SUSCRIBITE por $49
domingo 26 de junio de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
El mundo ya naturalizó el conflicto

Gobiernos y líderes: ¿Una guerra que conforma a todos?

Zelensky, Putin, Estados Unidos, Europa y China, todos en su rol, están aprovechando las oportunidades que la guerra les está ofreciendo

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
30 de mayo de 2022 - 10:26 Por Damian Szvalb

La guerra en Ucrania se perpetúa, y ya dejó de ocupar la tapa de los diarios. Ni el gobierno de Zelensky ni Vladimir Putin pero tampoco los otros poderes involucrados en este conflicto parecen estar muy interesados ni tener suficiente motivación para sentarse a negociar, menos para alcanzar un acuerdo. En este artículo se analizará por qué todos se sienten cómodos en este statu quo en el que se sumerge el conflicto: una invasión rusa que continúa pero que se concentra en el Este del país.

Ochenta días después del inicio de la guerra, Vlodomir Zelensky sigue como presidente de Ucrania. Un éxito en sí mismo si se piensa que uno de los objetivos de Putin era justamente eliminarlo a él y a todo su Gobierno. Pero ahora necesita más y no se conforma con haber resistido la embestida contra Kiev. Ya no puede ni quiere aceptar que le corten el país al medio: en el Este de Ucrania está el Mar Negro y un complejo agrícola de avanzada. Ambos mueven la economía del país y desde allí se exportan alimentos, sobre todo a África. Zelensky ya advirtió al mundo sobre los peligros (hambrunas sobre todo) de que ese territorio quede en control de Putin.

Su gobierno se cree capaz de recuperar Crimea, que Rusia conquistó en 2014, y liberar a las dos provincias que Putin independizó de facto hace dos meses. Confía, quizás exageradamente, en la capacidad militar y de resistencia demostrada en la primera etapa de la guerra. Zelensky no tiene apuro en sentarse a negociar porque prefiere consolidarse como el líder que le puso límites a Putin, más que como quien entregó el territorio más rico y estratégico del país.

Apenas Putin invadió Ucrania, de manera inesperada la Unión Europea recuperó protagonismo. El resurgir europeo es, sin dudas, una de las consecuencias de esta guerra. Europa volvió a sentirse fuerte y dejó de ser un observador absorto de las grandes crisis que reventaban frente a su cara, sobre todo las militares, de seguridad y migratorias. Su reacción actual fue bien diferente al triste papel que tuvo cuando Putin se quedó con Crimea en menos de un suspiro en 2014.

Los líderes europeos, liderados por Macron, construyeron una respuesta coordinada y pragmática, aunque siempre descartando un involucramiento militar directo para evitar que el conflicto escale y genere un caos en el continente y posiblemente en todo el mundo. Sanciones, envío de armamentos, colaboración logística a la resistencia ucraniana, dinero, recepción amigable de los desplazados y embestida diplomática, conformaron un paquete exitoso que permitió sostener a Zelensky y mantener libre a Kiev.

image.png
Desde el inició de la agresión ruso, el gobierno de Zelensky recibió un apoyo eficiente y coordinado de Occidente, liderado por Biden y Macron.

Desde el inició de la agresión ruso, el gobierno de Zelensky recibió un apoyo eficiente y coordinado de Occidente, liderado por Biden y Macron.

Joe Biden también se fortaleció con la guerra. Lideró el frente occidental anti Putin, acomodó a los europeos, polarizó al extremo con Putin y lo aisló de la comunidad internacional. Aportó armas y mucha plata para la resistencia, y dejó a los republicanos sin argumentos para criticarlo. También tranquilizó al descartar de plano la presencia de soldados en zona de guerra. El desenganche de Estados Unidos de los conflictos mundiales es definitivamente política de estado que atraviesa el Gobierno de Biden.
image.png
Gobiernos y líderes: ¿Una guerra que conforma a todos?

Gobiernos y líderes: ¿Una guerra que conforma a todos?

El presidente estadounidense se siente cómodo en este rol, pero nada es para siempre. Los cuestionamientos internos al gasto público crecen en Estados Unidos: la clase media pauperizada ya vuelve a preguntarse si no hay que usar esa plata para atender sus demandas. Las elecciones de medio término se acercan y lo doméstico puede afectar su plan: corre riego de perder el control de ambas cámaras en el Congreso.

Nos queda por analizar a Putin. Luego de fracasar con su estrategia de guerra relámpago, que incluía sacar del gobierno a Zelensky, Putin va por el objetivo de mínima: quedarse con el Este de Ucrania, controlar las regiones de Donbas y de Crimea y, quizás, Odesa. Recursos naturales, control del Mar Negro y haber “salvado” a la población pro rusa de la zona. No puede conformarse con nada menos y por eso no se pondrá plazos. Necesita esa victoria para mostrar puertas adentro.

En definitiva, parece que nadie está demasiado apurado por terminar con esta guerra. A todos les debería preocupar cómo será el día después en un mundo muy distinto (ya lo es) al que conocimos un minuto antes de la invasión de Putin aquel 24 de febrero. Básicamente, la pregunta es: ¿Cómo funcionaría un orden internacional con una Rusia aislada, con un Putin en el poder, disponiendo de armas nucleares en un vecindario muchos más hostil?

La respuesta de este interrogante dependerá también de lo que los chinos aprendieron de todo esto. ¿Irán por Taiwán como inicio de una etapa explicita de expansión militar o volverán a poner todo el esfuerzo en su guerra comercial con Estados Unidos? ¿Será Xi Jinping (también fortalecido por aparecer, para muchos, como la llave que puede destrabar el conflicto) quien salga en rescate de Rusia para consolidar su alianza? Y en ese caso: ¿Cómo combinará ese movimiento geopolítico con sus intereses comerciales con los europeos? Las respuestas a todas estas preguntas nos permitirán pintar el nuevo panorama internacional que nos acompañará por los próximos años.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar