SUSCRIBITE por $49
jueves 13 de junio de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Hasta la guerra tiene reglas

Rusia no solo perdió la razón, perdió la vergüenza

Hace décadas, la comunidad internacional decidió detener las muertes masivas de civiles durante las guerras. Así se crearon las leyes que prohíben la matanza de civiles, infligir daño y tortura a los prisioneros y el uso de armas letales contra la población civil.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
7 de febrero de 2023 - 14:10 Por Daniel Villalón

El mundo civilizado y democrático quedó (una vez más) atónito ante un crimen de guerra (otro más) perpetrado por el ejército ruso en la ciudad ucraniana de Dnipró. Donde un edificio residencial fue atacado con misiles que costaron la vida de 25 personas. Resultaron heridos otros 73 de los cuales 13 son niños. Otras 40 personas continúan desaparecidas. Del complejo residencial 72 departamentos quedaron destruidos y más de 230 dañados de importancia.

Quiero detenerme en como se presentó esta noticia en la Federación Rusa.

Embed

Para dar un ejemplo, cito el programa de Komsomolskaya Pravda del presentador Sergei Mardan, quien vemos a la izquierda de la pantalla. A la derecha vemos al diputado del parlamento ruso (la Duma) Andrei Gurulev. Así se habló de este bombardeo que ocurrió durante el Año Nuevo Ortodoxo:

- Sergei Mardan: ¿Y qué? Lo celebramos (se refiere al Año Nuevo Ortodoxo) con unos fuegos artificiales hermosos. ¿Si me alegra? Y sí. No lo voy a ocultar: ME ALEGRA. Aunque me alegraría mucho más si viese volar en pedazos el puente de Dnipró. Incluso si fuese que uno de nuestros misiles rusos, fue el que cayó en ese edificio no cambia en nada mi opinión. Miren las fotos de Mariupol. Eso es lo que le va a pasar a Járkov. Sí, sí. Y a Dnipropetovsk, y a Kiyv…

Espero que este cachetazo de realidad logre despertar a los pocos trasnochados que quedan defendiendo la invasión de Rusia a Ucrania, argumentando que Rusia es un paraíso socialista defensor de los derechos humanos y contrapeso del imperialismo yanki. Nada más ajeno a la realidad.

Durante la invasión rusa a Ucrania en 2022, las autoridades y fuerzas armadas rusas han cometido múltiples crímenes de guerra en forma de ataques deliberados contra objetivos civiles, masacres de civiles, tortura y violación de mujeres y niños, y ataques indiscriminados en áreas densamente pobladas.

Las leyes de la guerra se establecen en tratados internacionales como las Convenciones de Ginebra, el Estatuto de Roma y otras leyes y acuerdos internacionales, muchos de los cuales Rusia es signataria.

«Los civiles que no participen activamente en las hostilidades serán tratadas con humanidad en todas las circunstancias.»

Art. 3. P.1. IV Convenio de Ginebra. 12.08.1949

«Los bienes de carácter civil no serán objeto de ataque ni de represalias. Los ataques se limitarán estrictamente a objetivos militares.»

Art. 52. Protocolo I Adicional a los Convenios de Ginebra. 08.06.1977

«…el daño a los bienes culturales pertenecientes a cualquier pueblo significa daño al patrimonio cultural de toda la humanidad, ya que cada persona hace su contribución a la cultura del mundo.»

Introducción a la Convención de La Haya para la Protección de los Bienes Culturales en caso de Conflicto Armado. 14.05.1954

El ejército ruso expuso a la población civil a daños innecesarios y desproporcionados mediante el uso de bombas de racimo y disparando otras armas explosivas incendiarias con efectos de área amplia como bombas, misiles, proyectiles de artillería pesada y múltiples lanza cohetes. El resultado de los ataques de las fuerzas rusas ha sido el daño y la destrucción de edificios civiles, incluidas casas, hospitales, escuelas, jardines de infancia, plantas de energía nuclear, edificios históricos e iglesias.

Después de la retirada de las tropas del ejército ruso de las áreas al norte de Kyiv, se descubrieron pruebas abrumadoras de crímenes de guerra cometidos por las fuerzas rusas. En particular, en la ciudad de Bucha, surgieron pruebas de una masacre de civiles perpetrada por las tropas del ejército ruso, incluyendo tortura, mutilación, violación, saqueo y asesinatos deliberados de civiles. La Misión de Vigilancia de los Derechos Humanos de la ONU en Ucrania (ACNUDH) documentó más tarde el asesinato de al menos 50 civiles, en su mayoría hombres, pero también mujeres y niños, en Bucha. Más de 1.200 cuerpos de civiles fueron encontrados en la región de Kyiv después de que las fuerzas rusas se retiraron, algunos de ellos ejecutados sumariamente. Hubo informes de deportaciones forzadas de miles de civiles, incluidos niños, a Rusia, principalmente desde la Mariupol ocupada por Rusia, así como violencia sexual, incluidos casos de violación, agresión sexual y violación en grupo, y asesinato deliberado de civiles ucranianos por parte de las fuerzas rusas.

En su invasión imperialista a Ucrania, la Federación Rusa, ha demostrado ser la buena alumna que es de la Escuela del Terrorismo. Donde su desprecio por los derechos humanos (ampliamente documentados en su propio territorio contra su propio pueblo) ha quedado fielmente documentada para la posteridad. Un “crimen de guerra” está claramente definido por el derecho internacional y por una seria de acuerdos, convenios y leyes de las que Rusia es miembro y signataria.

Fotos notas (44).png
Crímenes de guerra

Crímenes de guerra

1] Según organizaciones de derechos humanos y la Misión de Vigilancia de los Derechos Humanos de la ONU en Ucrania, la invasión de Ucrania se llevó a cabo mediante ataques indiscriminados y ataques a bienes civiles como casas, hospitales, escuelas y jardines de infantes.

Embed

crimenes de guera 1.4.jpg
crimenes de guera 1.3.jpg
crimenes de guera 1.2.jpg

[2] Desde la invasión de Rusia en febrero 2022, Naciones Unidas ha informado de al menos 6.919 muertes de civiles y más de 11.000 heridos como resultado de la guerra en Ucrania y estima que las cifras reales son mucho más altas. Aproximadamente 6,5 millones de ucranianos son desplazados internos y unos 5 millones han huido como refugiados a países europeos. Unos 2,8 millones de ucranianos se encuentran en Rusia y Bielorrusia, en algunos casos en contra de su voluntad.

crimenes de guera 2.1.jpg
crimenes de guera 2.6.webp
crimenes de guera 2.3.webp
crimenes de guera 2.4.webp
crimenes de guera 2.5.webp
crimenes de guera 2.2.webp

[3] Soldados rusos utilizaron a más de 300 civiles ucranianos como escudos humanos en Yahidne del 3 al 31 de marzo. Las fuerzas rusas estaban utilizando la aldea como base para atacar la cercana ciudad de Chernihiv y habían establecido un importante campamento militar en la escuela local. Durante 28 días, 360 civiles ucranianos, incluidos 74 niños y 5 personas con discapacidad, estuvieron cautivos en condiciones inhumanas en el sótano de la escuela mientras las áreas cercanas eran atacadas por las fuerzas ucranianas. El sótano estaba abarrotado, sin instalaciones sanitarias, agua ni ventilación. Diez ancianos murieron como consecuencia de las malas condiciones de detención. Testigos denuncian casos de tortura y asesinatos. Según la OACNUDH, lo ocurrido en la escuela de Yahidne sugiere que las fuerzas armadas rusas estaban utilizando a civiles para hacer que su base fuera inmune a los ataques militares y, al mismo tiempo, los sometían a un trato inhumano y degradante.

crimenes de guera 3.3.jpg
crimenes de guera 3.2.jpg
crimenes de guera 3.1.jpg

[4] Según expertos y funcionarios ucranianos, hay indicios de que el ejército ruso toleró la violencia sexual y la utilizó de manera sistemática y deliberada como arma de guerra. Después de la retirada rusa de las áreas al norte de Kyiv, hubo un "conjunto creciente de pruebas" de violaciones, torturas y ejecuciones sumarias por parte de las fuerzas rusas infligidas a civiles ucranianos, incluidas violaciones en grupo cometidas a punta de pistola y violaciones cometidas frente a niños.

A fines de septiembre de 2022, un panel de investigadores de la Comisión Internacional Independiente de Investigación sobre Ucrania emitió un comunicado que decía que la comisión ha "documentado casos en los que niños han sido violados, torturados y recluidos ilegalmente" y los denunció como crímenes de guerra. El mismo informe también hace referencia a los niños asesinados y heridos por los ataques indiscriminados de Rusia, así como la separación forzada de la familia y el secuestro.

crimenes de guera 4.4.webp
crimenes de guera 4.2.webp
crimenes de guera 4.3.jpeg
crimenes de guera 4.1.jpg

[5] Apuntar a civiles e infraestructura crítica en toda Ucrania ha sido una táctica constante de Rusia contra Ucrania. Según los Convenios de Ginebra, atacar infraestructuras públicas vitales constituye un crimen de guerra. Las autoridades locales informaron que la defensa aérea de Ucrania derribó misiles rusos en Mykolaiv, Odesa, Kyiv, Khmelnytskyi, Vinnytsia e Ivano-Frankivsk. El máximo comandante militar de Ucrania dijo que sus fuerzas derribaron 21 de los 33 misiles de crucero que disparó Rusia.

Los ataques provocaron apagones de emergencia en múltiples regiones, como la región de Kharkiv y la ciudad de Kharkiv, la segunda ciudad más grande de Ucrania en el noreste del país. En el óblast occidental de Lviv, el gobernador Maksym Kozytskyi dijo que podría haber interrupciones en el suministro de energía y agua debido al daño de los misiles.

Otra instalación de energía fue atacada en el oeste de Ivano-Frankivsk, según informó la gobernadora Svitlana Onyschuk. Anteriormente, las autoridades de Odesa dijeron que fueron atacados por misiles lanzados “desde el aire y el mar”, mientras que el Comando Operativo Sur informó que se detectaron cinco portamisiles rusos con un total de 36 misiles de crucero Kalibr en el Mar Negro.

fotos genericas 07.jpeg
fotos genericas 09.jpeg
fotos genericas 02.webp

[6] Según funcionarios ucranianos y dos testigos, las fuerzas rusas han deportado por la fuerza a miles de residentes de Ucrania a Rusia durante el sitio de Mariupol. El 24 de marzo, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Ucrania afirmó que el ejército ruso había deportado por la fuerza a unos 6.000 residentes de Mariupol para utilizarlos como "rehenes" y ejercer más presión sobre Ucrania. Según el ministerio de defensa ruso, los residentes de Mariupol tenían la "opción voluntaria" de evacuar al territorio controlado por Ucrania o Rusia y que el 20 de marzo, unos 60.000 residentes de Mariupol fueron "evacuados a Rusia". Human Rights Watch no ha podido verificar estas cuentas.

La deportación de personas protegidas, como civiles durante la guerra, está prohibida por el artículo 49 del Cuarto Convenio de Ginebra. El 7 de junio, la especialista de Human Rights Watch, Tanya Lokshina, enfatizó este punto, reiterando que la deportación forzosa contra la voluntad del pueblo era en sí misma un crimen de guerra, y llamó a Rusia a poner fin a esta práctica. Además, Human Rights Watch y Kharkiv Human Rights Protection Group informaron casos en los que refugiados fueron intimidados y presionados para implicar al personal de las Fuerzas Armadas de Ucrania en crímenes de guerra durante largas sesiones de interrogatorio, incluido el ataque aéreo al teatro Mariupol.

[7] La Misión de Monitoreo de Derechos Humanos de la ONU en Ucrania (HRMMU, por sus siglas en inglés) realizó 159 entrevistas con prisioneros de guerra retenidos por las fuerzas rusas y afiliadas a Rusia, y 175 entrevistas con prisioneros de guerra retenidos por Ucrania.

La gran mayoría de los presos ucranianos informaron de que habían estado recluidos en pésimas condiciones de internamiento y sometidos a torturas y malos tratos, incluidas palizas, amenazas, simulacros de ejecución, tortura eléctrica y postural. Varias presas fueron amenazadas con violencia sexual y sometidas a tratos degradantes y desnudez forzada. La agencia de la ONU también recopiló información sobre nueve posibles casos de muerte durante los "procedimientos de ingreso" a los campos de internamiento.

crimenes de guera 7.1..jpg
crimenes de guera 7.2.jpg

crimenes de guera 7.3.jpg

[8] Desde mi punto de vista, y con todo el horror que produce una guerra en imágenes, esto ha sido lo más dantesco de ver. Las imágenes de soldados rusos hambrientos, mal vestidos, mal calzados, saqueando negocios, almacenes e incluso gallineros… Se han publicado videos en Telegram, que muestran a soldados rusos enviando a casa bienes ucranianos robados a través de servicios de mensajería en Bielorrusia. Los artículos visibles en los videos incluían unidades de aire acondicionado, alcohol, baterías de automóviles y bolsos de las tiendas Epicentr K. El canal de noticias Ucrania Alert publicó un video que muestra artículos robados encontrados en un vehículo blindado de transporte de personal ruso abandonado, y una imagen que, según se informa, muestra un camión militar ruso dañado que transportaba tres lavadoras. Las llamadas telefónicas interceptadas también han hecho mención de saqueos; una llamada de un soldado ruso publicada por el Servicio de Seguridad de Ucrania incluía al soldado diciéndole a su novia: "Robé algunos cosméticos para ti", a lo que la novia respondió "¿Qué persona rusa no roba nada?"

Hubo informes de bazares establecidos por las fuerzas rusas en Bielorrusia para comerciar con bienes saqueados, como "lavadoras y lavavajillas, refrigeradores, joyas, automóviles, bicicletas, motocicletas, platos, alfombras, obras de arte, juguetes para niños, cosméticos". Sin embargo, los soldados rusos solicitaron el pago en euros y dólares estadounidenses y, debido a las restricciones monetarias, esto resultó difícil para los lugareños.

Los funcionarios ucranianos plantearon denuncias generalizadas de saqueo de instituciones culturales por parte de las tropas rusas y la mayoría de las acusaciones provinieron de las áreas de Mariupol y Melitopol. Funcionarios ucranianos afirmaron que las fuerzas rusas confiscaron más de 2.000 obras de arte y oro escita de varios museos y los trasladaron a la región de Donbas.

crimenes de guera 8.4.jpg
crimenes de guera 8.3.jpg
crimenes de guera 8.2.webp
crimenes de guera 8.1.webp

[9] Las tropas rusas obligadas a batirse en retirada apresurada en Ucrania están dejando tras de sí pruebas de crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad. A medida que crece este conjunto de pruebas, los funcionarios y expertos se convencen cada vez más de que Rusia está cometiendo un genocidio contra el pueblo ucraniano.

Se han descubierto fosas comunes y lugares de entierro cuando las fuerzas ucranianas recuperan territorio de Rusia en una contraofensiva que ha tomado a Moscú por sorpresa. A principios de este año, se encontraron cientos de cuerpos en fosas comunes en Bucha y Hostomel, cerca de la capital ucraniana, Kyiv, y también cerca de la ciudad portuaria de Mariupol, en el sureste. Otra fosa común fue encontrada más recientemente en la ciudad liberada de Izium. El presidente ucraniano, Volodymr Zelensky, dijo que algunos de los cuerpos encontrados en Izium mostraban “signos de tortura”.

Desde el comienzo de su guerra contra Ucrania el 24 de febrero, las fuerzas de Rusia han atacado indiscriminadamente a civiles; escuelas, hospitales y bloques de apartamentos bombardeados; cometieron violencia sexual, no solo contra mujeres, sino también contra hombres y niños; civiles torturados y ejecutados; y secuestró a miles de niños ucranianos y los deportó a la fuerza a Rusia.

La Federación Rusa, desde el inicio de la invasión a Ucrania perdió su peso moral y quedó fuera del concierto de las naciones civilizadas del mundo, seguramente por muchos años. Acorralada contra la pared por la defensa férrea del pueblo ucraniano de su tierra y su libertad, obligada a no dar un paso atrás Rusia ha perdido hasta la vergüenza. Pero lo peor y más triste, es que de ese país que supo ser uno de los vencedores del nazismo, ahora ha pasado a ser su sucesor. Serán imborrables estas atrocidades en los libros de historia universal, y será inevitable que el pueblo ruso pague la factura de hasta la última tacita de té rota.

Y hablando de pérdidas… Rusia no sólo perdió esta guerra, el honor y la vergüenza. Su líder, Vladimir Putin, perdió la noción del tiempo y de la tecnología. El gobierno ucraniano habilitó un portal abierto donde todos los ciudadanos que durante la invasión registren con su cámara de fotos o su teléfono celular un hecho criminal por parte del ejército invasor, puede subirlo a una base de datos global nacional de crímenes de guerra.

Toda la información ahí reunida será utilizada por Ucrania para solicitar la reparación que corresponde por ley tan pronto la historia lo permita.

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar