SUSCRIBITE por $49
lunes 16 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Creciente tensión en el Pacífico

Corea del Norte presiona para entrar en el "club nuclear"

Corea del Norte busca forzar a Estados Unidos a aceptar su como una potencia nuclear y poner fin a las sanciones económicas que pesan sobre el país peninsular

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
2 de mayo de 2022 - 10:29 Por Redacción El Archivo

Corea del Norte es el país que más recientemente adquirió armas nucleares. Pyongyang se retiró del Tratado de No Proliferación Nuclear en 2003 y tres años más tarde realizó su primera prueba nuclear. Desde entonces, y a pesar de la condena internacional, se han desarrollado armas nucleares y misiles balísticos de gran sofisticación. Hasta ahora los esfuerzos diplomáticos en pos de la desnuclearización norcoreana han fracasado.

En lo que va de 2022, el país asiático ya realizó una docena de pruebas y lanzamientos de misiles. El último de ellos ocurrió el pasado 18 de abril, tras la celebración del aniversario del nacimiento de Kim Il Sung, fundador del país y abuelo del actual líder norcoreano. Además de los ensayos de armamento balístico intercontinental, en el último tiempo Pyongyang ha innovado en materia de armas tácticas guiadas, un desarrollo tecnológico clave para su proliferación nuclear. El objetivo del programa nuclear impulsado por el Gobierno de Kim Jong Un parece centrarse en la consolidación del sentimiento revolucionario y la construcción de una imagen de fortaleza nacional con la ciudadanía como principal destinatario.

El programa nuclear norcoreano en números

Corea del Norte destina casi un cuarto de su Producto Bruto Interno a la industria militar. Pyongyang ya realizó seis pruebas nucleares. Las primeras dos ocurrieron en octubre de 2006 y mayo de 2009, bajo el liderazgo de Kim Jong Il. El programa nuclear se aceleró notablemente luego de la asunción de Kim Jong Un como líder supremo en 2011. Se llevaron a cabo tests en febrero de 2013, enero y septiembre de 2016 y septiembre de 2017. Asimismo, el actual mandatario ordenó más de 125 pruebas de lanzamiento de misiles, superando ampliamente a sus predecesores.

image.png
Corea del Norte y su potencial Nuclear

Corea del Norte y su potencial Nuclear

Desde 2017 no se hicieron nuevas pruebas y en 2018 Pyongyang anunció el cierre de su principal planta de producción de material fisible, el complejo nuclear Yongbyon. La decisión se enmarcó en el proceso diplomático tripartito entre las dos Coreas y Estados Unidos. A la luz del estancamiento de las negociaciones de paz en 2019, Corea del Norte reactivó su programa nuclear. En agosto pasado, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) informó que se había retomado la producción de material fisible en Yongbyon.

Se estima que el país asiático cuenta con un stock de entre 25 y 50 ojivas nucleares y un inventario de plutonio de entre 25 y 48 kilos. Además, el rango máximo del misil balístico intercontinental Hwasong-15 está calculado en 13.000 kilómetros, lo que permitiría un ataque contra Corea del Sur, Japón e incluso Estados Unidos. En 2018, Pyongyang aceptó la imposición de una moratoria sobre el testeo de misiles de largo alcance y nucleares. Sin embargo, el régimen de Kim Jong Un retomó las pruebas en 2020.

Impactos y respuestas de la región

Más allá de las condenas usuales provenientes de Occidente, cabe analizar con mayor detenimiento el impacto de la actividad nuclear norcoreana entre los países de Asia.

En Corea del Sur, las autoridades han alertado sobre las actividades de refacción en el sitio de pruebas nucleares Punggye-ri, en el extremo noreste del país, y el peligro que el desarrollo de nuevos ensayos podría significar. En Japón recientemente se reactivó el programa de simulacros de evacuación a fin de hacer frente a los ensayos misilísticos de Pyongyang. A su vez, tanto Seúl como Tokio reportan los lanzamientos realizados al norte de la península cada vez que sus sistemas los detectan. No obstante, el último ensayo (18 de abril de 2022) no fue identificado, lo que sugiere que puede tratarse de un nuevo tipo de arma táctica guiada.

Los sistemas de defensa misilística no solo tienen dificultades a la hora de detectar aquellos misiles avanzados que son lanzados para volar a baja altitud, sino que además éstos son muy difíciles de interceptar en el aire. Es por estas razones que Pyongyang se propuso desarrollar un sistema de armamento táctico guiado en el plan quinquenal de modernización de las fuerzas armadas.

Seúl ha intentado involucrar a China en la situación con el objetivo de que la intervención del gigante asiático propicie la firma de una declaración de finalización del conflicto. Para Pekín una declaración de este estilo podría contribuir a la construcción de la paz y la estabilidad en la península coreana. No obstante, cuando Washington propuso nuevas sanciones contra Corea del Norte en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, tanto China como Rusia bloquearon el proyecto.

Asimismo, cabe recordar que Pekín contribuyó a la proliferación nuclear norcoreana, lo que consolida al Gobierno de Xi Jinping como un actor estratégico e indispensable para resolver el conflicto entre las dos Coreas.

La proliferación nuclear fomentada por Pekín ha empujado a Japón a fortalecer y estrechar sus vínculos con Estados Unidos. Tokio depende de Washington para estar mejor armado y mejor preparado para defenderse de un eventual ataque norcoreano. Ante la posibilidad de un séptimo ensayo nuclear en Corea del Norte, tanto el Gobierno japonés como el surcoreano han contemplado la posibilidad de desarrollar sus propios armamentos nucleares.

Creciente tensión en el Pacífico

La situación en la península coreana constituye un ítem más en la agenda bilateral entre Washington y Pekín. Aunque de momento las prioridades estadounidenses están puestas en Europa del Este, cualquier cambio en el escenario del Asia-Pacífico podría reactivar las tensiones entre ambas potencias. En este sentido, la reciente alianza entre Australia, Estados Unidos y Reino Unido (UKIDO) pone de manifiesto que el Pacífico es el nuevo punto rojo de la agenda internacional.

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar