SUSCRIBITE por $49
domingo 12 de mayo de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Xi Jinping visitó el viejo continente

China y Europa: una relación guiada por la desconfianza

Las conversaciones entre Xi Jinping y Macron ponen de relieve la búsqueda de soluciones para los desafíos globales por parte de China y Europa.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
9 de mayo de 2024 - 14:51 Por Sarai Avila

El domingo 5 de mayo, el presidente chino Xi Jinping viajó a Europa por primera vez en cinco años. El principal objetivo del viaje de Xi es evitar la guerra comercial con Bruselas, impulsada por el temor de que los vehículos electrónicos de China ingresen al mercado europeo y reducir la dependencia europea de las importaciones y tecnología chinas.

La visita de Xi se produce después de que la comisaría de la Competencia de la Comisión Europea, Margrethe Vestager, denunciara la estrategia de exportación a bajo precio de productos chinos en todos los sectores de las tecnologías limpias. Acompañaron al presidente chino en su viaje su esposa, Peng Liyuan, y el ministro de Exteriores chino, Wang Yi, así como altos funcionarios del Partido Comunista de China (PCCh) y de la Cancillería. Su primera parada fue Francia, donde lo esperaba el presidente Emmanuel Macron.

fra_chi.png

Xi, junto a dos de los líderes europeos

Antes de viajar, Xi escribió para el periódico francés Le Figaro y dijo que viajaba a Francia con tres mensajes: que Beijing estaba comprometido a abrir “nuevas perspectivas” en su relación con Francia; abrirse “cada vez más” al mundo y defender la paz y la estabilidad mundiales. Por su parte, Macron declaró en una entrevista con The Economist que "nos interesa lograr que China intervenga en la estabilidad del orden internacional. Por lo tanto, debemos trabajar con China para construir la paz".

El lunes se reunieron los homólogos con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen. Los principales tópicos de la relación fueron reforzar la influencia de China en Europa para contrarrestar cualquier narrativa proveniente de Estados Unidos, el apoyo de China a Rusia en la guerra de Ucrania, el impuesto de Beijing al brandy francés, el licor más importado de China.

fra_chi_.png

El presidente de China y los dos conflictos bélicos mundiales

Respecto a la invasión ruso-ucraniana, Xi Jinping afirmó que su intención es “trabajar con París y con toda la comunidad internacional" para encontrar "las buenas pistas" para resolver esta crisis. El presidente aseguró que Pekín "siempre tuvo un papel constructivo para lograr un arreglo pacífico", y que en ocasiones, el país asiático ha hecho llamamientos para que se cumplan "los fines y los principios de la Carta de Naciones Unidas”. Además, el presidente recordó que China ha dado ayuda humanitaria a Ucrania.

También trataron el tema de la situación en la Franja de Gaza y China se sumó al grupo de países que han pedido un cese al fuego inmediato. Xi expresó que “el conflicto israelí-palestino es una tragedia. Pedimos un cese al fuego completo e inmediato en Gaza y que Palestina sea un miembro de la ONU”.

Mientras los jefes de estado se reunían, Reporteros sin Fronteras (RSF) organizó durante la mañana del lunes una protesta ante la visita del presidente chino a Francia. Entre las acciones se encontraba un cartel gigante con una imagen de un brindis entre Macron y Xi, y el mensaje "119 periodistas encarcelados por el régimen chino". El director general adjunto de RSF, Thibault Bruttin, se dirigió a los medios para recordar que China es "la mayor cárcel de periodistas" del mundo, y se quejó también de la rápida intervención de la Policía en la protesta, que impidió al camión realizar el recorrido que tenía programado.

fra_chi___.png

De cara al futuro

Tras terminar la reunión, Macron declaró que “estamos en un punto de inflexión en nuestra historia en el que la relación entre Europa y China enfrenta diversos desafíos” y agregó que “las conversaciones aspiraban a compartir tanto nuestras posiciones compartidas como nuestras preocupaciones, para intentar superarlas, porque el futuro de nuestro continente muy claramente dependerá también de nuestra capacidad para desarrollar relaciones equilibradas con China”. Von der Leyen, por su parte, dijo que “la Unión Europea y China quieren buenas relaciones. Tenemos una relación económica considerable entre la UE y China (...) Pero esta relación también tiene dificultades, por ejemplo a través de la sobrecapacidad impulsada por el estado, acceso desigual al mercado y la dependencia excesiva”.

Xi Jinping y Emmanuel Macron realizaron un llamado para lograr una tregua mundial en los conflictos bélicos de cara a la celebración de los Juegos Olímpicos de verano que se llevarán a cabo en julio en París. Al respecto, Macron señaló que “el mundo actual está lejos de la paz. Como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU y gran país responsable, China está dispuesta a trabajar con Francia para aprovechar los Juegos Olímpicos de París como una oportunidad para pedir un alto el fuego mundial durante los juegos” y subrayó que "pensamos que una tregua olímpica para todos los teatros de guerra puede ser una ocasión para trabajar en soluciones duraderas dentro del respeto completo al Derecho Internacional".

fra_chi____.png

El martes 6, los presidentes se reunieron con la prensa. Xi Jinping señaló que es un gran placer para él haber realizado otra visita de Estado a Francia por invitación del presidente Macron cuando los dos países celebran 60 años de relaciones diplomáticas. Y ambos coincidieron en que la relación China-Francia tiene una historia preciosa, valores únicos y una misión importante. Los puntos que acordaron son:

  • consolidar la estabilidad estratégica de las relaciones bilaterales. consolidar la estabilidad estratégica de las relaciones bilaterales.
  • explorar el gran potencial de una cooperación mutuamente beneficiosa. Las dos partes se esforzarán por lograr un equilibrio ascendente en el comercio bilateral. Las dos partes alientan una mayor inversión bidireccional y se comprometen a proporcionar un entorno empresarial sólido para las empresas de la otra parte.
  • acelerar los intercambios entre pueblos. Las dos partes aprovecharán el Año de Cultura y Turismo China-Francia como una oportunidad para promover la educación, los deportes, el cine y la televisión, la juventud y la cooperación subnacional.
  • construir un mayor consenso sobre la cooperación global. Las dos partes profundizarán la cooperación en cambio climático, biodiversidad y otros temas, y mejorarán el diálogo en la gobernanza global de la IA, la reforma del sistema financiero internacional y otros campos.
Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar