SUSCRIBITE por $49
jueves 16 de mayo de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Investigación

Rusia: La mentira como arma de destrucción masiva

Rusia utiliza a la mentira como su gran aliada para justificar y extender su invasión sobre Ucrania, que ya lleva más de un año y medio

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
11 de octubre de 2023 - 08:32

Desde la invasión a Ucrania, las mentiras estatales en Rusia han alcanzado un nivel sin precedentes. El presidente ruso Vladimir Putin tiene una larga tradición de distorsionar la realidad y hacer caso omiso de los hechos. Esta práctica, herencia totalitaria de la era soviética, se está extendiendo por toda la sociedad rusa.

De pie solo en el escenario, iluminado con luces azules y rojas, el comediante ruso Danila Poperechny monologaba frases una tras otra, sin intervalos:

  • "No voy a cambiar la constitución"
  • "Tratamos a Ucrania como un estado soberano"
  • "No tenemos ningún plan de anexión para Crimea"
  • "Nuestros soldados no están ni han estado nunca en Donbas"
  • "No habrá una guerra"
  • "No es una guerra, es una operación militar especial"
  • "Ellos se están bombardeando"
  • "Estamos realizando ataques de precisión"
  • "No se convocará a ciudadanos para unirse al ejército"
  • No era necesario dar explicaciones: todos los presentes reconocían las palabras del presidente ruso Vladimir Putin.

Al final de esta enumeración, que se filmó durante su actuación en Londres en noviembre de 2022 y difundida en abril de 2023 en su canal de YouTube, "Spoontamer", que cuenta con 3,4 millones de suscriptores, el artista, muy crítico con las autoridades de Moscú y ahora en el exilio, concluye entre aplausos:

"Hay tantas mentiras que los rusos empiezan a creerlas. Porque se dicen a sí mismos: 'Bueno, no todo puede ser mentira'. Pero sí, todo son mentiras. ¡Cada maldita palabra lo es!"

Desde el comienzo de la invasión de Ucrania el 24 de febrero de 2022 no ha habido más lugar a dudas. Putin miente. Descaradamente. El mismo día en que sus tropas cruzaron la frontera hacia la "hermana" Ucrania, mientras una columna de vehículos blindados corría hacia Kiev, el jefe del Kremlin dijo en un discurso a la nación: "No es nuestro plan ocupar territorio ucraniano. No tengo intención de imponer nada a nadie por la fuerza." Unos días antes, Ben Wallace, entonces Ministro de Defensa británico, que había llegado a Moscú en un último intento por sondear las intenciones de Rusia, recibió las mismas afirmaciones de su homólogo ruso, Sergei Shoigu. Regresó a Londres convencido de que su interlocutor le estaba mintiendo deliberadamente y de que ya era demasiado tarde.

Guerra Rusia Ucrania.avif
Rusia comenzó la guerra contra Ucrania el 24 de febrero de 2022.

Rusia comenzó la guerra contra Ucrania el 24 de febrero de 2022.

Serbia: la geopolítica de la contradicción

“Después de su brutal invasión de la soberana Ucrania, Rusia no puede ser una opción para Serbia, porque el apoyo a los crímenes no puede ser una opción para ninguna nación y sus dirigentes” escribe Orhan Dragaš, fundador y director del Instituto Internacional de Seguridad con sede en Belgrado.

El presidente de Serbia, Aleksandar Vui, dijo recientemente que no hay sanciones serbias contra Rusia porque el 85% de los ciudadanos serbios apoyan y aman a Rusia.

¿Es sostenible esta política del país más grande de los Balcanes Occidentales, a la luz de la exclusión de Rusia del resto de Europa, Occidente y la civilización? La respuesta es no, y sólo una pregunta merece consideración: ¿cuándo, y no si, se producirá un cambio significativo?

Vui no exagera cuando habla del enorme porcentaje de ciudadanos serbios que sienten afecto por Rusia. Pero ese no es un parámetro según el cual un estadista debería tomar la decisión correcta para sus ciudadanos. Su trabajo y obligación estatal es dejar de lado los sentimientos de la mayoría y tomar decisiones basadas en la razón y los hechos.

Los socios occidentales están perdiendo la paciencia con Serbia debido a su renuencia a alinearse con la fuerte respuesta europea a la brutalidad de Moscú y los peores crímenes vistos después de la Segunda Guerra Mundial.

La vida cotidiana no sólo del 85% (sino del 100%) de los ciudadanos de Serbia está firmemente conectada con Europa, no con Rusia. Dos tercios (alrededor del 61%) del comercio de Serbia se realizan con economías de la UE, y Rusia sólo representa alrededor del 5%. De todas las inversiones extranjeras en Serbia, que son con diferencia las mayores de la región, casi el 70% proviene de la UE y menos del 10% de Rusia. Junto con las empresas nacionales, los inversores occidentales son, con diferencia, los mayores empleadores en Serbia, con cientos de miles de personas trabajando en sus empresas.

¿A qué renunciará la economía serbia cuando impone sanciones económicas a Rusia (un poco menos de mil millones de dólares en exportaciones, principalmente de alimentos e industriales)? Eso es menos de lo que Serbia exporta a la vecina Bosnia y Herzegovina (1.350 millones de dólares) o casi tanto de lo que exporta a Kosovo, que ni siquiera reconoce como Estado.

Anticipando un cambio en la política serbia hacia Rusia, es apropiada una analogía con 1948, cuando el líder de la entonces Yugoslavia, Tito, rompió los lazos con la URSS y Stalin. Fue incomparablemente más difícil para el líder de la Yugoslavia comunista tomar esa decisión que para Aleksandar Vui hoy, porque Stalin tenía cientos de miles de soldados de la URSS en la región listos para invadir Yugoslavia en cualquier momento.

Al mismo tiempo, el sentimiento hacia Stalin era tan fuerte que miles de estalinistas en Yugoslavia estaban dispuestos a apoyar la invasión desde dentro, incluso a costa de largas penas de prisión. Muchos generales y funcionarios de seguridad yugoslavos consideraban a Moscú y a Stalin sus jefes, no a Belgrado y Tito. Estaban dispuestos a morir por la URSS y Stalin.

Hoy en día no existe tal amenaza en Serbia. Más importante aún, Serbia está rodeada de países miembros de la OTAN e, independientemente de los sentimientos que uno tenga hacia Rusia, nadie en Serbia estaría dispuesto a ir a prisión, y mucho menos a morir, por Putin.

El hecho es que Rusia lleva años comportándose de forma destructiva con Serbia, tratándola como si fuera su provincia, convencida de que todo está permitido. Los servicios de inteligencia rusos son el principal exponente de esa actitud agresiva, no sólo hacia Serbia sino también hacia todos los Balcanes Occidentales.

Finalmente, en cuanto al “cordón umbilical” que une Serbia y Rusia, que es la alianza respecto de Kosovo, podemos concluir que se rompió el 24 de febrero de 2022, cuando Putin atacó a Ucrania. Aislada de los foros internacionales más importantes, Rusia es ahora rechazada por la comunidad mundial.

image.png
Otras épocas. En 2018, Serbia buscaba en Rusia un apoyo para resolver la disputa con Kosovo.

Otras épocas. En 2018, Serbia buscaba en Rusia un apoyo para resolver la disputa con Kosovo.

Moscú seguirá diciendo que protege a Serbia y Kosovo, tanto en la ONU como en otras organizaciones, pero eso es lo que dicen los indefensos y aislados, cuya voz no vale nada en las relaciones internacionales. Serbia no necesita esa Rusia. Serbia debe distanciarse y centrarse en sus propios intereses.

Los partidarios de Rusia en Serbia dicen con frecuencia que Moscú nunca ha impuesto sanciones a Serbia, lo cual sencillamente no es cierto. De unas 150 resoluciones aprobadas por el Consejo de Seguridad a principios de la década de 1990 sobre la desintegración de Yugoslavia, una docena preveía castigos y sanciones contra la entonces República Federativa de Yugoslavia, es decir, sanciones contra Serbia, y ninguna tenía un veto ruso.

Como Rusia se ha comprometido a imponer sanciones a Serbia, ahora, cuando debería tomar represalias con una medida similar, Belgrado no debería tener ninguna consideración hacia Moscú. Serbia debería responder a Rusia en la misma línea.

Después de su brutal invasión de la soberana Ucrania, Rusia no puede ser una opción porque el apoyo a los crímenes no puede ser una opción para ninguna nación y sus dirigentes. Hoy en día, ser amigo y asociado de la Rusia de Putin significa ser cómplice. Ya no es una pregunta

¿Vladimir Putin siempre ha sido corrupto? ¿Y eso importa?

Putin era “la persona a conocer en San Petersburgo”, según Karen Dawisha, profesora de ciencias políticas Walter E. Havighurst y directora del Centro Havighurst de Estudios Rusos y Postsoviéticos de la Universidad de Miami, en una discusión del Instituto Kennan el 16 de abril de 2012. En mayo de 1990, Vladimir Putin se convirtió en asesor del alcalde de San Petersburgo, Anatoly Sobchak, y luego en teniente de alcalde y jefe del Comité de Relaciones Económicas Exteriores (CFER). La función del comité era fomentar, regular y autorizar el establecimiento de comercio exterior en San Petersburgo. Los funcionarios de Moscú otorgaron a Putin autorización para emitir licencias y contratos para realizar comercio exterior.

mentiras rusas 02.webp

A principios de la década de 1990, miles de millones de dólares fluyeron hacia el extranjero desde Rusia. Estos fondos procedían de una variedad de fuentes, sostuvo Dawisha, incluidas cuentas del PCUS (Partido Comunista de la Unión Soviética) y la KGB, el crimen organizado y recibos de ventas de productos rusos comprados a bajo precio en el mercado interno y vendidos a alto precio en el mercado extranjero. El presidente Yeltsin y el primer ministro Gaidar contrataron a la firma estadounidense de investigación privada, Kroll Associates, para rastrear y repatriar dinero ilegalmente retenido o llevado al extranjero por el ex Partido Comunista y agencias gubernamentales soviéticas, incluida la KGB. Buscaban cerca de 50 mil millones de dólares de ingresos libres de impuestos. Kroll descubrió cientos de cuentas bancarias extraterritoriales abiertas por ex funcionarios soviéticos. Como resultado de las conclusiones de Kroll, el gobierno ruso aprobó una ley que le otorgaba el derecho de confiscar fondos ilegalmente llevados al extranjero.

Sin embargo, si el dinero saliera de Rusia legalmente, el gobierno no podría confiscarlo. Para transferir dinero legalmente y exportar bienes al extranjero, los empresarios de San Petersburgo necesitaban licencias. El vicealcalde Putin firmó miles de licencias y contratos, legalizando una amplia gama de exportaciones y transferencias. Una investigación sobre sus actividades realizada por el ayuntamiento de San Petersburgo concluyó que Putin había firmado contratos antes de recibir autorización oficial para hacerlo, y en condiciones que incluían el pago de comisiones sustanciales de entre el 25 y el 50 por ciento al CFER por cada contrato y licencia que aprobado.

El legislador no sólo estaba preocupado por las condiciones de los contratos, sino que también citó muchos casos de incumplimiento. Los ciudadanos sufrían escasez, especialmente de alimentos. Se habían firmado contratos para que las materias primas salieran al exterior a cambio de alimentos, pero los suministros contratados no llegaban o llegaban en envíos incompletos. Se convocó una investigación parlamentaria, la Comisión Sal'ye, para investigar la escasez y los contratos estatales. La comisión Sal'ye solicitó que Putin presentara los contratos y licencias que autorizó. Putin se negó a cooperar y después de ser citado a comparecer sólo liberó 12 de los miles de contratos que firmó.

La investigación de Putin por parte de la comisión Sal'ye encontró que las sanciones impuestas a las empresas que incumplían los acuerdos eran nulas o insignificantes; las empresas que recibieron contratos tenían estrechos vínculos con funcionarios de la oficina del alcalde; la mayoría de los contratos estaban preparados incorrectamente y no podían valerse ante un tribunal de justicia; se autorizaron enormes comisiones sobre los contratos; y las empresas desaparecieron poco después de que se realizaran los pagos de los contratos. Cientos de páginas de documentos fueron publicadas recientemente en la página de Facebook de Marina Sal’ye, días después de su muerte. Sin embargo, Putin nunca sufrió consecuencias legales por los detalles descubiertos por la Comisión Salye, a pesar de que el informe de la legislatura de San Petersburgo pedía su despido, observó Dawisha.

Putin también estuvo implicado en una investigación criminal realizada por las autoridades alemanas a principios de la década de 2000 sobre el holding inmobiliario de San Petersburgo, llamado SPAG. Los alemanes acusaron a SPAG de haber sido utilizado para lavar dinero desde y hacia San Petersburgo procedente de diversas fuentes, incluido el cartel de Cali. Putin era miembro del consejo asesor de SPAG y su nombre en la cabecera atrajo a inversores occidentales a San Petersburgo. Putin brindó protección a sus co-conspiradores cuando los contratos no se cumplieron, y aunque se emprendieron acciones legales contra SPAG, ninguno de los participantes rusos fue acusado.

Los dos casos que habían dado lugar a investigaciones criminales contra Putin se retrasaron durante años y finalmente se abandonaron. Cuando el caso iba a ser juzgado, Putin ya podía reclamar la presidencia de la Federación de Rusia.

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar