SUSCRIBITE por $49
domingo 21 de abril de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Especial para El Archivo

Rusia: La "reeducación patriótica" de los niños ucranianos

La Rusia de Putin secuestra y aloja en campos correccionales a decenas de miles de niños y niñas ucranianos, cometiendo crímenes de lesa humanidad.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
31 de marzo de 2023 - 11:40

El terror contra la población civil de Ucrania es ahora una estrategia deliberada de Rusia. Incluye bombardeos de infraestructuras civiles y críticas, torturas, violencia sexual y campos de filtración en los territorios ocupados. Junto a todo esto, uno de los crímenes más atroces en la actualidad es la deportación forzosa de niños ucranianos al territorio de Rusia y Bielorrusia.

Como es sabido, el Tribunal Penal Internacional de La Haya ha emitido una orden de detención contra el presidente ruso Vladimir Putin por deportar a niños ucranianos a Rusia. El tribunal también emitió una orden de detención contra la comisaria rusa para la infancia, Maria Lvova-Belova, que no solo está implicada en la organización de las deportaciones, sino que también adoptó ilegalmente a un niño ucraniano de Mariupol.

lvova.jpg
La comisaria de Rusia para la infancia, Maria Lvova-Belova

La comisaria de Rusia para la infancia, Maria Lvova-Belova

Durante toda la guerra de Rusia contra Ucrania, con el pretexto de la "evacuación voluntaria" y el "cuidado de la generación más joven", Rusia ha estado intentando llevarse a tantos menores ucranianos como ha podido de los territorios controlados temporalmente. A estos niños se les asimila, se les enseña en las escuelas según los métodos de la propaganda rusa, se les adopta, y se les envía a campos de "reeducación", entre otras cosas.

Según el portal estatal "Niños de la guerra", más de 16.000 menores han sido deportados desde el inicio de la guerra a gran escala. Sin embargo, cabe señalar que se trata de casos registrados y verificados que no son definitivos debido a las hostilidades activas y a la ocupación temporal de partes de Ucrania a las que actualmente no hay acceso. Según informaciones no oficiales, el número de niños deportados puede alcanzar los 200.000.

Los activistas de derechos humanos afirman que el número de niños ucranianos deportados a la fuerza asciende a 700.000, ya que incluyen a todos aquellos a los que, incluso con sus padres, no se les dio otra alternativa que ir a Rusia. El hecho de deportar a niños es un componente del delito de genocidio, y el traslado forzoso de niños ucranianos para su posterior asimilación en Rusia es un intento de Rusia de destruir la identidad ucraniana.

A fines de mayo, Rusia simplificó el procedimiento para adquirir la ciudadanía para los niños que estaban bajo ocupación, y esto crea una oportunidad para que los rusos los adopten. Los cambios en la legislación rusa que están planeando permitirían cambiar el estado civil de estos niños en menos de 24 horas, modificando sus apellidos, nombres, lugares y fechas de nacimiento para que se conviertan en rusos perfectos.

Rusia traslada desde Ucrania centenares de niños para iniciar procesos de adopción

La propaganda rusa especula constantemente con el tema de los niños en sus historias y noticias. Subraya constantemente que los ucranianos supuestamente están matando a sus propios hijos en Donbás, abandonándolos a su suerte y abusando de ellos. Rusia, en este caso, parece desempeñar el papel de salvador.

Por ejemplo, el representante ruso ante la ONU, Vasily Nebenzya, declaró que, al sacar a los niños de Ucrania, las autoridades rusas querían "protegerlos del peligro de las operaciones militares" y que Rusia estaba dispuesta a devolverlos a Ucrania cuando fuera seguro. Pero, por supuesto, guarda silencio sobre el hecho de que este peligro y todos estos horrores fueron traídos directamente por los rusos.

En realidad, este escenario, como todos los demás, está diseñado exclusivamente para un público nacional de Rusia. En esencia, los ocupantes rusos están robando niños ucranianos, separándolos de sus familias, llevándolos a internados y campos correccionales, y llevando a cabo una "reeducación patriótica". No se les da la oportunidad de ponerse en contacto con sus familiares y se les priva de sus documentos en un intento de borrar su nacionalidad.
En video: Rusia adiestra militarmente a niños de Crimea en edad escolar #Shorts | Noticias Telemundo

El proceso de devolución de cada niño es individual y muy complicado. Ucrania exige constantemente la devolución de los niños, pero los rusos bloquean completamente este proceso. Al mismo tiempo, Lvova-Belova confirmó que Ucrania exige que los niños sean devueltos a su país de origen. Hasta ahora, Ucrania sólo ha conseguido devolver a 307 niños.

"Los niños deportados que fueron devueltos a Ucrania afirman que los amenazaron con aislarlos, internarlos, golpearlos con palos y llevárselos en dirección desconocida por gritar "Gloria a Ucrania". Les dijeron que sus padres les habían abandonado y que ya eran "niños de Rusia". Si esto no es una política de genocidio, ¿qué lo es?". - declaró Mykhailo Podolyak, asesor del Jefe de la Oficina Presidencial.

Se hace evidente que el verdadero objetivo de la guerra de Rusia no es la llamada "desmilitarización", o la amenaza de la OTAN, sino el deseo de destruir la identidad ucraniana en general y la rusificación de la población infantil, que podría ser manipulada en intereses de Rusia.

En general, podemos señalar que la guerra de Rusia contra Ucrania trastornó la vida de millones de niños, dejando profundos traumas de por vida. La guerra provocó uno de los movimientos de niños a gran escala más rápidos desde la Segunda Guerra Mundial, marcando un hito siniestro cuyas terribles consecuencias se pueden sentir durante al menos varias generaciones por venir.

La orden de detención de Putin iniciará de hecho una responsabilidad histórica para los funcionarios del Estado-terrorista, que hoy se han convertido oficialmente en sospechosos de un crimen de guerra a pesar de todas las negaciones y amenazas. Este es el comienzo del proceso para llevar a Rusia, a todos los responsables, ante la justicia por los crímenes y atrocidades cometidos en Ucrania.

Por supuesto, no ocurrirá gran cosa a corto plazo. Sin embargo, este es el comienzo que muchos esperan, porque determinará el futuro no sólo de Ucrania, sino de todo el mundo democrático.

----------------------------------------------------------------------------

Por Alina Rógach. Lic. en Estudios Regionales de la Universidad Nacional Tarás Shevchenko de Kyiv. Analista del programa de cooperación para España y Latinoamérica del Centro de Diálogo Transatlántico de la capital ucraniana.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar