SUSCRIBITE por $49
viernes 25 de noviembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Nueva visión política

Francia Márquez y la perspectiva de clase y género al poder

La vicepresidenta Francia Márquez marca un hito en la política de su país. Feminista y activista medioambiental, su figura encarna la lucha por la igualdad

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
7 de julio de 2022 - 10:25

Históricamente Colombia fue conservadora y de elite. Durante años, la sucesión de gobiernos entre conservadores y liberales dejó el poder en manos de políticos de determinadas características comunes: Blancos, pertenecientes a la clase económica más poderosa y provenientes de los centros urbanos. Francia Márquez rompe con ese esquema y marca un giro histórico.

Si la llegada a la presidencia de la izquierda de la mano de Gustavo Petro representó un sisma en el sistema político colombiano con el triunfo de una coalición que reivindica luchas populares, la figura de Francia Márquez llegando a la vicepresidencia, a sentarse en la mesa donde se discuten políticas, termina siendo un cambio radical en la forma de hacer política en Colombia pero además encarna el reconocimiento y visibilidad a todas las luchas que su figura convoca.

La vicepresidenta, es afrodescendiente, un dato no menor si se tiene en cuenta que el 10% de la población colombiana tiene ese origen. No obstante, a diferencia del impacto que generó la llegada de Barak Obama a la Casa Blanca, hijo de un economista Keniata y criado en Honolulu, lejos de la segregación racial, Francia Márquez vivió el racismo en carne propia, por ser de raza negra, mujer y pobre.

Nacida en Yolombó, ubicada en Suárez, un pueblo del departamento del Cauca ubicado al suroeste de Colombia donde la explotación minera es el principal factor de la dependencia económica, de hecho la propia Francia Márquez trabajó en esa industria, la misma a la que se dedicaba su familia, mostrando a las claras, la falta de posibilidades e igualdad. Para salir de ese posible futuro inevitable, estudió abogacía y para costear sus estudios trabaja limpiando casas de familia.

Su activismo más visible comenzó en relación a lo que más cerca le tocó de vivir en su ambiente familiar, la lucha por el medio ambiente, no solo desde el compromiso ecológico sino que también en defensa de los derechos humanos, de aquellos que eran desplazados afectados por esta misma industria. En 2009 participó de las protestas para salvar al río Ovejas de la contaminación, eso le valió reconocimiento, entre ellos haber obtenido el Goldman Environmental Prize, considerado el premio Nobel medioambiental. En el 2014 participó en la mesa interétnica e intercultural que le exigió al gobierno nacional de Colombia detener la minería ilegal y el otorgamiento de títulos mineros sin consulta previa en territorios de comunidades originarias. No obstante, si su vida hasta ese momento no era fácil, ese mismo año fue desplazada forzosamente de donde vivía, evidentemente tocó fuertes intereses que iban en contra de su defensa del medio ambiente. Sin embargo, no se amilanó y organizó, junto a unas 70 mujeres afrodescendientes, "La Marcha de los Turbantes", una actividad que también fue reconocida como "Mujeres Negras por el Cuidado de la Vida y los Territorios Ancestrales", la misma fue una marcha 600 kilómetros para llegar a Bogotá, para exigir una solución al problema de la minería ilegal.

Su integración en 2021 al llamado " Pacto Histórico", coalición liderada por Gustavo Petro, para lograr por primera vez el triunfo de la izquierda en Colombia, le permitió a su lucha mayor visibilidad, pero también le permitió a la nueva coalición, sumar muchos adeptos, sobre todo en los desencantados de la política tradicional, vestida con trajes coloridos propios de su región y con una oratoria de fácil entendimiento para todos, Francia Márquez cautivó al electorado, especialmente al joven y se convirtió en un fenómeno político y un símbolo de las comunidades tradicionalmente marginadas en la política.

MARQUEZ.jpg
Francia Márquez, vicepresidenta de Colombia

Francia Márquez, vicepresidenta de Colombia

Su primer discurso apenas conocido el triunfo del Pacto Histórico apuntó a todas las luchas que su figura encarnó: " a las luchas sociales y de las minorías. Vamos las mujeres a erradicar el patriarcado de nuestro país, vamos por los derechos de la comunidad diversa LGBTIQ+, vamos por los derechos de nuestra madre tierra, de la casa grande. A cuidar nuestra casa grande, a cuidar la biodiversidad, y vamos juntos a erradicar el racismo estructural". " a las luchas sociales y de las minorías. Vamos las mujeres a erradicar el patriarcado de nuestro país, vamos por los derechos de la comunidad diversa LGBTIQ+, vamos por los derechos de nuestra madre tierra, de la casa grande. A cuidar nuestra casa grande, a cuidar la biodiversidad, y vamos juntos a erradicar el racismo estructural".

Instalando de esta forma, una agenda, desde más alto poder político, con perspectiva de género y la lucha por el medio ambiente.

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar