SUSCRIBITE por $49
jueves 26 de enero de 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Documental exclusivo

Homofobia y transfobia: en Rusia, una estrategia estatal

Entrevistas que reflejan cómo la homofobia y transfobia son empleadas como política de estado en Rusia y desde 2012 han sido perpetuadas activamente por el estado

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Archivo. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
1 de enero de 2023 - 20:14 Por Daniel Villalón

La homofobia estatal en Rusia se está utilizando para crear un sentido de unidad nacional frente “al otro” encarnado por Occidente con sus valores, discursos y políticas. Las leyes rusas de “antipropaganda gay” prohíben lo que difusamente definen como difusión de relaciones no tradicionales y relaciones sexuales entre menores de edad. Equiparando la homosexualidad con la pedofilia. Partiendo del axioma de que la nación rusa es una nación heterosexual y la homosexualidad no es rusa. Y no sólo eso, la homosexualidad no es simplemente no rusa, es occidental.

Este discurso homófobo transfóbico antioccidental producido por los políticos ha existido en la conciencia pública desde la época soviética. Acompañado por la homofobia social, el gobierno usa a los activistas por los derechos LGBTQ como chivos expiatorios dentro del país. Cualquier intento por parte de grupos internacionales y organismos gubernamentales del exterior de señalar la mala conducta del gobierno es criticado como el deseo de influir en la política interna del país, socavar los cimientos de su régimen constitucional y violar la voluntad democrática del pueblo ruso.

El gobierno también utiliza esa homofobia estatal para desviar la atención pública de los problemas internos. Culpar a Occidente por la economía en dificultades es actualmente una de las principales estrategias que emplea el gobierno. En este contexto, los homosexuales rusos se presentan como agentes occidentales a los que se paga para destruir los valores familiares y la identidad nacional.

La política rusa actual es construir la nación basada en el heteronacionalismo conservador caracterizado por normas de género estables, valores familiares tradicionales, el rechazo agresivo de la sexualidad no normativa y la oposición a Occidente.

Ese enfoque ayuda a estabilizar el régimen en tiempos difíciles de inestabilidad internacional y del rechazo internacional unánime que vive por la invasión a Ucrania.

Transcripción de los videos: Marina Bragina

Embed
Embed
Embed

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar