SUSCRIBITE por $49
sábado 14 de enero de 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Minería y geopolítica

Argentina y su litio, en la mira de China

El litio es el mineral estrella del noroeste de Argentina y China lo tiene entre sus objetivos principales de inversión en el país

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
2 de diciembre de 2022 - 15:23 Por Damian Szvalb

La transformación tecnológica y la transición energética han puesto a Argentina en el mapa de la minería global gracias a sus reservas de litio, cobre y otros metales. Los Estados y las empresas líderes en la producción de vehículos eléctricos y baterías buscan asegurarse un suministro estable de litio. Esto ha derivado en una creciente competencia geopolítica por la explotación litífera. Así, capitales australianos, canadienses, chinos, norteamericanos y rusos han realizado inversiones millonarias en el país, particularmente en las provincias del noroeste argentino.

Hoy Argentina es el segundo país con mayores reservas de litio en todo el mundo y el cuarto productor mundial. Se espera que durante 2022 la producción de litio se duplique, según la Cámara de Empresarios Mineros (CAEM). Este aumento estará impulsado por el aumento de la demanda de este mineral por parte de los sectores de la electromovilidad y las energías limpias.

Actualmente solo hay dos proyectos en etapa de producción en el país. El primero es Fénix, en Catamarca. Este proyecto es operado por la norteamericana Livent que provee a BMW, cuyo contrato por 300 millones de dólares convierte a Argentina en el segundo mayor proveedor de la marca de autos detrás de Australia. El segundo yacimiento es Olaroz, en Jujuy, donde el proyecto es liderado por la minera australiana Orocobre, Toyota Tsuho y JEMSE (la empresa minera de la provincia de Jujuy).

A su vez, el proyecto Caucharí-Olaroz, también en Jujuy, está próximo a finalizar la etapa de construcción y dar inicio a las operaciones. En este caso, la explotación de litio es desarrollada por Minera Exar S.A., una empresa argentina, conformada por Lithium Americas Corp -de Canadá-, Ganfeng Lithium -de origen chino- y JEMSE.

La participación china en el mapa del litio en Argentina

China está involucrada en la explotación de litio en varios yacimientos ubicados en la región del litio en Argentina. En primer lugar se encuentra el yacimiento Cauchari-Olaroz. La minera Ganfeng Lithium fue fundada en el año 2000 e inició sus actividades en Argentina en 2014. Los accionistas de la empresa son fundamentalmente fondos de inversión chinos, pero también otros como BlackRock y el fondo asociado al gigante tecnológico Samsung. Asimismo, Ganfeng es propietaria de casi el 83% de la operación en la mina Mariana, en la provincia de Salta.

En segundo término, a principios de 2022, la minera Zijin Mining Group inició la construcción de la planta de carbonato de litio en el yacimiento Tres Quebradas a partir de una inversión de U$S380 millones de la subsidiaria en Argentina, Liex SA. La mina está ubicada en Catamarca y tiene proyectada la producción inicial de 20.000 toneladas anuales de carbonato de litio a partir de 2023. El objetivo es duplicar esta cifra en el mediano plazo y se estima que la mina tendrá una vida útil de aproximadamente 50 años. Zijin es la principal productora de oro en China, con 40 proyectos y más de 20.000 empleados en todo el mundo. Además de sus inversiones en Tres Quebradas, la empresa está analizando involucrarse en otros proyectos litíferos así como también en la explotación de oro y cobre.

Por otro lado, en el segundo semestre de 2022, la empresa china Tibet Summit Resources Co. Ltd. anunció al Gobierno argentino que invertirá 2.200 millones de dólares en dos proyectos de exploración de litio en el país. La compañía tiene previsto invertir 700 millones de dólares en el proyecto Salar de Diablillos y otros 1.500 millones de dólares para construir una planta en el Salar Arizaro. En el primer caso se espera que el yacimiento alcance una producción anual de 50.000 toneladas de carbonato de litio apto para baterías a partir de 2023. En tanto, la planta en Arizaro podría producir entre 50.000 y 100.000 toneladas de litio hacia 2024.

En China, el precio del carbonato de litio aumentó a casi 78.000 dólares por tonelada a fines de octubre de 2022, un máximo histórico y un aumento de alrededor del 130% en el último año. Si se tomaran como referencia estos precios, las inversiones previstas en Argentina por Tibet Summit suponen divisas por alrededor de 8.000 millones de dólares en el corto plazo.

Según el Embajador argentino en China, Sabino Vaca Narvaja, “China es el único jugador mundial que domina totalmente la cadena del litio y refina más de dos tercios del litio producido en la actualidad. El litio es estratégico y jugará un rol fundamental en los próximos años. [Argentina] tiene una posición privilegiada y debemos explotarla al máximo de la mano de China”.

Proyectos litio en Argentina.jpg
Los proyectos litíferos en Argentina

Los proyectos litíferos en Argentina

Perspectivas sobre el potencial de Argentina

Incluso en medio de los desafíos domésticos que atraviesan al país, la producción de litio de Argentina aumentó drásticamente pasando de menos del 1% de la producción mundial en 1994 al 7% en 2020. En enero de 2022, las exportaciones argentinas de litio alcanzaron los $21 millones de dólares, un aumento del 63% con respecto al año anterior.

Ese éxito tiene mucho que ver con la explosión de la demanda de este mineral, un insumo insustituible para las baterías de los vehículos eléctricos. Gracias a los altísimos precios del litio en los últimos meses, los inversores extranjeros han estado dispuestos a pasar por alto una tasa de inflación anual que podría alcanzar el 100% este año, y las luchas políticas que han dificultado la formulación de políticas económicas favorables a la atracción de inversiones.

Hacia adelante, resulta fundamental que Argentina redoble los esfuerzos para mejorar el clima de inversiones a fin de garantizar la estabilidad de los flujos de capitales destinados a sectores pujantes como la minería de litio. Sin embargo, también cabe tener presente que a medida que avance la transición energética, el litio se volverá cada vez más relevante y estratégico. Ello pondrá al país en el centro de la competencia geopolítica por el control de los recursos naturales entre las principales potencias. Así se vuelve indispensable contar con reglas claras e intereses nacionales bien definidos para estar en condiciones de negociar con los gigantes de la industria minera a nivel global.

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar