SUSCRIBITE por $49
sábado 7 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
La amenaza nuclear rusa

Los hombres del "botón rojo" que podrían evitar una guerra nuclear

Mucho se habla del famoso botón rojo que Vladimir Putin podría presionar si sus planes en Ucrania no marchan según lo planeado. Pero: ¿La decisión depende sólo de él?

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
18 de abril de 2022 - 18:06

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, reconoció semanas atrás a la cadena de noticias CNN que Rusia podría usar armas nucleares en el conflicto con Ucrania: "Tenemos una doctrina de seguridad interior y es pública, puede leerse en ella todas las razones para el uso de armas nucleares. Si es una amenaza existencial para nuestro país, entonces puede usarse de acuerdo con nuestra doctrina". La definición de “amenaza existencial” es, por supuesto, muy subjetiva. Asimismo, el canciller Sergei Lavrov se había manifestado en un sentido similar días después de iniciada la invasión, al considerar que “todas las opciones” estaban sobre la mesa.

El botón rojo es, ni más ni menos, que disparar el arsenal nuclear ruso, situación que daría inicio a una segura Tercera Guerra Mundial. No son pocas las dudas sobre la posibilidad concreta de que Putin tome esa decisión. Sobre todo, considerando que implicaría la propia destrucción de Rusia. Sin embargo, nadie puede asegurar que Putin no tomará esa decisión, y eso ya es todo un dato.

El botón rojo, que en realidad es blanco

Cheget. Ese es el nombre que recibe el maletín con códigos encriptados que un colaborador de Putin traslada a todos lados que se dirige el presidente ruso. Pesa poco más de 10 kilos y contiene un teléfono y una terminal con los mencionados códigos, conectada al sistema de telecomunicaciones diseñado para responder a emergencias nucleares. En su interior, contiene dos botones: uno rojo y otro blanco. En detrimento de la leyenda, el botón que debe accionarse para desencriptar los códigos y activar el arsenal nuclear ruso, es el blanco. De esta manera, desde cualquier punto del planeta, Putin puede poner en funcionamiento de manera remota todo el armamento nuclear ruso. Sin embargo, el sistema prevé una validación de seguridad: existen otros dos maletines idénticos, uno de los cuales necesariamente también debe activarse para que finalmente pueda perpetrarse un ataque nuclear. Son los que están en poder del ministro de Defensa, Sergei Shoigu, y del Jefe del Estado Mayor, Valeri Guerasimov. Es decir, solo cuando Putin activa el botón y uno de los otros dos maletines son activados, el arsenal nuclear entra en funcionamiento. A Putin lo conocemos, pero: ¿Quiénes son los otros dos funcionarios con capacidad para disparar la Tercera Guerra Mundial?

Los hombres que pueden impedir una intentona nuclear de Putin

Sergei Shoigu es el ministro de Defensa de la Federación Rusa desde 2012. Aunque nunca fue soldado, es el hombre clave en la estrategia de política exterior de Vladimir Putin. Ingeniero de formación, Shoigu poco a poco se fue transformando en el brazo ejecutor de los deseos de Putin fuera de las fronteras de Rusia. Durante esta década de gestión, logró modernizar fuertemente a las fuerzas armadas e incrementó su desarrollo tecnológico. Hizo de las fuerzas un eslabón clave al servicio del presidente. Más allá de su gestión al frente de la fuerza, Shoigu se ganó definitivamente la confianza de Putin tras las exitosas intervenciones en Siria y, sobre todo, en el capítulo anterior de la guerra que hoy vivimos: la anexión de la península de Crimea. Aunque manchado por denuncias de corrupción y enriquecimiento ilícito, poco a poco se transformó en el principal diplomático de Putin, aún por encima de las autoridades del Ministerio de Relaciones Exteriores. La estrategia de política exterior rusa ha venido pasando por Shoigu, al menos hasta ahora. Sin embargo, el segundo partido jugado en Crimea está siendo esquivo y, en este nivel, los triunfos anteriores poco valen cuando llega el momento de la derrota.

image.png

El tercer maletín lo tiene Valeri Guerasimov. A diferencia de Shoigu, el Jefe del Estado Mayor Conjunto sí es militar de formación, y se hizo acreedor de la condecoración Héroe de la Federación de Rusia. Pero al igual que Shoigu, también está en funciones desde 2012 y sus mayores logros fueron las intervenciones en Siria y Crimea. Guerasimov es considerado mentor de la estrategia de la “guerra híbrida”, mediante la cual debe pelearse no solo en el plano militar, sino también en los campos económico, diplomático y comunicacional. Además, valora fuertemente diversas prácticas del terrorismo, por considerar que fueron exitosas para derrotar a ejércitos muy superiores en sus capacidades. La guerra en Ucrania es un claro ejemplo de su estrategia de guerra. La difusión de fake news, como así también las prácticas del ejército ruso al margen de las normas internacionales y los ciberataques perpetrados por grupos sostenidos por Rusia, así lo demuestran.

¿Un trío que puede romperse?

La intervención en Ucrania diseñada por Shoigu y ejecutada por Guerasimov, aunque aún no podemos calificarla de “fallida”, sin dudas no está ofreciendo al Kremlin los éxitos que Putin planificó. Esta situación está resquebrajando el fuerte vínculo que ambos mantienen con Putin, a quien especialmente Shoigu siempre avaló y cuyas estrategias siempre validó. El segundo hombre con el botón rojo no estaría atravesando el mejor momento en su relación con Putin y podría ser un fusible si la situación continúa complicándose. Hay un elemento que lo destaca: aunque al igual que Putin es muy nacionalista, no tiene por Occidente el rechazo que sí tiene Putin. Incluso algunos analistas lo señalan como un posible sucesor de un derrotado Putin. Por su parte, Guerasimov, también podría ser un puente con Occidente. Aunque fue incluido en el listado de sancionados por Estados Unidos, es un punto de contacto extraoficial con Washington. ¿Serán capaces de desobedecer a Putin y colaborar en poner fin a la sangrienta guerra en Ucrania? Al menos esperamos lo sean si en algún momento Putin decide presionar el botón rojo. Al fin y al cabo, en ellos dos reside la capacidad de controlar cualquier intento nuclear de Vladimir Putin.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar