SUSCRIBITE por $49
martes 13 de septiembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Más críticas a Alberto Fernández por el avión venezolano

Daniel Ortega criticó fuertemente al presidente argentino

A las críticas recibidas la semana pasada en Venezuela, ahora el presidente argentino fue duramente criticado por Daniel Ortega con diatribas de otros tiempos

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
16 de agosto de 2022 - 23:06 Por Uriel Salamon

Nicaragua y Daniel Ortega se sumaron a la polémica. La novela del avión venezolano con pasado iraní y aparentes sospechosos vínculos con organizaciones terroristas que sigue retenido, junto a su tripulación en Argentina, sigue generando repercusiones, que van más allá del trasfondo y de la investigación en curso.

A la duras críticas recibidas por el Presidente argentino Alberto Fernández en Venezuela, con un acto organizado con toda la impronta chavista, donde Nicolás Maduro exigió a los gritos la devolución del avión robado, ahora otro de sus aliados regionales, Daniel Ortega, Presidente de Nicaragua, desde 2007, con fuertes denuncias de corrupción, fraude, persecuciones políticas, violaciones a los derechos humanos, entre otros cuestionamientos, se refirió al caso.

Lo extraño es que el discurso de Ortega, como veremos más adelante, insuflado por una dialéctica discursiva de otras épocas y hasta con una cadencia a la hora de hablar que rememora discursos de Fidel Castro o Hugo Chávez, surge ahora, en consonancia con la crítica de Venezuela, luego que haya pasado más de un mes del hecho, sin que se haya referido al tema.

No son casuales las críticas de Daniel Ortega, un hombre muy cercano a los regímenes de Irán y Venezuela, desde el armado discursivo, hasta por su desapego a las formalidades democráticas. Líder de la revolución sandinista, la segunda del continente que impuso un régimen comunista en 1979, lideró Nicaragua hasta 1990, o sea 11 años, sin elecciones, instancia en la que perdió el poder ante una coalición opositora. Volvió 17 años después y buscó de diversas formas manipular las instituciones para seguir en el poder, un caso bastante parecido su aliado regional: Venezuela.

Sin embargo, la terminología utilizada por Daniel Ortega para referirse al tema busca solo congraciarse con ese discurso de barricada, seudo revolucionario, al que no le avisaron que el muro de Berlín cayó en 1989 y la Unión Soviética en 1991. Además de criticar de paso al secretario general de la Organización de Estados Americanos, bloque que ha suspendido a Nicaragua, justamente por su desapego a las normas democráticas, En un alocución afirmó sobre Alberto Fernández,está haciendo un papel más vergonzoso, más triste, más degradante que el que hace el secretario general de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, que abiertamente es instrumento de los gringos" El líder sandinista acusó a Fernández de “traicionar” los principios de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), que preside el gobernante argentino, de quien, según dijo, se ha convertido “en un instrumento del imperio yanqui”.

ortega maduro.jpg
Daniel Ortega y sus polémicos aliados

Daniel Ortega y sus polémicos aliados

Estos fuertes dichos necesitan un análisis aparte. Daniel Ortega, quien casi todo el continente considera que es un dictador, critica fuertemente a uno de los pocos presidentes, como Alberto Fernández, que todavía lo considera una democracia. El mandatario nicaraguense utiliza el término " GRINGO" para identificar, desde una postura ideológica anacrónica a EEUU. Es histórico y conocido el enfrentamiento de Ortega con EEUU desde el triunfo de la revolución sandinista en 1979, su acercamiento a Fidel Castro y el escándalo con el apoyo de Ronald Reagan a los contras en Nicaragua. Por otro lado ningunea el papel del secretario general de la OEA, Luis Almagro, quien fue canciller de José Mujica, con lo cual queda medio descolocado considerarlo un instrumento de EEUU.

Por otra parte acusa a Fernández de traicionar los principios de la CELAC, habría que ver en que parte de : " respeto al derecho internacional; la igualdad soberana de los Estados; el no uso ni la amenaza del uso de la fuerza; la democracia; el respeto a los derechos humanos; el respeto al medio ambiente, tomando en cuenta los pilares ambiental, económico y social del desarrollo sustentable; la cooperación internacional para el desarrollo sustentable; la unidad e integración de los Estados de América Latina y el Caribe; y un diálogo permanente que promueva la paz y la seguridad regionales. Y se basa en la solidaridad, la inclusión social, la equidad e igualdad de oportunidades, la complementariedad, la flexibilidad, la participación voluntaria, la pluralidad y la diversidad." impide a la justicia de un país tomar medidas que van en relación con la seguridad de si mismo.

Cabe recordar que el avión se haya retenido en Buenos Aires a disposición de la justicia, que aún investiga posibles vínculos de la tripulación del mismo con actividades terroristas. Quizas Daniel Ortega, porque en su país no lo haga, no conoce la división de poderes y cree que Alberto Fernández podría pasar por arriba de una autoridad judicial y determinar que hacer con esa investigación. Dentro de esa diatriba ideológica, utiliza el término Yanky, en consonancia con lo que había dicho hace una semana Nicolas Maduro, presidente de Venezuela.

H abrá que preguntarse, que preocupación le genera a Maduro y sobre todo a Ortega, porque en todo caso, los tripulantes no son ciudadanos de su país, la investigación en curso de este avión. Disfrazar tras un relato, es algo que ambos mandatarios nos tienen acostumbrados. Por otro lado, resulta interesante tratar de analizar la trama del vínculo con Irán, nacionalidad que tienen algunos de los tripulantes, dada la estrecha relación con este régimen. Cabe recordar la presencia en la última asunción presidencial de Ortega de Moshen Rezai, ex líder de la Guardia Revolucionaria Islámica, un grupo terrorista señalado como el autor -junto a su brazo libanés Hezbollah- del ataque contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en julio de 1994 donde fueron asesinadas 85 personas.

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar