzaron a ser llevados a trabajar a Kerch. Allí construyen una cárcel y nunca regresan a Rusia. Estos prisioneros denuncian palizas, torturas y violencia sexual en Kerch. Al final del plazo, son liberados y, en teoría, pueden regresar a Ucrania.

Oleksiy: El 28 de julio de 2023 expiró mi condena y dejé la cárcel. Pero no tuve tiempo de dar ni dos pasos antes de que la policía me detuviera. Me detuvieron porque "crucé ilegalmente la frontera rusa". Los policías se quejaron de que en mi certificado de liberación decía "liberado de la cárcel de Zbur'ivka" (que está en Ucrania), aunque yo estaba en Krasnodar (en Rusia). Me llevaron a la comisaría, me impusieron una multa de 2.000 rublos e inmediatamente me llevaron al tribunal y luego al centro de inmigración de Gulkevichi. Allí se mantiene a los que ya han salido de prisión. Pasé casi un mes allí.

Aydana: La detención inmediatamente después de salir de prisión es un esquema típico. El tribunal otorga a los ucranianos un decreto de "deportación", pero no hay instrucciones sobre qué hacer a continuación para salir de Rusia. Por lo tanto, las personas pueden quedarse atrapadas durante mucho tiempo en centros de migración, que se parecen más a prisiones para inmigrantes. Aquí también se ofrece la ciudadanía rusa.

Oleksiy: El centro de migración es básicamente otra prisión, pero las condiciones allí son un poco mejores. Estaban conmigo 70 ucranianos y aún más: tayikos, uzbekos y otros. No se sabe cuándo serás liberado de allí ni de qué depende. Hay gente que lleva más de un año esperando allí. Por lo general puedes estar hasta dos años en ese tipo de lugares, según me explicaron.

Cuando estábamos en Rusia, Ucrania no se puso en contacto con nosotros en absoluto. Tanto en la cárcel como en el centro de migración, los voluntarios se mantuvieron en contacto constante con nosotros. Sin ellos no hubiera sido posible salir. Una tarde vinieron los voluntarios y dijeron que por la mañana iríamos a la frontera. Así que el 16 de agosto de 2023, los alguaciles nos llevaron a mí y a otros cinco ucranianos a Verkhnyi Lars.

Aydana: Desde nuestra ONG estamos involucrados en el proceso de retorno de personas de Rusia cuando ya ingresaron al centro de migración, es decir, están legalmente libres. Sin embargo, son las propias personas quienes se comunican con los funcionarios de migración y deben iniciar conversaciones sobre el retorno. Los ucranianos deberían explicar a los inmigrantes sus derechos y planear abandonar la Federación Rusa o presentar quejas por su inacción. Nuestra tarea es proporcionar a la gente toda la información. Sin embargo, todo depende de la personalidad: si el director del centro no quiere que los ucranianos se vayan, eso no sucederá. Por ejemplo, la administración del centro de migración de Gulkevichy ignora la solicitud de deportación de 30 ucranianos que llevan más de 10 meses detenidos allí.

Oleksiy: En la frontera, los rusos rápidamente nos dejaron pasar y marcaron en nuestros pasaportes como INADMITIDOS en Rusia. Pero Georgia no nos dejó pasar. No sé por qué. Así que estuvimos atrapados en la zona de tránsito de la frontera durante 11 días.

Aydana: Georgia se negó a dejar entrar a los ucranianos por razones de seguridad, porque son ucranianos, ex prisioneros que abandonaron Rusia y los guardias fronterizos no conocen su historia, sus antecedentes penales. Anteriormente resolvimos todos los problemas con Georgia a través de la embajada de Ucrania, pero esta vez no funcionó. Presentamos una denuncia ante el TRIBUNAL EUROPEO DE DERECHOS HUMANOS (TEDH) contra el gobierno de Georgia y solicitamos medidas urgentes. El TEDH formuló una pregunta a Georgia, cuya respuesta debía recibir antes del 31 de agosto. Y el 27 de agosto los chicos fueron liberados. Mientras los prisioneros estaban allí, nuestros voluntarios les entregaron comida.

5.png

Oleksiy: En Verkhnyi Lars pasamos varios días simplemente a la intemperia con una temperatura de +10 . Luego unos albañiles locales nos permitieron pasar la noche en su habitación en la frontera, y más tarde los guardias fronterizos también les dejaron entrar a sus habitaciones. Esto ocurrió después de que las fuerzas especiales rusas intentaran secuestrar a uno de nosotros en la zona de tránsito. La policía georgiana lo evitó y puso bajo vigilancia a todo el grupo. El día 11, el jefe de la guardia fronteriza se nos acercó y nos dijo: nos dejarán pasar si rechazamos su protección en vídeo. Lo hicimos y nos permitieron pasar. Inmediatamente nos recibieron unos voluntarios y nos llevaron a un albergue en Tbilisi.

Aydana: El 80% del éxito de una salida de la Federación de Rusia depende de la terquedad de una persona, su conocimiento de la ley y la disponibilidad de documentos. Otro 20% depende de los trabajadores de las cárceles y centros de migración. Sin embargo, si una persona no tiene documentos para salir y no hay familiares en Ucrania que puedan ayudar con los documentos, las posibilidades de repatriarlo son casi nulas.

6.png
Ex prisioneros ucranianos inmediatamente después de llegar a Georgia.

Ex prisioneros ucranianos inmediatamente después de llegar a Georgia.

Oleksiy: Ahora estamos en Tbilisi, todo está bien. Lo principal ni siquiera es que estamos libres, sino que salí de ese subestado. Quiero volver a Ucrania. Mi madre está allí, no es joven. Pero todavía no sé qué hacer a continuación. Necesito poder volver a casa.

Aydana: Desde enero de 2023, la ONG UNMODE logró liberar a 78 ucranianos de un doble cautiverio (prisión y Rusia). La mitad de estas personas ya se encuentran en Ucrania. En el territorio de Rusia acompañamos a otras 101 personas, que se están preparando para abandonar la Federación Rusa. Algunas personas llegan con éxito a Georgia, pero no pueden salir por falta de documentos. En teoría, podrían salir con pasaportes "blancos", pero esta opción aún no está disponible para los presos.

prisiones rusas 08.png
Ex prisioneros ucranianos antes de regresar a Ucrania

Ex prisioneros ucranianos antes de regresar a Ucrania

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar