SUSCRIBITE por $49
domingo 21 de abril de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Contradicción histórica

Latinoamérica: su neutralidad ante la invasión rusa

Latinoamérica ha mostrado pasividad ante la invasión de Putin a Ucrania, que se contradice con su propia historia

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
9 de marzo de 2023 - 15:57 Por Redacción El Archivo

Rafael Leónidas Trujillo en República Dominicana. La dinastía de los Somoza en Nicaragua. Alfredo Stroessner en Paraguay. François Duvalier en Haití. Fidel Castro en Cuba. Augusto Pinochet en Chile. Jorge Rafael Videla en la Argentina. Todos tienen algo en común. Lideraron dictaduras militares (de izquierda y de derecha) que torturaron, asesinaron y desaparecieron a decenas de miles de personas en Latinoamérica. En ese momento, centenares, miles de voces se alzaron para pedirle al mundo que detuvieran estos ríos de sangre. A ningún ciudadano de bien se le hubiese ocurrido plantear que ese pedido de ayuda (intervención extranjera) no fuese válido o procedente. Los gobiernos de esos países latinoamericanos que padecieron en su propia carne el horror de un genocidio hoy día hablan de neutralidad ante el idéntico latrocinio que Vladimir Putin está causando en Ucrania.

Desde la década de 1970 hasta la década de 1990, cuando las dictaduras militares de América Latina masacraron a decenas de miles de civiles, era justo y necesario llamar al mundo para que interviniera y detuviera la carnicería. Hoy, el presidente ruso Vladimir Putin hace lo que hicieron Jorge Rafael Videla de Argentina, Alberto Fujimori de Perú y Augusto Pinochet de Chile, y en una escala mucho mayor. Sin embargo, los gobiernos latinoamericanos, la mayoría pertenecientes a la misma izquierda que fue perseguida en décadas pasadas, parlotean sobre la “neutralidad” y la “no intervención”. Es un fracaso moral de proporciones espantosas.

En un comentario reciente, Slavoj Zizek lo expresa claramente: si ves a un hombre golpeando sin descanso a un niño en una esquina, la única respuesta moral es tratar de detenerlo. Culpar al niño tiene tanto sentido como culpar a la víctima de una violación. Pero eso es exactamente lo que hizo el presidente Luiz Inácio Lula da Silva de Brasil, al anunciar a la revista Time que Putin y el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky tienen la misma responsabilidad por la guerra en Ucrania. Repetir la palabra “paz” hasta la saciedad tampoco ayudará al niño, a pesar de lo que parece pensar el presidente de Colombia, Gustavo Petro.

Lula-1.jpg
Para Lula, Ucrania y Rusia tienen la misma responsabilidad sobre el conflicto.

Para Lula, Ucrania y Rusia tienen la misma responsabilidad sobre el conflicto.

Pero el premio es para el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, ampliamente conocido como AMLO, quien afirmó que el gobierno de Alemania decidió entregar tanques Leopard 2 a Ucrania debido a la presión de los medios alemanes. “El poder de los medios es utilizado por las oligarquías de todo el mundo para someter a los gobiernos”, agregó. Desconcertante. Quizá quiso decir que las oligarquías usan al gobierno para someter a los medios, como sucede a menudo en México. En cualquier caso, sus palabras no pasaron desapercibidas: la embajada rusa en la Ciudad de México no tardó en emitir una nota de agradecimiento.

Ninguno de los argumentos utilizados para justificar la respuesta acobardada de estos líderes ante la agresión de Rusia tiene mucho sentido. A veces se afirma que apoyar a Ucrania significaría tomar partido en una nueva guerra fría. Pero Rusia no es China. No es una superpotencia. Es un matón regional con una economía del tamaño de la española.

América Latina tampoco se arriesgaría a quedar atrapada en una lucha ideológica. La antigua Unión Soviética era opresiva, pero al menos podía pretender ofrecer al mundo un nuevo modelo de sociedad. Putin sólo ofrece imperialismo neozarista. Al condenarlo, izquierdistas como Lula, Petro y AMLO no le estarían dando al capitalismo un certificado de buena salud. Por el contrario, el tipo de capitalismo de compinches de Rusia es precisamente el tipo que se supone que a los progresistas latinoamericanos no les gusta.

El acertijo, envuelto en un misterio, dentro de un enigma, es el Partido Comunista de Chile. El partido es tan ortodoxo como parece y abiertamente marxista-leninista, pero sus líderes de antaño se niegan a pronunciar una palabra crítica sobre el hombre que enterró el marxismo-leninismo en Rusia. Sí, los comunistas chilenos en el exilio recibieron apoyo de los soviéticos, pero ese era un gobierno diferente, en un país diferente, en un siglo diferente. Hoy, el partido luce cada vez más incómodo en la coalición que apoya al presidente chileno Gabriel Boric, el único líder de izquierda en la región que ha denunciado claramente la invasión.

La afirmación de que América Latina no puede permitirse apoyar a Ucrania también es absurda. Nadie está pidiendo a los países latinoamericanos que escriban un cheque (aunque el PIB per cápita en algunos, como Brasil, México y Colombia, es más alto que en Ucrania). La única solicitud material ha sido de equipos y municiones de fabricación rusa viejos y casi inútiles, que Estados Unidos hubiera reemplazado con armamento estadounidense superior. Era una oferta de ganar-ganar, moral y financieramente. Sin embargo, los gobiernos de la región dijeron que no.

Tampoco hay intereses comerciales o estratégicos clave en juego en la relación entre Putin y América Latina. México no es India, que necesita a Rusia para contrarrestar la influencia de la vecina China. Brasil compra mucho fertilizante a Rusia, pero el amoníaco, el fósforo y el potasio son productos básicos que se pueden comprar en más de un lugar. Y sí, el gobierno de Argentina sí necesita efectivo chino (nadie más le prestará), pero andarse con rodeos sobre Rusia por temor a molestar a Xi Jinping sugeriría el tipo de previsión demasiado prudente que pocos esperarían de la actual administración peronista.

Finalmente, está el supuesto “privilegio geográfico” de Europa. Los eventos allí, dice el argumento, disparan automáticamente la atención del mundo, mientras que los conflictos, la pobreza y la pestilencia en África o América Latina apenas hacen que los países ricos del Norte se inquieten. Por supuesto, hay algo de verdad en esto. “Descuido benigno” sería demasiado generoso para describir la política estadounidense hacia sus vecinos del sur. Pero, ¿qué se sigue de esta observación? ¿Deberían los países latinoamericanos sentarse de brazos cruzados y dejar que los ucranianos sean masacrados solo para dejar claro el punto y llamar más la atención? Eso parece petulancia adolescente, no arte de gobernar.

Entonces, si no hay razones morales para apoyar a Putin, y tampoco razones de bolsillo, ¿por qué tantos gobiernos latinoamericanos se niegan a apoyar a Ucrania? Una posible explicación es el antiamericanismo pavloviano: si Estados Unidos respalda a Zelensky, esa no es una fotografía familiar en la que desean aparecer.

Para una explicación más fundamental, profundice en la historia reciente. Los políticos latinoamericanos que se niegan a condenar la agresión de Putin son los mismos que no reconocerán que Cuba y Venezuela han sido durante mucho tiempo dictaduras y que Nicaragua se está convirtiendo rápidamente en una (aquí, también, Boric es la excepción entre los líderes de izquierda de la región). Las autoridades de los tres países violan rutinariamente los derechos humanos, pero los presidentes Lula, Petro y AMLO, además de Alberto Fernández de Argentina y Luis Arce de Bolivia, no saldrán a decirlo.

Ortega_Maduro_Canel.jpg
Los dictadores de Latinoamérica.

Los dictadores de Latinoamérica.

Peor aún: el mes pasado, AMLO le entregó una medalla al dictador cubano Miguel Díaz-Canel. Human Rights Watch informa que Cuba utiliza “la detención arbitraria para hostigar e intimidar a los críticos, activistas independientes, opositores políticos y otros”, pero en su discurso AMLO elogió al “gobierno profundamente humano” de Cuba. Es improbable que aquellos que se niegan a reconocer los abusos de al lado reconozcan las atrocidades en otros lugares.

En 1939, el presidente de los Estados Unidos, Franklin Delano Roosevelt, supuestamente dijo sobre el difunto dictador nicaragüense: "Somoza puede ser un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta". ¿Quién hubiera imaginado que en 2023 los presidentes latinoamericanos dirían lo mismo de Putin?

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar